Pocos sectores de la economía pueden presumir de haber facturado 413 millones de euros. Hablamos de los videojuegos, una industria que creció un 31% en 2014, según datos del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2015. Para los desarrolladores de videojuegos y los directores de marketing, es imprescindible seguir satisfaciendo a los jugadores de todo el mundo. Éstos esperan ciclos de desarrollo más rápidos, juegos sin lags (retardo) y una experiencia de usuario sin fallos en general. Para hacer frente a estas demandas es necesaria una infraestructura escalable, con alto rendimiento y disponibilidad, y un alcance global.

Los responsables de tomar decisiones en el negocio del gaming buscan una plataforma que pueda ser utilizada para entornos de producción, gestión y distribución de los contenidos, así como en fase de pruebas, de manera que proporcionen a los usuarios finales una experiencia de alta calidad.

Los estudios requieren de una infraestructura escalable, con alto rendimiento y disponibilidad para acortar sus ciclos de desarrollo

La industria del gaming plantea una serie de retos basados en las nuevas demandas que definen al sector, que han de ser afrontados por los proveedores con soluciones a medida. Es el caso, por ejemplo, de las fechas límite antes del lanzamiento de un nuevo juego. Durante este periodo, el negocio requiere recursos adicionales, algo que se puede lograr habilitando servidores web ‘extra’ para satisfacer la demanda de tráfico y aumentar el rendimiento total.

Asimismo, para prevenir los lags en la ejecución del juego, teniendo en cuenta que la base de usuarios puede ser muy variada, se puede sacar el contenido a través de una red de entrega de un tercero. Para crear entornos de prueba que se asemejen a la fase de producción, se pueden implantar servidores en el mismo entorno con un hardware correspondiente en los servidores de producción. Y para mantener la información de los usuarios a salvo, se puede desplegar un cortafuegos para proteger uno, varios, o incluso todos los servidores que comparten la misma VLAN para la mayor seguridad.

Reducir costes y crecer más

Ante esta perspectiva, se perfilan dos grandes prioridades, clave para la llegada a buen puerto del proyecto de un nuevo videojuego. Por una parte, reducir los costes de operaciones a la vez que se incrementa el crecimiento. Una manera de conseguirlo es mediante la búsqueda de una plataforma que dé soporte global de forma efectiva y flexible. Una infraestructura en la nube ayudará a obtener grandes rendimientos, proporcionando soporte a los clientes sin importar su área geográfica, y con unos costes competitivos, que ayuda a construir y hacer crecer el negocio. Además de este alcance y disponibilidad global, unos servidores cloud garantizan la escalabilidad necesaria para este sector.

Por otra parte, encontramos como prioritario la seguridad, ya que los hackers utilizan cada vez técnicas más sofisticadas para desviar fondos de los pagos en tiempo real en videojuegos online, y esto hace imprescindible para los proveedores tomar medidas de seguridad avanzadas. Además, mediante la monitorización y el análisis predictivo tanto del comportamiento como de las preferencias de los jugadores, se puede ofrecer un servicio personalizado y mejorar la experiencia de usuario.

Los hackers utilizan cada vez técnicas más sofisticadas para desviar fondos de los pagos en tiempo real en videojuegos online

Elegir una infraestructura que cumpla con todos estos requisitos y ayude a los desarrolladores y empresarios del mundo del videojuego no es una tarea sencilla; sin embargo, hay varios elementos básicos que podemos tener en cuenta antes de tomar una decisión. Destacan los servidores de bases de datos, cuyas configuraciones personalizadas proporcionan el rendimiento ideal para cada área específica; o los servidores web, a escala, virtuales y en la nube, que funcionan bajo demanda para satisfacer los requerimientos de carga de la web durante picos de tráfico.

zEC12 shotTambién habría que tener en cuenta los servidores de aplicación, que han de ser sólidos para alimentar tiempos de respuesta rápidos; o los de caché, que almacenan datos y contenidos con servidores virtuales en la nube para reducir la demanda de ancho de banda y facilitar el acceso a los datos. Por otra parte tendríamos que valorar el balanceo de carga, que incrementa la disponibilidad y el rendimiento tanto de la web como de la aplicación, mediante la distribución del tráfico entre fuentes locales y globales. Además, la infraestructura debería contar con cortafuegos de alta calidad y bajo demanda para proteger los servidores de la actividad maliciosa de los ciberdelincuentes.

En definitiva, un sector tan exigente y competitivo como el del gaming, requiere atender todas estas demandas de manera sólida y fiable. Los proveedores tienen ahora la posibilidad de desarrollar su trabajo en plataformas completas y unificadas en la nube, donde no hay que elegir entre seguridad, disponibilidad o flexibilidad.


 

unnamedMercedes Lucena, de 44 años de edad, es Ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid y amplió sus estudios en Reino Unido, en la London Business School.  Se incorporó a IBM en 1998 y durante estos 17 años ha desempeñado diferentes cargos en las áreas de software, ventas y “midmarket”, dirigiendo la relación con las pequeñas y medianas empresas. Actualmente, y desde enero de 2014, ocupa el cargo de directora de ventas de MSPs (proveedores de servicios gestionados) para España, Portugal, Grecia e Israel.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.