Hubo un tiempo en que los desarrolladores se esforzaban por ofrecer nuevas ideas, historias que rebosaban originalidad y proporcionaban cubos y cubos de diversión, ajenos al enésimo ‘Call of Duty‘. Fruto de ese tiempo fue ‘Psychonauts’, un título de Double Fine Productions, que contaba la historia de Raz, un joven que acude a un campamento veraniego de entrenamiento mental, dispuesto a convertirse en el mejor de los Psychonauts.

Pronto descubrirá que la escuela no es tal y que la intención de los organizadores es la de apoderarse de los cerebros de los alumnos y crear un gran ejército. El título era un plataformas de estilo clásico, con elementos de RPG, que llevaba a nuestro avatar a viajar por las delirantes mentes de sus enemigos.

Diseñado en 2005 por Tim Schafer, artífice de las aventuras gráficas más deliciosas de LucasArts -en su haber se encuentran títulos como ‘The Secret of Monkey Island’, ‘Monkey Island 2: LeChuck’s Revenge’, ‘Maniac Mansion 2: Day of the Tentacle’, ‘Full Throttle’ y ‘Grim Fandango’-, el juego recibió las alabanzas de toda la crítica, pero malas decisiones de márketing relegaron ‘Psychonauts’ a juego de culto. Vamos, que vendió más bien poco.

Y desde entonces, a Schafer se le ha preguntado, día sí y día también, por la posibilidad de que una segunda parte estuviera en camino. Schafer siempre contestaba que no. Sin ir más lejos, el pasado martes respondía lo siguiente a la publicación especializada ‘Digital Spy’: «Recibo un montón de preguntas cada día sobre Psychonauts 2, por Twitter o por donde sea. Y me encantaría hacerlo, de hecho he hablado muchas veces con editoras, pero ninguna ha mordido el anzuelo. De modo que es complicado porque los fans muchas veces no saben cómo funciona el negocio, las diferencias entre una editora y una desarrolladora; es difícil de explicar. Me encantaría hacer este juego». E iba más allá. «Sólo tengo que convencer a alguien de que me dé unos cuantos millones de dólares, eso es todo», sentenciaba.

Parecía que ahí se había quedado todo, pero sucedió algo que muy pocos esperaban. Markus ‘Notch’ Persson, creador de ‘Minecraft‘, dirigía en Twitter unas palabras a Schafer: «Hagamos que ‘Psychonauts 2’ sea una realidad». ‘Minecraft’ es uno de los juegos ‘indie’ más exitosos de PC, una especie de Lego virtual en el que, además de construir lo que queramos, podemos invitar a otros jugadores a deambular por nuestra creación.

Y Persson, que después aclaraba a otra publicación que lo había dicho en serio, se ha hecho multimillonario con la historia. Hagan ustedes las cuentas: lo desarrolló casi en solitario y ya lo han comprado casi cinco millones de personas a 19,95 euros. Su cuenta de Paypal recibió tantos ingresos que la compañía, asustada, la suspendió hasta que Persson demostró que todo era legal.

La pelota está ya en el tejado de Schafer, que parece haber recogido el guante. Un día más tarde, un representante de la desarrolladora que fundó el creador de la saga Monkey Island tras abandonar LucasArts ha asegurado que «Tim y Markus ya están hablándolo. Quién sabe lo que podría pasar». Habrá que ver en qué acaba todo esto pero el asunto pinta fenomenal.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.