No es casualidad que en nuestro artículo gemelo, 2015: momentos de videojuego, la mayoría de enumerados correspondiesen a decepciones propiamente dichas. Aunque crítica y usuarios coinciden en que el año que se nos va ha estado copado de superproducciones, también hemos recibido títulos reprobables, bien por su factura, bien por cuanto significan. Hemos seleccionado una decena.

The Order: 1886

Grandes exclusivas venidas a menos

Estaba llamada a ser la primera gran exclusiva de PlayStation 4, tras un catálogo de lanzamiento ciertamente dubitativo (Knack, Killzone Shadow Fall). La implicación de Ready at Dawn en esta nueva propiedad intelectual ya despertó inquietud, estudio hasta entonces acostumbrado a los menores requerimientos del entorno portátil (Daxter, God of War: Chains of Olympus).

Tras un retraso pronunciado, The Order: 1886 nos calló la boca con su portentoso apartado gráfico, hasta el punto de ser referido en términos de demostración técnica. Ahí residió el problema, pues resultó inconsistente a niveles tanto jugable como narrativo, concluyendo (a las muy pocas horas) justo cuando parecía despegar.

the-order-1886-uscreen-5

Batman: Arkham Knight

El PC, foco de conversiones sin optimización

El de Arkham Knight es un caso harto curioso. Pese a conquistar la puntuación perfecta de no pocas cabeceras, el cierre de trilogía fracasó estrepitosamente en su conversión a compatibles. Precisamente por no haber sido desarrollado desde cero, el hombre murciélago adoleció de una optimización deleznable incluso en aquellos equipos de alta gama. Warner se vio obligada a suspender su venta y la propia NVIDIA a colaborar con Rocksteady en el lanzamiento de una actualización postergada durante meses.

Arkham Knight ejemplifica la desgana de las editoras respecto a un mercado lastrado por la piratería, donde tampoco compensó invertir para la corrección de versiones como Mortal Kombat X, Assassin’s Creed Unity, Dark Souls 2 o The Evil Within.

2564139-2013-10-27_00002

Mario Tennis: Ultra Smash

El catálogo improvisado de Nintendo

Otro lanzamiento descuidado que a su vez pone de manifiesto una tendencia reprochable, en este caso por parte de Nintendo. Las discretas ventas de Wii U hicieron tirar la toalla a una compañía ya centrada en su próxima sobremesa. Pese al anuncio del proyecto NX, el aún presidente Satoru Iwata prometió no abandonar a los asiduos del GamePad. Sí, el último año de Wii U ha estado plagado de exclusivas, pero todas ellas con un halo de improvisación y celeridad. Aunque Capitan Toad: Treasure Tracker o Yoshi’s Woolly World son más que notables, no dejan de resultar ejercicios de reciclaje (las fases de bonificación de Super Mario 3D World y Kirby en el Reino de los Hilos, respectivamente). Splatoon quiso aportar frescura, pero también salió a la venta a media cocción, de forma que ha tenido que ampliarse semana sí, semana también.

El caso de Mario Tennis: Ultra Smash resulta especialmente sangrante por su nulo modo campaña, escaso número de pistas y personajes o modalidades anodinas. Apenas cuatro horas bastan para sacarle todo el jugo… algo impensable en cualquier otra producción de Camelot. Un “sácalo como esté” en toda regla.

Mario-Tennis-Ultra-Smash-E3-2015-10

1 2 3

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.