El año entrante resultará definitorio para los tres grandes fabricantes del ocio electrónico. No es una frase hecha. 2016 ha estado marcado por sendas revisiones de hardware (PS4 Slim y Xbox One S), las promesas de Nintendo Switch y Xbox Scorpio, la defunción temprana de Wii U y el lanzamiento de PlayStation 4 Pro. Un año repleto de superproducciones, en el que la distribución digital ha seguido comiendo terreno a las ventas físicas. Mientras, la frontera entre plataformas dedicadas y compatibles; dispositivos móviles y consolas portátiles, se desdibuja como nunca antes.

Los próximos 12 meses se presentan así cruciales para una industria en plena metamorfosis, tras varias generaciones de estancamiento.

Switch: la apuesta arriesgada de Nintendo

Tras meses (años incluso) rumoreándose una plataformas híbrida, los de Kioto sorprendieron a propios y extraños con el anuncio de Switch, a medio camino entre la sobremesa y lo portátil. La multinacional japonesa asumió sus errores para con la sucesora de Wii y se planteó sorprender como hiciese ésta. La idea tiene todas las papeletas para calar entre el gran público (¿quién no ha querido jugar en cualquier parte a esos Zelda o Metroid ‘de salón’? Es el motivo por el que triunfan y proliferan las adaptaciones para consolas portátiles… aunque nos lleguen décadas después, conforme avanza la miniaturización tecnológica.

Por mucho que Kimishima se empeñe en que Nintendo Switch no sustituirá a 3DS y la máquina se presente como nueva sobremesa de la compañía, lo cierto es que aúna dos segmentos tradicionalmente distanciados. No sólo en lo técnico, también en cuanto a mecánicas. Un movimiento inteligente siempre y cuando la portátil estereoscópica desaparezca de la ecuación, de forma que los incondicionales de la gran N encuentren lo que buscan bajo un mismo dispositivo.

La coexistencia de Switch y 3DS confundiría nuevamente al usuario medio

Sí, no todos los usuarios casarán con una pantalla de notables dimensiones para sus partidas fuera de casa, pero es que los teléfonos móviles han condenado cualquier esperanza a largo plazo respecto a las consolas de bolsillo. Ahí es donde entra en juego la segunda estrategia de Nintendo este 2017: la incursión definitiva en el ámbito del mobile gaming. Super Mario Run se estrena la semana próxima y con éste, juegos más tradicionales que el vaporoso Miitomo. No hay que ser muy listo para vaticinar el éxito instantáneo del fontanero en smartphones.

Sin importar la tendencia que se imponga (gadgets de juego tradicionales o inteligentes con prestaciones lúdicas), Nintendo se habrá posicionado al respecto. Pero ojo, que confundir nuevamente al consumidor base puede resultar mortal. ¿Cómo recibirá éste la noticia de un “Pokémon Stars” para Switch cuando 3DS siga colocando ‘Soles’ y ‘Lunas’ por doquier?

nintendo-switch

La trascendencia de PS4 Pro

A Sony le honran sus primeros pasos hacia lo intergeneracional. Muy dubitativos en cualquier caso, pues la presentación de PlayStation 4 Pro distó de lo convincente y se copó de asteriscos. La primera máquina de juegos con resolución 4K tan sólo la ofrece a medias, prescinde del Blu-Ray UHD y obliga a cambiar de televisor para un mínimo de aprecio comparativo.

Con todo, el arranque comercial de la revisión ha sido bueno. Su evolución durante la primera mitad de 2017 determinará si esto de las mejoras de hardware escalonadas y retrocompatibles ha llegado para quedarse o, por el contrario, queda en anécdota. No ayudan los análisis de rendimiento a los títulos optimizados para PS4 Pro, con cuelgues y caídas recurrentes en la tasa de frames cuando se opta por incrementar la resolución o el nivel de detalle.

¿Lastrará PS4 Slim a su hermana mayor?

A fin de cuentas, ¿querrá el usuario de a pie gastarse 399 euros en una máquina ligeramente más potente? Puede que PS4 Slim enturbie los planes de Sony, en parte porque PS4 Pro no ha arriesgado lo suficiente en cuanto a especificaciones y prestaciones.

Otro frente de batalla para los nipones será el abierto con PlayStation VR, que ha agotado stock en la práctica mayoría de establecimientos. Las cadenas de producción se dicen incapaces de satisfacer la demanda y planea la duda de si la realidad virtual seguirá despertando interés pasado el factor novedad. Ocurre igual con el catálogo de los tres grandes visores: muchos desarrollos experimentales lanzándose en estos primeros meses, pero pocos juegos propiamente dichos (mucho menos a largo plazo).

sony-playstation-4-pro-11

Scorpio o la gran esperanza verde

Xbox Scorpio nunca hubiese existido de no ser por los rumores sobre una “PlayStation 4 Neo”,  qué duda cabe. Microsoft cometió tremendos errores de marketing y planteamiento con la sucesora de Xbox 360, sobradamente aprovechados por su rival. Tal así que 20 millones de unidades separan ambas máquinas en cuanto a ventas.

Las especificaciones de la nueva PS4 circularon durante semanas por la red, con lo que resultaba fácil detectar sus debilidades y plantear una consola mucho más potente; que abandere verdaderamente un nuevo periodo para los sistemas de entretenimiento doméstico. Ya con Phil Spencer al cargo de la división y la promesa de ofrecer a los jugadores justo lo que piden, Xbox Scorpio se aventura un caballo ganador por algo más que sus 6 teraflops de potencia. Cuestión distinta es que los de Redmond consigan aventajar a Sony…

Microsoft afronta el reto de articular un ecosistema de juego consistente

Pero no todo es tan bonito como parece en esto de los sistemas a media generación, pues quienes juegan en Xbox One (o la PS4 original) terminarán pagando el pato más pronto que tarde. Leemos hoy a Bogdan Iliesiu, de Angry Mob Games: “Si un juego se lleva al límite en Xbox Scorpio, ejecutarlo en Xbox One supondrá un acabado y rendimiento similar al de un portátil anticuado”. En este sentido, Microsoft debe convencernos de que la retrocompatiblidad ‘inversa’ (de Scorpio a One) resulta factible además de posible.

Los americanos seguirán esforzándose también por asentar su ecosistema de juego en Windows, gracias a un programa (Play Anywhere) que está arrojan resultados más que positivos. Mucho nos tememos, eso sí, que su tienda de juegos tiene poco que hacer contra el rey de la distribución digital. ¿Será 2017 cuando veamos todas y cada una de las exclusivas de Xbox en Steam? Un movimiento inevitable del que todos (estudios y usuarios) saldríamos beneficiados.

607662-xbox-one-scorpio-no-obligara-usar-4k

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.