Si ayer repasábamos los veinte títulos más esperados de año nuevo, hoy confeccionamos nuestro particular listado de deseos. Este 2018, Sony parte con clara ventaja en número de máquinas vendidas (70,6 millones) y catálogo exclusivo (God of War, Detroit: Become Human, Spider-Man…). Así, los de Redmond tendrán que ponerse las pilas para rentabilizar el buen arranque de Xbox One X, mientras Nintendo mantiene el foco en su propia liga. La consola híbrida ha superado todas las expectativas pero muchos se preguntan si podrá mantener su excepcional ritmo de lanzamientos. Abordamos éstas y otras cuestiones en los siguientes párrafos.

La irrupción de los ‘nunca serán’

2018 tiene todas las papeletas para ser un año indiscutible en cuanto a lanzamientos… y eso que venimos del mejor curso en décadas, con The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Super Mario Odyssey, Nier: Autómata y compañía. No obstante, muchos de los títulos proyectados suman incontables retrasos, lo que nos pone un tanto catastrofistas.

Pese a los tres años que acumula en desarrollo, Shenmue 3 no las tiene todas consigo para ver la luz antes de la próxima campaña navideña. El equipo de Yu Suzuki es poco numeroso y los refuerzos (Deep Silver y Lakshya Digital) no acudieron hasta hace unos meses, lo que nos deja un panorama desalentador. Con todo, el productor Cedric Biscay alude a 2018 como el año en que Ryo Hazuki irrumpirá en PlayStation 4 y compatibles. ¡Habrá que creerle!

Otros desarrollos eternos que nos gustaría encarar son Beyond Good & Evil 2 y Crackdown 3, anunciados hace uno y cuatro veranos respectivamente.

shenmue_3_1

El despertar de Microsoft Studios

Hablando de Crackdown, será una de las tres grandes exclusivas para Xbox One este año, cifra a todas luces insuficientes si uno repasa el catálogo de su más directa competidora. Como la esperanza es lo último que se pierde y, dada la inmejorable acogida de “la consola más potente del mundo”, Microsoft debería actualizar su calendario de lanzamiento a como dé lugar.

Tranquilizan las últimas declaraciones de Phil Spencer, mandamás de la división, para quien el desarrollo de software propietario debe ser la máxima prioridad a corto y medio plazo. A esto se suman las declaraciones de Shannon Loftis, que apunta a varios ases bajo la manga: “Sabemos que los jugadores quieren más y nos encantaría contar con una docena de exclusivas imprescindibles. De hecho, tenemos varias inéditas en desarrollo”.

Amén de Halo 6, Forza Horizon 4 y un quinto Gears of War, aplaudiríamos el rescate de licencias como Banjo-KazooieFable, Project Gotham Racing o el mismísimo Scalebound.

fable-3

3DS se despide por la puerta grande

La portátil estereoscópica de Nintendo sigue vendiéndose como churros. De hecho, los de Kioto procuraron un mínimo de lanzamientos en caso de que su nueva consola (Nintendo Switch) repitiese el fracaso comercial de Wii U. Metroid: Samus Returns, Fire Emblem Warriors o Mario Party: The Top 100 son el más claro ejemplo: un remake, una conversión y un ejercicio de reciclaje que han evitado la descontinuación de 3DS. Esto por no hablar de Ultrasol/luna y la nueva 2DS XL.

Ahora bien, Switch ha resultado todo un éxito y su enfoque portátil entra en conflicto con su hermana pequeña (por mucho que Kimishima insista en que se trata de una sobremesa). Muchos esperamos que la multinacional japonesa destine la totalidad de sus recursos a la plataforma híbrida, lo que pasa por despedir con salvas al hardware de bolsillo.

Ocurra o no, circula el rumor de una última superproducción: el remake de The Legend of Zelda: Link’s Awakening, que se anunciaría el 11 de enero en el marco de un nuevo Nintendo Direct.

maxresdefault-2

La realidad virtual, sin cables

La realidad virtual nos dejó una de cal y otra de arena el año pasado. Oculus Rift abrazó las innovaciones de su más directo competidor, pero su catálogo languideció en comparación. Buena parte de culpa la tienen las disputas legales con ZeniMax Media, que llevaron a Fallout 4 VR y Doom VFR (Skyrim VR en unos meses) hasta el visor de HTC. Vive también fue elegido por Rockstar y Nintendo para las adaptaciones de L.A. Noire (The VR Case Files) y Mario Kart (Arcade GP VR, sólo en Japón).

Por su parte, PlayStation VR superó los dos millones de unidades vendidas gracias a las rebajas del pasado Black Friday. El número de lanzamientos para los próximos meses (muchos anunciados durante la Paris Games Week) sugiere un futuro prometedor, aunque todavía alejado de los juegos propiamente dichos.

Otro reto mayúsculo de la VR es su divorcio del cableado, más allá de las pesadas mochilas presentadas por algunos fabricantes. Tanto Oculus como HTC trabajan ya en versiones inalámbricas, algunas incluso autónomas, lo que abaratará y simplificará la experiencia de sumergirse en otros mundos. Pero claro, esta segunda generación de visores será imposible si la primera no multiplica su base instalada.

htc-vive-focus

Continuidad de la superproducción independiente

Si algo bueno tuvo 2017 fue la demostración de fuerza bruta por parte de los desarrolladores independientes, inclusive aquellos estudios otrora bajo el seno de las grandes editoras. Nos viene a la cabeza Ninja Theory y su Hellblade: Senua’s Sacrifice, por el que nadie apostó tras anunciarse a precio reducido. El resultado fue uno de los mejores títulos del año, tanto por diseño de juego como por sensaciones.

Otro ejemplo indiscutible es Cuphead, a manos de MDHR Studio. Los hermanos Chad y Jared Moldenhauer hipotecaron su casa para culminar un desarrollo de siete años, lo que consiguieron finalmente gracias al apoyo de Microsoft. La espera mereció la pena: un run and gun gestado con mimo; hermoso, adictivo y exigente.

Tampoco nos olvidamos de Rime, consagración del estudio patrio Tequila Works. Emociones a flor de piel para un viaje cautivador, como las que esperamos puedan transmitirnos los indies del año que comienza. Porque “independiente” ya no es sinónimo de pequeñez o conformismo.

hellblade-senuas-sacrifice-listing-thumb-01-ps4-us-21jun17

La reivindicación del single player

Microtransacciones, multijugador en línea y mundo abierto llevan bastantes meses dándose la mano. Las campañas para un jugador van camino de ser historia, especialmente en lo que al shoot’em up respecta, conformado con tramas de cinco horas a modo de tutorial.

Los juegos como servicio (pensados para expandirse y monetizarse durante años) pueden estar bien para según qué géneros, pero esto no debe llevarnos a la extinción de otros. Ahí están las ventas de experiencias individuales como El Legado Perdido, Odyssey, Breath of the Wild, N’Sane Trilogy…  En este sentido, 2018 se presenta una oportunidad de oro para reivindicar el videojuego desconectado, concebido como experiencia íntima.

Ya hemos mentado algunos títulos a los que seguir la pista (The Last of Us 2, Shenmue 3, Detroit: Become Human, God of War, Yakuza 6: The Song of Life…), pero queremos más.

maxresdefault-3

Switch a por el doblete

Los arranques espectaculares son fáciles, pero mantenerse es una cuestión bien distinta. Estabilizado el stock, el gran reto de Nintendo es articular un segundo año de catálogo tanto o más impresionante para su nuevo sistema de entretenimiento doméstico. Las últimas entregas de The Legend of Zelda y Super Mario maravillaron de forma unánime, quedándonos la sensación de que cualquier exclusiva posterior sabrá a poco.

Por otra parte, los nipones mantienen su promesa de una superproducción por mes, con juegos como Kirby Star Allies, Yoshi, Travis Strikes Again, Metroid Prime 4 y las nuevas entregas de Fire Emblem y Pokémon en el horizonte. Son sólo algunas de las muchas propiedades intelectuales que la firma tiene a disposición, lo que nos invita a soñar con Pikmin, Donkey Kong Country, Luigi’s Mansion, Smash Bros., Paper Mario, Animal Crossing, F-Zero, Wario Land

Nuevamente, confiamos en que el supuesto Nintendo Direct de la semana que viene dilucide la hoja de ruta para los próximos meses.

animal-crossing-new-leaf-nintendo-3ds_313467

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.