El rumor se ha desinflado tan rápido como surgió: Nintendo desmiente que su próxima consola vaya a incorporar el sistema operativo Android. Una fuente no identificada había revelado a Nikkei la supuesta intención de la compañía japonesa de que Project NX, el misterioso proyecto que Nintendo presentó el pasado mes de marzo, utilizaría el sistema creado por Google. No obstante, Nintendo no ha tardado mucho en desmentir la noticia: apenas un día más tarde un portavoz de la compañía ha salido a la palestra para desmentirlo.

Había suficientes elementos de duda en el rumor como para seguir creyéndolo tras el desmentido oficial; vamos a dar tres razones por las que creemos que Nintendo dice la verdad. Por otro lado, habrá quien diga que no tiene nada de raro que una gran compañía desmienta durante meses un rumor para acabar confirmándolo más tarde, y es cierto que cualquier empresa prefiere controlar los tiempos de comunicación y no revelar sus secretos a la primera de cambio… Así que veremos también tres razones por las que a Nintendo podría interesarle lanzar una máquina Android.

3 razones por las que Nintendo no usará Android

1. Falta de control

A Nintendo le gusta estar al mando. Casi nunca pone su imagen, sus productos y sus grandes propiedades intelectuales en manos de terceros, y cuando lo hace es en manos de compañías filiales, subsidiarias o participadas por Nintendo. El sistema operativo de una consola es algo tan fundamental en su uso y disfrute, tan absolutamente clave para su evolución, que parece imposible que Nintendo se salte su propia filosofía y lo deje en manos de terceros… y además de unos terceros tan poderosos como Google, a quienes no tiene por qué importarles un pimiento la buena marcha de una consola de Nintendo.

2. Falta de seguridad

Este punto se deriva del anterior: Nintendo se ha preciado siempre de vender sistemas de juego que ofrecen confianza a los padres y al público familiar. Al ser un entorno propio y cerrado pueden controlar con relativa facilidad todo lo que pasa en él, evitar virus, hackeos y filtraciones de datos privados y asegurarse además de que a su tienda digital no llega ningún producto polémico. A Nintendo le cuesta mucho renunciar a sus señas de identidad y dudamos que les interese perder esa vitola de sistema seguro para el público familiar. Y perderían no sólo en seguridad de sus usuarios, sino en la propia: ¿alguien cree que Nintendo estaría dispuesta a ponerse en manos de Google de cara a actualizaciones o nuevas funciones para la hipotética consola?

3. Pérdida de imagen

Nintendo se precia de tener una imagen exclusiva y clara. A uno le pueden gustar más o menos sus consolas, puede ser su público o no, pero sabes perfectamente lo que son. Nintendo es única. Por otro lado, ¿cuántos dispositivos con Android hay? ¿Cuántas marcas usan el sistema operativo de Google? La consola de Nintendo se convertiría en una más de las muchas máquinas Android que hay por el mundo. Además, a la Gran N aún le interesa presentarse como algo aparte del mercado móvil: puede que Wii U haya sido un fracaso, pero 3DS sigue siendo un producto muy rentable. Por último, ya hay varias consolas Android en el mercado, y están todas instaladas en la intrascendencia; si yo fuera Nintendo no querría ser una más en esa lista.

3 razones por las que, en realidad, no sería tan mala idea

1. Para crear ecosistema

No tenemos ni idea de qué es Project NX, pero sospechamos que se trata de un proyecto híbrido, un hardware con la capacidad de "coordinar" distintas plataformas de forma que la frontera entre consolas de sobremesa y portátiles quede difuminada. ¿Por qué no incluir el smartphone o el tablet en la ecuación? Aliándose con Android podría crear un ecosistema de dispositivos compatibles entre sí con los que poder disfrutar de una única librería de productos de Nintendo. Quizá no haría falta dar el salto completo: la compañía nipona podría desarrollar su propia versión de Android para ser compatible con un gran número de móviles sin perder el control sobre la plataforma.

2. Para incorporar una librería de productos gigantesca

Cualquier dispositivo que utilice Android cuenta de partida con una inmensa librería de productos. Para ser más exactos, actualmente Google Play cuenta con un millón y medio de aplicaciones disponibles; no está nada mal. ¿Que a la Wii U le ha faltado contenido de third parties? Pues ahí va un buen puñado. Y aunque hoy por hoy se trata de apps y juegos dirigidas sobre todo a público casual, es cuestión de tiempo que la mejora en el hardware provoque que haya juegos más y más complejos en dispositivos móviles. Además, uno de los problemas de Wii U es que, al tener una arquitectura única, elevaba los costes de producción de cualqueir conversión (sin tener una comunidad de salida lo bastante grande como para garantizar unas ventas mínimas). Quizá alguna compañía podría decidirse a probar suerte en una plataforma de sobremesa de Nintendo con costes de desarrollo bastante más bajos.

3. Porque Android es gratis y el mercado móvil japonés es inmenso

Implementar Android en un dispositivo es gratis (por eso hay tantos). El mercado móvil en Japón es demencialmente grande. Un público potencial inmenso a un coste cero: ¿a quién en su sano juicio no le llama la atención algo así? 3DS está funcionando bien, pero algún día empezará a languidecer y habrá que buscarle un recambio; si Nintendo lograra posicionar una plataforma Android que permitiera compatibilidad con otros dispositivos el siguiente paso lógico sería una consola portátil / teléfono móvil con el que podrían darle un gran bocado a la jugosa tarta del mercado de smartphones japonés.

No obstante, pese a esas tres últimas razones… seguimos pensando que no, no habrá (al menos a corto plazo) una consola Android de Nintendo. Pero si Nintendo ha sobrevivido 100 años como compañía ha sido por su capacidad de reinventarse… ¡Quién sabe qué nos deparará el futuro!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.