Los últimos rayos de sol del verano de 1987 nos permitieron vislumbrar curiosos acontecimientos como el nuevo ordenador portátil de Sir Clive Sinclair, el Cambridge Z88 -que se comercializaría al año siguiente- o la publicidad de Commodore en las camisetas del Chelsea. Amstrad por su parte, viendo la competencia brutal con ST y Amiga, redujo los precios de los Spectrum +2 y +3. El caso es que, irónicamente, los entrañables ordenadores creados por el tío Clive, seguían vendiendo mejor que los equivalentes de la propia Amstrad.

Volviendo al orgullo patrio, Dinamic anunciaba en agosto un par de propuestas para los últimos meses del año, ni más ni menos que Freddy Hardest y Phantis. Los usuarios de Amstrad tuvieron una merecida recompensa gracias a esa joyita francesa llamada Prohibition (Infogrames). Además, los amantes de las aventuras conversacionales recibieron su periódica ración de texto y pantallas estáticas con Don Quijote, otro trabajo de Dinamic basado en la popular serie de TV. Y como propina, aquí tenéis tres clasicazos que despuntaron hace exactamente 30 años: el magnífico Exolon (Hewson) para los tres formatos principales de 8 bits, la versión de Wizball (Ocean) para Commodore 64 y ese cartuchazo denominado Nemesis 2 para MSX.

13-FinalFantasy

Y hasta aquí podemos escribir para aquellos que su ordenador lo era todo y apenas tenían referencias externas de las casi intangibles consolas. La NES no llegaría hasta las navidades de 1987 a España y Master System era la única consola, de reciente aparición, a la que podíamos acceder en aquel verano de hace 30 años en nuestro país. Las primeras publicidades de Master System hacían gala de frases tipo “¡Los juegos se han escapado del ordenador”, “Son Megavillosos” o “Los videojuegos Sega para tu casa son iguales a los de los salones recreativos”. Sentencia esta última excesivamente exagerada incluso para aquella época. Ejemplo: si presenciabas el Hang-On de máquina recreativa y luego hacías lo propio con el de Master System se te caía el alma al suelo, a mí me pasó. Algo totalmente lógico por otra parte, pero ya había juegos de Atari ST y Amiga que demostraban que sus 16 bits sí se acercaban realmente al poderío gráfico de una coin-op. Como dijimos anteriormente, todo dependía de la ambición, exigencia y profundidad de campo de cada usuario. La máquina de 8 bits de Sega, eso sí, ofrecía un equilibrio audiovisual y jugable intachable, y presentaba un precio bastante razonable, 29.000 pesetas/174 euros. Además incluía de regalo el ya mencionado Hang-On, que no era como la coin-op pero sí tremendamente jugable y simpático. Si adquirías la pistola Light Phaser había que añadir 12.650 pesetas extra y eras recompensado con un cartucho que ofrecía tres juegos específicos para pistola. El catálogo inicial de Master ascendía a una quincena de títulos, no estaba nada mal, y se anunciaban otros doce lanzamientos para meses posteriores. El precio de los juegos variaba entre las 2.990 pesetas de las tarjetas (Teddy Boy, Transbot, My Hero…) y las 4.790 pesetas de los cartuchos (Choplifter, Fantasy Zone, Alex Kidd In Miracle World, Wonder Boy, Enduro Racer y alguna que otra maravilla más).

masterpubli3Y ese era el panorama que ofrecían las consolas en nuestro país por aquel entonces. En el mercado internacional, en el País del Sol Naciente para ser exactos, Famicom proseguía con su marcha triunfal (en formato cartucho y disco) frente a una Sega Mark III que ocupaba un distanciado segundo puesto. Ese mismo año Japón fue testigo de juegos a la postre legendarios: las primeras entregas de Final Fantasy y Rockman/Mega Man, Dragon Quest II, Phantasy Star, The Adventure Of Link, Fantasy Zone II: The Tears Of Opa-Opa o Punch-Out!! Como apunte final, decir que 1987 -el 30 de octubre para ser exactos- fue el enclave cronológico elegido para el lanzamiento de PC Engine, aquella potente, compacta y revolucionaria consola de NEC que sí fue capaz de introducir por vez primera la calidad audiovisual y jugable de las coin-op en los hogares, al menos en los de ese eterno paraíso lúdico llamado Japón.

 

1 2 3

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.