Hace unos meses saltó la noticia de que alguien le había jugado una mala pasada a Activision y la nueva entrega de la saga Call of Duty – Modern Warfare 3: una persona desconocida, que tenía registrado el dominio ModernWarfare3.com desde 2009, lo había programado para que apuntara a la página web de Battlefield 3 (videojuego de EA y máximo competidor de la franquicia CoD). Activision no tardó en reaccionar presentando una queja formal ante el Foro Nacional de Arbitraje norteamericano por competencia desleal, afirmando que, fueran quienes fuesen los responsables del asunto, “no poseen derecho legal o interés legítimo en la marca” y alegando que se trataba de un movimiento “oportunista” que les privaba de “utilizar la elección lógica” en cuanto al nombre del dominio de este nuevo juego.

Tras casi dos meses de investigación, el Foro Nacional de Arbitraje ha fallado a favor de Activision. El responsable de la maniobra desleal no era, como es lógico, Electronic Arts, sino un ciudadano norteamericano llamado Anthony Abraham. Abraham había registrado el dominio tras lanzarse Modern Warfare 2, previendo que era cuestión de tiempo que llegara una tercera entrega, y no lo había usado hasta el anuncio del nuevo título de CoD (suponemos que por preferir Battlefield a Call of Duty). Tras probar documentalmente ante el Foro Nacional de Arbitraje que el dominio era “confusamente parecido” a su marca registrada, que la compañía americana poseía los derechos de propiedad intelectual de dicha marca y que Abraham no tiene ningún derecho adquirido sobre la misma ni tampoco interés comercial ninguno en ella, el Foro ha dictaminado que Abraham debe transferir el dominio a Activision.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.