¿Os acordáis cuando os hablé (bueno, escribí) de Dragon's Dogma? Venía a decir que el juego era un gran intento por parte de Capcom de acercarse al rol occidental, añadiendo por el camino unos combates espectaculares contra bestias de todo tipo y tamaño.

Pues ha vuelto y, para seguir haciéndose su hueco en el corazoncito de todos los roleros que no gusten del rol japonés más tradicional, ofrece en Dragons Dogma Dark Arisen ese emplazamiento que el jugador occidental tan suyo tiene. Y es que era 1990 cuando SSI nos proponía sumergirnos en las profundidades, bajo la ciudad de Waterdeep, para empezar a descubrir horribles seres a eliminar en Eye of the Beholder… pero no nos desviemos. Total: Vuelve Dragon's Dogma y lo hace ofreciendo un enorme territorio subterráneo a explorar en la isla de Bitterblack.

La historia que nos llevará hasta allí no será demasiado enrevesada, típica llamada de socorro que sea por su aspecto espectral, sea por saber lo que te espera sabes que no puedes tomarte a la ligera. Si no tenías el juego original tranquilo, Dark Arisen es una expansión autojugable que incluye la aventura original por lo que tienes por detrás un montón de horas de aventuras para disfrutar, pero sobre todo llegar a un nivel con el que puedas sobrevivir a algo más que los primeros combates en las profundidades de la isla.

Y es que Bitterblack no es lugar para débiles niveles inferiores. Tanto los nuevos enemigos como los recurrentes ya conocidos están aquí más ansiosos por hacerte picadillo y baste decir que los guiños que Dark Arisen le hace a Dark Souls no son mera coincidencia. No llega al nivel de esclavitud emocional que provoca el juego de From Software, pero sin duda sí que es un peldaño más de lo visto anteriormente en el título.

Pese a los guiños a Dark Souls, los peones facilitan la labor

Por suerte no sólo nuestro personaje tendrá más habilidades y poder para derrotarlos, sino que ese elemento, en ocasiones pelín dicharachero, pero que en combate te puede salvar la vida, que son los peones también han mejorado. Seguirán sin ser unas bestias asesinas, pero cuando te enfrentas a todo un submundo de enemigos nunca viene mal algo de ayuda y ahora estos son aún más eficaces a la hora de ayudarte en tu tarea. Y siguiendo con las mejoras, también tenemos unos menús algo mejor organizados… algo que tampoco es que fuera demasiado complicado.

Y por lo demás más horas de espectaculares combates contra viejos y nuevos enemigos con la ayuda de nuestros peones, sobreviviendo en las profundidades de un submundo maldito que por momentos luce sus mejores galas cuando los ataques junto a tus peones forman una sucesión de ataque que acaba de forma impactante con alguna de las bestias más grandes. Si no te gustó el Dragon's Dogma original Dark Arisen puede que sea el revulsivo que necesitas, pero entre el precio ajustado, que incluye tanto muchas horas originales del juego más otras muchas de esta nueva zona y que tiene catacumbas… merece la pena.

Lo mejor: Más horas, más aventuras y una gran zona subterránea que limpiar.

Lo peor: Podríamos hablar de la excusa para llevarnos a esa zona, pero… ¿he dicho ya que es subterránea?

¡Sigue a @Cris_RoLan en Twitter!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.