Respira profundo, no te muevas, desliza suavemente tu dedo por el gatillo. Un disparo, una baja. Esa es la premisa de Sniper Ghost Warrior 2, secuela del exitoso -aunque irregular- juego de City Interactive. Si hace unos meses volvimos al frente de la 2.ª Guerra Mundial de la mano de Sniper Elite V2, ahora nos toca el turno de recorrer parajes tan exóticos (y actuales) como Birmania, Sarajevo o el Tíbet.
 

Donde pongo el ojo… no siempre pongo la bala

A pesar de tratarse de un título bastante irregular, el primer Sniper Ghost Warrior logró vender más de un millón de copias, y es obvio que juegos como Sniper Elite o Hitman Sniper Challenge (además de las mecánicas de francotirador de cualquier shooter), han hecho que los francotiradores estén de moda. Con esta perspectiva, los chicos de City Interactive volvían a la carga con una segunda parte de su título estrella, prometiendo mejorar todo aquello que falló en la primera parte… y nada más lejos de la realidad. Pero vayamos por partes.

El juego nos pone en la piel del tirador Anderson, en una historia muy trillada con armas de destrucción masiva de por medio de la que. de haber querido. se podría haber sacado cuanto menos un guion de cierta calidad. El problema radica en la nefasta jugabilidad de un título exageradamente guiado (hasta puntos ridículos) que además apenas ofrece momentos de verdadera emoción durante su paupérrima campaña. Y decimos paupérrima porque pasarnos la historia, en modo normal, apenas nos ha costado cinco horas. Muy recomendable jugarlo en su modo más difícil, sin ayudas, para poder al menos obtener un cierto desafío con el juego. Por cierto, rejugabilidad cero.

Sniper teleferico

El juego se limita básicamente a acompañarnos todo el tiempo indicándonos lo que debemos hacer a cada instante: mata a ese soldado de allí, recoge esos explosivos, nada hasta aquella zona, etc. Todo ello sin la más mínima posibilidad de libertad de acción a pesar de unos escenarios enormes y perfectamente preparados para ello. Y mira que a mí me gustan los juegos pasilleros, pero es que Sniper Ghost Warrior 2 se pasa. Hasta su primera parte te permitía enfrentar ciertas arenas con más o menos libertad…

Para más inri, el juego es tremendamente repetitivo, abusando de las mismas mecánicas una y otra vez y sin apenas exprimir las posibilidades jugables que puede darte el uso de francotiradores. Además, la IA enemiga vuelve a brillar por su ausencia en un juego que, al ser tan tremendamente guiado, esconde parte de la incompetencia de su inteligencia artificial; pero cuando ésta debe hacer acto de presencia, muestra autenticas aberraciones del tipo “enemigos que llegan a nuestra posición y se quedan en cuclillas, junto a nuestro observador, sin hacer nada esperando a que nos giremos para abalanzarse sobre nosotros”. Y esto es sólo un ejemplo. ¡Si es que a nivel jugable por no poder no podemos ni plantar una maldita mina Claymore para cubrir nuestra retaguardia!

Mismo perro, distinto collar

Se publicitó bastante el hecho de que City Interactive se hubiera decantado por usar el Cry Engine 3 (motor gráfico de Crytek usado en juegos como Crysis) en detrimento del robusto Chrome Engine usado en su primera parte del juego. Todo apuntaba hacia un aspecto gráfico de bandera que además pudiera permitir mejorar la IA y físicas del juego. Pues va a ser que no: a pesar de un aspecto gráfico bastante decente, el juego queda lejos de las capacidades reales de un motor como el Cry Engine, con muchas texturas planas de baja calidad y escasa resolución, por no hablar de los continuos cortes para la carga entre secciones.

En el modo de juego más difícil deberemos tener en cuenta diversos factores para realizar nuestros disparos como son la velocidad y dirección del viento, nuestro pulso, la respiración o la distancia al objetivo

Al menos las físicas, especialmente las referentes al armamento, son mucho más contundentes e incluso se han pulido un poco aquellas ortopédicas caídas de los soldados al ser abatidos de la primera parte. En el modo de juego más difícil deberemos tener en cuenta diversos factores para realizar nuestros disparos como son la velocidad y dirección del viento, nuestro pulso, la respiración o la distancia al objetivo. Las mejores muertes, o mejor dicho las muertes finales que despejan una sección, las podremos observar con la ya conocida (e invariable) cámara lenta de seguimiento del proyectil. En este sentido, a nosotros nos gusta más la espectacular y sangrienta cámara de muerte de Sniper Elite V2.

Sniper selva

A nivel sonoro, el juego incluye una banda sonora obra de un desconocido Michal Cielecki, bastante potente y épica pero una vez más desaprovechada. Alcanzando su culmen en el último acto del juego, coincidiendo precisamente con los mejores niveles del programa, tanto a nivel de diseño como de diversión. Los efectos de sonido son sencillamente correctos para el título que hoy nos ocupa. Pero el punto negativo nos lo vuelve a poner la ausencia de doblaje en un título que, a priori, no debería darnos mayores problemas (el juego si viene subtitulado a nuestro idioma) pero que, de nuevo un incomprensible error, hace que los subtítulos pasen demasiado rápido y a veces no nos dé tiempo a leerlos.

Cara a cara con el enemigo

Tras esa inevitable sensación de “campañus interruptus” que deja el modo historia, sólo nos queda echar mano del multijugador del programa, donde podremos batirnos el cobre contra los más duros oponentes del mundo: los humanos. Pero una vez más se nos cae el alma a los pies al encontrarnos con un multijugador que sólo incluye… ¡un modo de juego y dos mapas! Así que, deberemos afinar nuestra puntería en duelos a muerte por equipos y dos mapas que acabaremos conociendo mejor que nuestra propia casa. Huelga decir que resulta difícil encontrar partidas y que, en la mayoría de ellas, la mitad de los jugadores acaban abandonando la acción. Una pena ya que al menos, metidos en harina, la tensión que producen las partidas online es de un grado épico.

Sniper obsevador

Rizamos el rizo con una posibilidad más que real para el título que hoy revisamos y que sus responsables han tenido a bien ignorar completamente: el cooperativo. Todo el juego, literalmente, está perfectamente diseñado para poder jugarlo junto con un amigo, algo que ya de por sí mejoraría sustancialmente nuestra opinión del juego. Además, las tareas a realizar serían múltiples: desde los obvios disparos con el rifle de francotirador, pasando por acciones de cobertura, marcación de enemigos con prismáticos o UAV (vehículo espía no tripulado) y un largo etcétera. Pues bien, como decíamos, ni rastro de esta opción.

Conclusión

Poco más se puede decir de este Sniper Ghost Warrior 2 salvo que, al menos, nos llega a precio reducido. Por lo demás, me quedo con su primera parte o, mejor aún, con el Sniper Elite V2. Por cierto, ya se ha confirmado que esta misma semana sale a la venta el primer DLC del juego con un nuevo escenario helado y sin ayudas. Veremos.

Nos gusta: ciertos momentos en los que se vislumbra lo que pudo llegar a ser.

No nos gusta: lo insultantemente encorsetado y guiado que resulta el título.

Te gustara sí…: eres muy, pero que muy amante de los juegos de francotiradores y estás dispuesto a perdonarle sus múltiples defectos.

No te gustara sí…: esperas una experiencia abierta y con libertad de acción.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.