Crystal Dynamics, creadores de Sould Reaver, se hicieron cargo de Tomb Raider hace ya cinco años para reconducir una franquicia que había perdido el rumbo. Para ello nada mejor que crear una trilogía (cogida muy por los pelos, especialmente en lo referente a la forma en la que se incluyen los acontecimientos de la segunda entrega) que en lo referente a historia, dotara de algo más de trasfondo a Lara Croft. Así, a lo largo de los tres títulos que engrosan este recopilatorio, descubríamos cosas de la infancia de la aventurera más famosa de todos los tiempos sin perder por ello su faceta aventurera.

A lo largo de estos tres títulos la calidad de los mismos ha variado, pero en general la mezcla de plataformas y acción se ha llevado con cierto tino, el suficiente para extender la franquicia este tiempo y plantearse ahora ya una renovación completa como pretenden con el nuevo Tomb Raider que se está gestando.

Gráficamente podemos apreciar las mejoras pertinentes en los dos títulos que las han tenido (Legend y Anniversary). Ni estos dos renovados ni el más reciente Underworld consiguen competir con títulos plenamente HD como, por ejemplo, su heredero natural en esta generación que es Uncharted, pero teniendo en cuenta que se trata de títulos con ya bastantes años a sus espaldas, este lavado de cara se agradece.

A nivel sonoro, por otro lado, tenemos la misma experiencia en la que sobresale el más que digno doblaje al castellano. Por lo demás bandas sonoras de buen nivel para acompañar tanto momentos aventureros más tranquilos como de acción más frenéticos.

A nivel jugable, por otro lado, no han sufrido cambio alguno. Esto tiene su lado bueno y su lado malo. El lado bueno, obviamente, es que se mantienen tal cual y por tanto la experiencia será la misma, del mismo modo que su dificultad. Por contra, y también como resulta obvio, muchos de sus mecanismos ya chirrían a estas alturas donde todo ha sido más depurado, donde los controles de nuestros personajes son más naturales y donde se ha sabido equilibrar la balanza para hacer de las partes de saltos una experiencia más satisfactoria. Ahí seguiremos teniendo pues nuestro apuntado de fijación, lo que nos hará correr dando vueltas al rededor de nuestros enemigos, los pre-avisos del ataque de estos seres con los aullidos de lobos o aleteo de murcielagos, etc. Sea como fuere, jugarlo ahora merece la pena al menos para comprobar como pese a sus novísimos entornos más detallados, mucha de la jugabilidad actual no es, precisamente, tan nueva.

Sobre extras y demás que podemos encontrarnos en este pack, además de los trofeos, nos encontramos con un tema de Tomb Raider  para nuestra PS3, avatares para Playstation Home y los vídeos del “Cómo se hizo”.

Con todo Tomb Raider Trilogy ofrece un buen pack, que compone la historia más trabajada de la franquicia Tomb Raider y que, aunque sólo sea por la cantidad de horas de plataformas mezclados con acción, bien merecen la pena. Luego ya es cuestión de cada uno el que el material extra incluido suponga un plus o no, pero a nivel jugable sigue bastante vigente y pese a la edad de los títulos, en total ofrecen una buena cantidad de entretenimiento, que es de lo que se trata.

Lo mejor: Horas de Tomb Raider y su Lara Croft, las actualizaciones gráficas de sus dos entregas previas

Lo peor: Cuesta volver a ello tras haber probado títulos más actuales

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.