El próximo 5 de marzo sale a la venta un nuevo reinicio de otra franquicia clave de los videojuegos: Tomb Raider. Atrás quedan los tiempos de las licras apretadas y los senos turgentes. Square-Enix nos presenta una rejuvenecida Lara Croft, débil, asustadiza y temerosa, pero llena de valentía e instinto.

Hemos podido probar a fondo la versión de Xbox 360 y os podemos asegurar que este juego os hará sentir la angustia de Lara en vuestra propia piel. Para que os hagáis una idea, nunca me han gustado los videojuegos protagonizados por mujeres. Me parece que, salvo honrosas ocasiones, como puede ser Mirror's Edge, casi siempre se tratan de estereotipos bastante machistas (Lara Croft, Juliete Starling o Bayonetta) que no despiertan en mí la más mínima empatía. Es más, ni siquiera me gustaba la serie Tomb Raider… hasta hoy. Estamos, sin duda, ante uno de los juegos del año.

Los inicios de Lara

Aunque puede que no sea la historia más original del mundo, Tomb Raider cuenta con un guión cuanto menos interesante, con una historia que mezcla supervivencia, aventuras, mitos nipones y una gran dosis de acción. Más que suficiente para mantenernos pegados a nuestros televisores durante horas. Y es que, en el trascurso de esta aventura, veremos cómo se forja la leyenda de la aventurera por antonomasia (con permiso de Indy, claro). La historia nos presenta a una Lara de 21 años a bordo del “Endurance”, embarcada en una expedición que, por culpa de una tormenta, acaba naufragando en una misteriosa isla del Triángulo del Dragón, algo así como el Triángulo de las Bermudas del océano Pacífico. Y hasta aquí podemos leer.

Como os decía, es probable que la historia no sea lo más original del mundo, pero os aseguro que la forma de contarla, especialmente si tenemos en cuenta el título del que estamos hablando, sí lo es. El juego utiliza decenas de recursos cinematográficos -como el uso constante de la “cámara al hombro” durante las cinemáticas-  para presentarnos una historia brutal y sanguinaria que no dejara indiferente a nadie. Un aviso para navegantes: juego no apto para aprensivos.

Tomb Raider campamento

La agilidad de Lara

A nivel jugable, este nuevo Tomb Raider bebe de muchos otros títulos. Para que os podáis hacer una idea general solo tenéis que imaginaros una coctelera donde mezcláis las plataformas de Uncharted, con el gen sandbox de Far Cry 3 y unas gotas de Dead Space 3 (si, sí. Has leído bien), y ya tenéis listo un “Lara's Coctel”. No os confundáis, Tomb Raider tiene un estilo propio muy marcado y os daréis cuenta de ello desde el primer minuto de juego.

Sin llegar a los niveles de Far Cry 3, la supervivencia será esencial en la isla. De hecho, nuestro arco será parte vital de toda la aventura hasta el punto de poder hacer sonrojar al mismísimo Prophet.  Pero tranquilos, no es la única arma de la que dispondrá Lara. Durante el juego iremos consiguiendo (de forma bastante acertada y equilibrada, por cierto) toda una gama de armas que van desde un piolet para escalada hasta un subfusil de la 2ª Guerra Mundial, pasando por poleas y distintos instrumentos. Gracias a todos ellos podremos cazar, escalar, combatir, asesinar en sigilo, desplazarnos por tirolinas y un largo etcétera que dotan al juego de una gran variedad.

El fuego es otro elemento clave del juego, tal vez incluso demasiado, ya que lo usaremos constantemente para decenas de acciones como desbloquear barricadas o conseguir “restos”, que nos permitan mejorar nuestro equipo. También podremos usar nuestro arco para tender cuerdas y hacer tirolinas por muchas partes del escenario, amén de puertas y paredes que podremos derrumbar tirando de ellas. Otro recurso que aporta variedad, pero del que se abusa un poco.

A todo esto, no hemos comentado las opciones de personalización que incluye el juego. Con ciertos toques muy ligeros de juego de rol, Tomb Raider nos presenta un árbol de habilidades distribuido en tres secciones (supervivencia, cazadora y luchadora). Casi cualquier cosa que hagamos en la isla nos otorgara jugosos puntos de experiencia que, una vez alcanzado el grado necesario, se convierten en puntos de habilidades que podremos gastar a nuestra discreción. Las armas también se podrán mejorar mediante los restos que encontremos por la isla y, de la misma manera que las habilidades, también podremos subir de rango obteniendo así más y mejores ampliaciones para nuestros pertrechos.

Tomb Raider fuego

Uno de los detalles que más me han gustado de Tomb Raider es que se trata de un juego que mezcla a la perfección la acción lineal con las fases de exploración. Si quieres, puedes pasarte el juego yendo a piñón sin mayores problemas, pero sería un error, ya que el programa pone a tu disposición decenas de zonas para explorar (con jugosas recompensas, por supuesto). Aparte de cientos de diarios, reliquias, desafíos y tesoros de GPS que podremos buscar, el juego incluye muchas tumbas secretas que Lara podrá investigar a su antojo. Algo que además alarga considerablemente la, ya de por sí, larga historia del juego. Tomb Raider esta lleno de secretos esperando que tú los descubras.

Otro de los apartados que nos ha gustado son los combates contra enemigos. Crystal Dynamics ha sabido resolverlo con un control sencillo pero eficaz al que se le unen algunas pequeñas joyas como los remates finales a enemigos heridos o los esquivos con ataque que te permiten zafarte de un enemigo y herirle (e incluso matarle) de “curiosas” maneras. La IA no pasará a la historia de los videojuegos, pero se desenvuelve con cierta soltura: lo suficiente como para convertirse en un reto en más de una ocasión.

Como comentaba al principio, Tomb Raider es un juego brutal y directo que no ofrece concesiones. No se corta ni un ápice a la hora de mostrar sangre y de hacérnoslo pasar muy mal, hasta el punto de poder llegar a sentirnos abrumados y sobrecogidos por lo que estamos viviendo. Olvidaos de la superheroína que todo lo podía: aquí Lara sufre y lo hace de forma desgarradora y desmesurada, pagando en ocasiones un precio muy alto por su supervivencia.

Tomb Raider poblado

El nuevo estilo de Lara

Todo lo anteriormente comentado no hubiera sido posible sin tener detrás un increíble apartado técnico que lo avale. Y es que Tomb Raider alcanza un nivel excepcional. No es perfecto, no, y es verdad que algunas texturas y animaciones están por debajo de la media del conjunto pero, ¿sabéis qué?: da exactamente igual. El título es soberbio tanto en ambientación o diseño de escenarios (sí, de esos de quitar el hipo) como en animaciones o iluminación. El trabajo realizado es sencillamente sublime y desgarrador por momentos, con escenarios bastante amplios y sin rastro alguno de popping (la aparición repentina de objetos poligonales en la distancia) salvo en contadísimas ocasiones muy bien disimuladas. 

Y por si todo esto no fuera suficiente, al aspecto gráfico hay que sumarle un apartado sonoro de bandera. Desde la BSO que dota al título de una mejor ambientación, pasando por un doblaje de calidad con voces muy reconocibles, acabando en unos efectos de sonido sublimes (atención a los disparos de las armas y a los chasquidos de la madera al arder). Sin duda alguna una lección de cómo se deben hacer las cosas en este fin de generación.

También podemos contaros que, como añadido, Tomb Raider dispone de un multijugador competitivo con diversos modos de juego clásicos en el que podremos elegir los diferentes personajes del juego para jugar y que, por supuesto, incluye un árbol de experiencia para poder mejorar nuestras clases (armas y equipamiento). En cualquier caso huelga decir que el punto fuerte del juego es su historia.

Conclusión

Creo que podría seguir hablando de Tomb Raider durante horas, y seguro que me dejo decenas de detalles en el tintero, pero es igual. Lo que tenéis que hacer es adquirir Tomb Raider en cuanto podáis y disfrutar de esta obra maestra que lo es, a pesar de no ser un título perfecto. No redefinirá el género seguro, pero pocas veces habré disfrutado tanto con un juego como con este Tomb Raider (los puedo contar con los dedos de una mano) y estoy convencido de que, diga lo que diga, no le hago justicia al juego.

Nos gusta: la nueva Lara y la crudeza de su historia.

No nos gusta: lo repetitivo de algunas mecánicas del juego.

Te gustará sí…: buscas una historia sombría que te deje extenuado.

No te gustará sí…: quieres una heroína que pueda con todo. Esta nueva Lara no es así.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.