Siempre ocurre en el mundo del arte que, cuando un artista ha creado algo que ha llegado a ser considerado como obra maestra, siempre se le relaciona con esa obra, independientemente de lo que hay hecho antes o después. Siempre será el autor de… Algo así ocurre con Shinji Mikami, creador de la franquicia Resident Evil. Ahora, Mikami tiene la oportunidad de hacerse recordar por otro proyecto, de modo que no sea siempre sea etiquteado como el autor de Resident Evil. ¿Lo habrá conseguido? Seguid leyendo para averiguarlo.

Historia

La trama argumental de Vanquish transcurre en un futuro no muy lejano. En este contexto, nos encontramos con una tierra superpoblada. Tanta es la acumulación de personas en nuestro planeta que los recursos y los alimentos comienzan a escasear de manera alarmante. Los gobiernos de cada país intentan buscar una solución al problema y, durante tiempo, no se llega a un acuerdo satisfactorio. No obstante, finalmente se decide lanzar al espacio una estación espacial, denominada SC-01 Providence, que alberga un generador energético de última generación alimentado por energía solar, capaz de generar una nueva forma de combustible procedente del mismo sol, basado en las microondas.

No obstante, en Rusia, un golpe de estado ha derrocado al gobierno legítimo y ha puesto al frente del país a un grupo ultranacionalista denominado Orden de la Estrella de Rusia. Para hacer cumplir sus exigencias, la Orden ataca, toma el control de la SC-01 Providence y utiliza su generador de microondas para atacar y destruir la ciudad de San Francisco. Tras hacerlo, su líder, Victor Zaitsev, amenaza con destruir la ciudad de Nueva York en diez horas si no se cumplen sus exigencias. Es ahí donde entramos nosotros, puesto que el gobierno norteamericano decide reconquistar la estación por la fuerza con un equipo de élite, denominado Equipo Bravo, del que formaremos parte tras ser reasignados de nuestro grupo, el DARPA.

Como podéis ver, el argumento de Vanquish no destaca precisamente por su originalidad. Y es que en múltiples ocasiones hemos visto el esquema de “grupo terrorista se hace con un arma o con un dispositivo capaz de destruir ciudades enteras y amenaza con destruir la ciudad X si no se cumplen sus exigencias”. Más bien, en Vanquish el argumento sirve como una mera excusa de las acciones que protagonizaréis los jugadores cuando os enfundéis el traje ARS (Traje de Reacciones Aumentadas). Además, los personajes secundarios, salvo alguna honrosa excepción, carecerán de carisma, de modo que, al final, acabaremos centrándonos en superar las fases de la manera más rápida y efectiva posible, sin apenas hacer caso a la trama argumental que se desarrolla a nuestro alrededor. Eso no significa que pueda haber gente que le resulta interesante el argumento y que lo siga con lupa. Pero lo que sí es cierto es que, en ningún caso, la historia que nos cuenta Vanquish se convertirá en el centro de nuestra experiencia de juego.

Jugabilidad

En cuanto a la jugabilidad, Vanquish no es otra cosa que un título de acción en tercera persona convencional, de actitud predominantemente arcade, que bebe mucho de fuentes como, por ejemplo, Gears of War.

Efectivamente, el sistema de cobertura, al igual que ocurriera en el caso del título de Epic Games, se convertirá en elemento clave del juego y haremos uso de esta cobertura de una manera asidua. Hay que decir que el sistema de cobertura, sin llegar a la exquisitez de Gears of War, está muy bien implementado y conseguido. Y nos haremos a ello muy rápidamente, lo cual resulta vital en los comienzos del juego.

Y si decimos que resulta vital en los comienzos del juego es porque Vanquish no deja un respiro al jugador ya desde los primero minutos de experiencia. Y es que, de golpe y porrazo, nos encontramos en el centro del abordaje de la estación SC-01 Providence con tiros por todos lados, acción desenfrenada y naves de desembarco que, literalmente, estarán a punto de aplastarnos. Pero no os preocupéis puesto que antes de todo esto el juego nos hará pasar por un tutorial en el que podremos hacernos con los controles del personaje, además de probar por primera vez las funciones especiales de nuestro traje  ARS.

Nuestro traje añadirá capacidades aumentadas a nuestro personaje que le resultarán muy útiles en campaña. Aquí vemos como Mikami y la gente de Platinum Games han intentado ofrecer un algo diferente para que su juego no sea visto como un clon más de Gears of War, cambiando de ambientación. Por desgracia, aún siendo útiles, hay que reconocer que estas habilidades no cambian en esencia la jugabilidad del juego y, en muchas ocasiones, nos encontraremos con que comenzaremos a pegar tiros sin apenas reparar en que podemos hacer uso de ellas. Eso no quiere decir que no haya situaciones en las que sea absolutamente necesario utilizarlas, pero al final se quedan en mera anécdota, fallando en su misión de aportar un algo diferente.

Sea como fuere, estas habilidades serán dos: el deslizamiento y la ralentización del tiempo. El primero de ellos consistirá en la habilidad de nuestro personaje para deslizarse “en plancha” a una velocidad endiablada, gracias al reactor de nuestro traje. Esto nos ofrecerá una ventaja táctica considerable, pero todo tiene un lado oscuro. Y es que el motor se calentará y deberemos esperar unos segundos para que se enfríe, antes de poder volver a usar la habilidad. La ralentización del tiempo es lo que suena: ralentizar el tiempo para tener más oportunidad de machacar a nuestros enemigos y esquivar sus envites. Una suerte de tiempo bala, para entendernos. Hay que destacar que el modo AR (que así se denomina a esta capacidad), sólo podrá utilizarse cuando nos estemos deslizando o bien cuando rodemos para esquivar algún ataque. Y también necesita recargarse tras su uso. Un último apunte al respecto de la capacidad de ralentización es que este modo se activará de manera automática cuando nuestra salud alcance valores mínimos, ofreciéndonos así la oportunidad de cubrirnos o de huir.

En cuanto al arsenal disponible, contaremos con una gran variedad de armas a nuestra disposición con todo tipo de funciones especiales como seguimiento de blancos o perforación de armaduras. Además, las armas podrán mejorarse mediante la utilización de diversos items que podremos encontrarnos a lo largo de los escenarios del juego. También podremos optar, en determinadas ocasiones, por el combate cuerpo a cuerpo, puesto que nuestro traje ARS aumentará sustancialmente la potencia de nuestros golpes, hasta el punto de poder lanzar a un robot por los aires con nuestras propias manos.

Los enemigos no destacarán por su variedad, ya que los veremos repetidos hasta la saciedad en las fases del juego. Cierto es que, con el avance en la trama, iremos conociendo nuevos enemigos, cada vez más poderosos. Pero en su gran mayoría no dejarán de ser enemigos reciclados de otros enemigos menos poderosos. Eso sí, hay que reconocer que su arsenal también es considerable y, en niveles de dificultad elevados, sus ataques y coordinación podrán podernos en un grave aprieto.

Como podéis ver, nada de esto es completamente revolucionario y son cosas que ya hemos visto en otros juegos. Mikami y la gente de Platinum Games fallan en su afán de ofrecernos algo diferente o nuevo, con lo que, en el aspecto jugable, Vanquish se queda como un buen título de acción en tercera persona, pero sin aportar nada significativamente nuevo. Podríamos decir que es “uno más”.

Gráficos y Sonido

Llegamos al punto fuerte de este juego: el apartado técnico. Y es que Vanquish se presenta ante nuestros ojos como una verdadera obra de arte. Me quito el sombrero ante la gente de Platinum Games en este aspecto. Los diseños de los enemigos y de los entornos resultan del todo espectaculares y nos encontraremos con ocasiones en los que acabaremos acribillados por quedarnos mirando el paisaje (recordad que Vanquish es un juego que no deja tregua y nos presenta acción en todo momento). Además, habrá momentos escriptados en los que el entorno, que es parcialmente destructible, se nos presentará de una forma del todo sublime. Bien es cierto que, si nos acercamos a una pared o nos encontramos de frente a algún enemigo, puede que veamos alguna textura un tanto desfasada. Pero eso no empaña la labor técnica en modo alguno. Efectos de partículas y todo tipo de trucos gráficos estarán ahí para nuestro uso y disfrute.

El sonido no se queda atrás, puesto que los ruidos de las explosiones, las armas y los entornos contarán con gran calidad. Realmente, nos sentiremos que estamos rodeados por una gran conflagración. Sobre todo si disponéis de un sistema de sonido potente. En cuanto a la música, resulta agradable de oír y cambiará de ritmo en función de la situación en la que nos encontremos, alcanzando momentos verdaderamente épicos. Y la prueba de su calidad es que probablemente os encontraréis tarareando alguna de las melodías del juego, casi sin que os deis cuenta. Nada mejor se puede decir del entorno musical de un videojuego.

Modos de Juego, Estructura y Versiones

Vanquish se nos presenta como un título estructurado en cinco capítulos, estando cada uno de los capítulos divido a su vez en un número variable de misiones. Hay que decir que no nos encontramos ante un juego excesivamente largo, en la media de la generación. Por eso recomendamos jugar a este juego en el modo de dificultad difícil, que nos planteará verdaderos retos y aumentará la duración del juego.

En cuanto a los modos de juego, hay que decir que Vanquish carece por completo de modo multijugador, siendo de este modo una experiencia únicamente para un solo jugador. Cuando juguéis os daréis cuenta de que, tal y como está planteado el juego, no es de extrañar que no se permita ningún tipo de modo cooperativo, dada la naturaleza escriptada de algunos de los acontecimientos de las fases de juego. Pero no se entiende la ausencia de un modo multijugador competitivo tipo Arena. Sobre todo teniendo en cuenta que el deslizamiento y la ralentización del tiempo podrían dar mucho juego. Un tirón de orejas a Platinum Games.

Destacar finalmente que el juego nos puntúa en función de nuestras acciones y del tiempo que utilicemos en completar las misiones (el cronómetro que veremos en todo momento en pantalla puede llegar a resultar bastante molesto). Y como un guiño a la rejugabilidad, el juego nos permite volver a repetir las misiones con el fin de mejorar nuestras puntuaciones.  

En cuanto a las versiones, decir que el juego está disponible tanto en PlayStation 3 y Xbox 360. Y a diferencia de lo que ocurría con el anterior proyecto de Platinum Games, Bayonetta, donde la edición de PlayStation 3 era claramente inferior a la de Xbox 360, en Vanquish no notaremos diferencia alguna entre las dos plataformas, lo cual es de agradecer.

Conclusión

Vanquish es una apuesta ambiciosa por parte de Platinum Games. No obstante, envuelto en un apartado técnico sobresaliente, nos encontramos con un juego que no aporta nada al género. Su acción es desenfrenada y contiene momentos memorables, pero estos elementos no dejan de ser cosas que ya hemos visto en otros títulos del mismo tipo. Al final, la sensación que nos queda es la de “yo esto ya lo he jugado”, con lo que Vanquish se queda a las puertas de ser considerado como compra obligada. En conclusión: un buen título de acción que nos hará pasar buenos ratos, pero del que nos olvidaremos una vez lo acabemos y apaguemos la consola. 

Lo mejor: El apartado técnico, el diseño, la música, algunas de las escenas de acción se nos quedarán en la memoria.

Lo peor: A nivel jugable no aportada nada nuevo, puede acabar resultando repetitivo, a las habilidades del traje ARS se les podría haber sacado mucho más jugo, sin multijugador, argumento flojo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.