"Ya hubo otros brotes tiempo atrás: lo he visto en los papeles de Dee. Hombres y mujeres que parecían perder la cabeza y convertirse en monstruos… Pero no lo parecía. Son monstruos de verdad. Es duro ver a tu vecino, a tu amigo, a tu compañero ahí… pero no, no son ellos. Están muertos, y eso es sólo una carcasa. Ya hubo otros brotes, pero nunca fue tan duro como éste. No sé por qué he sobrevivido. No sé cuánto tiempo más podré sobrevivir…"

Así podría empezar el diario de un superviviente del apocalipsis zombie, garrapateado en la penumbra con un viejo bolígrafo, atento al temible gemido de los muertos andantes; un diario escrito para que otros desgraciados como tú sepan cómo llegaste hasta allí… y puedan tener la esperanza de sobrevivir un día más. Ése es también el espíritu de ZombiU, uno de los juegos de lanzamiento de Wii U más destacados. No se trata de ganar. No se trata de matar muchos zombies. Se trata de sobrevivir una vez más.

En ZombiU no encarnamos a un gran héroe que va a salvar el mundo; si quieres limpiar la Tierra de la amenaza zombie y salvar a la Humanidad, vete despidiendo. En este juego encarnamos un protagonista colectivo, un "nosotros": personas que son salvadas en el último instante por el Prepper, un desconocido que controla uno de los últimos refugios seguros en una Londres tomada por los zombies y que se comunica con nosotros tan sólo a través de una radio.

Él será nuestro primer guía: nos indicará las misiones que tenemos que realizar y tratará de ayudarnos a través de la radio. Más adelante encontraremos otros personajes que nos pedirán ayuda para hacer realidad una remota esperanza: encontrar una cura para el virus zombie. Cuando mueres no vuelves a un punto de carga: sencillamente tomas el papel de otro superviviente salvado por Prepper. El objetivo final no sólo es vivir un día más, claro, sino también encontrar una cura: pero a eso sólo puede llegar ese "nosotros", ese pequeño colectivo aún libre del virus que es todo lo que queda de la orgullosa especie humana.

ZombiU supone la vuelta a primera plana del survival horror más puro. Por muy hábil que seas, buenos reflejos que tengas y puntería de la que puedas hacer gala, si pretendes abrirte paso a tiros estás muerto. Sí, vuelves con otro superviviente, pero más temprano que tarde te darás cuenta de que así no vas a llegar muy lejos. Los recursos son terriblemente escasos. Cada bala es tan importante que muy pronto te darás cuenta de que es mejor guardarlas para cuando de verdad estés entre la espada y la pared. Un rodeo, el uso astuto del entorno, una puerta bien asegurada o, en última instancia, usar nuestro bate de cricket o salir por piernas serán en la mayoría de situaciones mucha mejor respuesta que vaciar un cargador.

Así pues, en ZombiU tendremos que ser cuidadosos y astutos; avanzar despacio, estudiar muy bien los escenarios y estar atentos a la más mínima pista (el gemido de una garganta muerta; un lento arrastrar de pies como la piedra de afilar sobre la guadaña de la Muerte). Seguramente podamos enfrentarnos a un zombie de frente; quizá, si tenemos buenos reflejos y nos aprovechamos del entorno (por ejemplo obligando a pasar a los zombies de uno en uno por un pasillo) quizá podamos despachar a dos o tres. Pero ante un grupo grande, o simplemente ante dos o tres zombies que nos alcanzan en un lugar abierto, no tenemos nada que hacer: será huir o morir. Y luego nos tocará volver con otro superviviente a recoger la mochila del pobre desgraciado anterior: no podemos permitirnos perder ese equipo…

Y claro: si sumas escasez de recursos (¡incluso la linterna se queda sin pilas!), una debilidad extrema ante un enemigo que parece inagotable y un entorno lóbrego, oscuro y lluvioso y la necesidad de vigilar constantemente en busca de un sonido, una pista que nos avise del peligro… ¿Cuál es el resultado? Exacto: un survival horror de los de antes, un juego que al rato te pone de los nervios y que hará que des un salto como para subirte al techo si a alguien se le ocurre hacerte la broma llegar por detrás silenciosamente y tocarte la espalda.

Este tipo de juego ya parecía haber desaparecido del mercado mainstream; por supuesto que hay muchos títulos con elementos del género, pero incluso los grandes exponentes como Resident Evil han ido tendiendo más a las mecánicas de disparos que a fomentar el terror. ZombiU es una apuesta muy fuerte de Ubisoft por un género cuyos fans echaban de menos, puesto que salvo juegos del mercado indie (como Amnesia o Slender) hacía años que no podíamos insertar en una consola el disco de un auténtico survival horror.

A todo esto hay que sumarle el uso del Wii U GamePad, que aparte de servir para la gestión de inventario y para escanear el entorno (los supervivientes llevan un aparato inventado por Prepper que permite captar detalles del entorno y marcarlos en el mapa: puertas cerradas, etc.), se utiliza para pequeñas mecánicas como hackear puertas, abrir alcantarillas o asegurar una puerta con tablones. Las mecánicas son muy sencillas; no se pretende que sean ni siquiera minijuegos. Entonces, ¿para qué sirven? Muy simple: mientras estás haciendo eso el juego no se detiene. Los zombies siguen acercándose a ti. Y tú tienes que dedicar unos segundos a mirar una pantalla en la que no puedes ver cómo de cerca están…

En mi opinión, ZombiU consigue perfectamente su objetivo: es un juego capaz de ponerte nervioso, divertido y desafiante (las dificultades altas son demenciales: un mordisco y estás muerto. Y no hablemos del modo Superviviente, en el que sólo tienes un personaje y si mueres, se acabó…). Además tiene un modo multijugador que, sin ser un gran añadido ni suponer una gran revolución, es bastante entretenido: un jugador hace de "Zombie Master" y utiliza el Gamepad para ir colocando zombies en un escenario. El otro, usando un mando "pro" (aunque se supone que es posible con Wii Mote y nunchuk, debe de ser incómodo) debe tratar de sobrevivir la mayor cantidad de tiempo posible…

En el lado negativo se podría poner en la balanza el apartado tecnológico: es cierto que ZombiU no luce unos gráficos impresionantes. No obstante, en mi opinión es un tema muy, muy secundario en un juego como éste. No olvidemos que el género survival horror nace, casi, por hacer de la necesidad una virtud: la falta de capacidad técnica para mover Resident Evil llevó a las limitaciones y de puntos de salvado; la aterradora niebla de Silent Hill no es más que un truco para evitar el popping (es decir, para que las figuras y edificios no aparezcan de golpe en el horizonte; aunque ya casi no se vea ese problema, era algo típico en los juegos de hace unos años).

ZombiU no tiene unos grandes gráficos, desde luego: pero el asunto es que no los necesita. El motor del juego no da para más, pero como ya pasó en los títulos fundacionales del género, ZombiU hace de la necesidad virtud: el aire de fotografía antigua, oscura y de color deslucido, le sienta al juego francamente bien (realmente llega a parecer la fotografía de las viejas películas de zombies de los 70…). Cumple sus objetivos como juego de forma sobresaliente; es muy divertido y emocionante, y además abre camino para unos usos muy interesantes del GamePad. Como survival horror es absolutamente impecable; y dentro del catálogo de lanzamiento de Wii U es un título imprescindible para el jugón adulto. Si además eres aficionado a las historias de terror o al cine de zombies y aún no lo tienes, ¡ya tardas! ¿Cuánto crees que podrás sobrevivir?

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.