Vivimos en una etapa capitalista voraz y es sencillo entenderlo. El concepto beneficio, ingresos y pérdidas se difumina peligrosamente y se confunde en muchas ocasiones. Planteemos una serie de ecuaciones básicas: una empresa consigue ingresar en 3 meses 50.600 millones de dólares. De ellos, 10.500 suponen su beneficio neto (una vez descontados gastos, tributación y demás). ¿Qué pensarían de esta empresa? ¿Creen que va bien o tal vez está empezando a caer peligrosamente?

En mi modesta opinión, si una empresa es capaz de facturar más de 50.000 millones de dólares en solo 3 meses y de ellos obtiene un beneficio tras cubrir todos sus gastos de 10.500, para ellos, no podría ser clasificaba como una empresa que va mal. Ahí están los datos.

El problema viene cuando pasamos el peligroso filtro del capitalismo y de la necesidad inherente de determinados medios a conseguir mayor número de visitas con titulares que anuncien el apocalipsis.

El primero de esos filtros, el capitalista, nos dice que una empresa que en el mismo periodo del año anterior ingresó 58.000 millones y que en este ingresa “solo” 50.600, es una empresa que ha tenido unas pérdidas en sus ingresos del 12,75% (aproximadamente). Y aquí es donde está el peligro: en usar la palabra “pérdidas”. Porque también nos dirán que ha perdido un beneficio de 3.100 millones de dólares. Pero esto no significa que la compañía haya perdido ese dinero: simplemente lo ha ganado de menos.

tim-cook-apple

Pero cuando esta empresa se llama Apple, una empresa que va en una curva ascendente imparable de record de beneficios trimestre a trimestre comparada con el mismo del año anterior, la perspectiva cambia. La realidad es que Apple lleva 13 años subiendo sin parar y, lógicamente, ha tocado techo y ahora toca estabilizarse, redirigir el flujo del negocio hacia nuevos terrenos y asumir la reducción a nivel mundial del sector.

China, el segundo mercado para Apple, ha caído un 26% por una recesión en el propio país y las ventas globales de smartphones, de todas las marcas, han caído por primera vez en años. Pero ojo, no son negativas, simplemente han crecido menos que el mismo periodo del año anterior.

¿Qué está pasando? Pues, problemas puntuales de países aparte, estamos en un punto donde un mercado creado a partir de la renovación de un smartphone cada año o dos años es inviable. El 60% de los iPhone activos a día de hoy son 5s o anteriores (móviles de al menos 3 años) pero siguen siendo más que suficientes para muchos. Al mercado de las tabletas le pasa igual: un iPad 2 de 2011 tiene iOS 9 y sigue siendo suficiente para muchos: el motivo por el que cambiar no está claro. Los PCs (en los que se incluyen los Mac) están en una tesitura aun peor. Dicho mercado sí está a la baja, habiendo perdido en 2015 un 8% (pérdidas de verdad) del total. Y el motivo es el mismo que sufren los smartphones o los tablets: lo que llaman los americanos el good enough.

No caigamos en la trampa del titular fácil: ningún negocio se hunde si gana menos de un trimestre a otro

¿Para qué voy a actualizar mi MacBook Pro de 2011 si al ponerle un disco SSD por menos de 100€ tengo más que suficiente para mi trabajo? ¿Para qué necesito un nuevo iMac si mi modelo de 2008 sigue teniendo las últimas actualizaciones del sistema operativo, y trabaja con Final Cut Pro X y Logic Pro X a la perfección? ¿Por qué necesito un nuevo iPad si mi iPad Retina de tercera generación de 2012 sigue funcionando sin problema? Esas preguntas que me hago a mi mismo son las que se realiza la gente y las que indican la necesidad de re-generar los modelos. Por el que el mercado de consumo se equilibra y desaparece la necesidad de la constante actualización.

Hay que ser realistas: el mercado de la telefonía tiene mucho fuelle, la tecnología igualmente, pero no se puede esperar que todo siga creciendo imparablemente con el único foco puesto en los accionistas y su necesidad de obtener beneficios de sus inversiones.

¿Cuál es ahora el camino para Apple? El mercado empresarial donde aún no hay posiciones claras. El mismo mercado donde gigantes como Amazon o Microsoft han conseguido suntuosos beneficios con sus modelos de servicios en la nube AWS o Azure, hasta el punto de presentarse como una de las puntas más importantes de sus beneficios.

Y para ello, Apple acaba de anunciar su alianza estratégica con el líder en software empresarial SAP. De esta forma, todo el software en la nube de SAP y todos sus nuevos desarrollos, tendrán a iPhone y iPad como plataforma móvil en exclusiva y decantará la balanza de todas las grandes empresas (si no lo estaba ya) hacia Apple, Swift (su lenguaje de programación) y por añadido, hacia IBM con quien también tiene una alianza más que interesante.

Veamos las cosas claramente: ningún negocio se hunde si gana menos de un trimestre a otro. Tampoco cuando es la primera vez que le pasa. ¿Creen ustedes que el gigante Amazon podría caer? ¿Verdad que no? ¿Y si les digo que en 2014 registró unas pérdidas de 241 millones de dólares? Sin embargo, en 2015 ha vuelto a subir y ha conseguido beneficios de 596 millones. Y ojo: el beneficio de todo un año de Amazon es el 5,7% del beneficio de Apple en este trimestre. Las cosas hay que verlas en su perspectiva real.

Seamos serios y no caigamos en la trampa del titular fácil o de la interpretación capistalista voraz que confunde pérdidas con menores beneficios. No pretendo defender a nadie, si no interpretar los números como son y llegar a la conclusión que el apocalipsis aun nos pilla lejos.


8k1YG4XX

Julio César FernándezEvangelist de Desarrollo en entornos Apple, escritor del libro “Aprendiendo Swift” y editor jefe de la web applecoding.com. Director técnico de Gabhel Studios, estudio de desarrollo independiente de videojuegos. Tecnólogo y experto en tecnologías Apple, Microsoft, Oracle o Android. Ingeniero de vídeo y sonido, actor de doblaje y locutor, experto en social marketing, formación y comunicación. Blogger, podcaster, colaborador de diferentes medios de tecnología, consultor y conferenciante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.