El lanzamiento del iPad mini marcó un punto de inflexión para los de Cupertino, aunque nadie le dio mayor importancia en cuanto las ventas respondieron satisfactoriamente. Inflexión porque el gigante tecnológico se desprendió de los preceptos de Steve Jobs.

El padre de la manzana mordida juró y perjuró que su tableta electrónica jamás menguaría de las 9,7 pulgadas, “el tamaño perfecto”. Se desdijo a regañadientes respecto a las 3,5 pulgadas del iPhone primigenio, pero no estaba dispuesto a ceder media pulgada más una vez planteada la sexta generación del terminal.

Tim Cook, el rey puesto, no dudó al sepultar las ideas anquilosadas de su predecesor. Había cuota de mercado para tabletas medianas y smartphones gigantes, cuota que competidores como Samsung llevaban meses copando. Llegaron así el susodicho mini o sendos iPhone de 4,7 y 5,5 pulgadas, batiendo todos los récords de la compañía.

Esta apertura a las necesidades del consumidor (improntadas mediante fastuosas campañas de marketing), se ha visto acompañada de cierta dejadez en los últimos meses. Atrás quedaron los tiempos en que Ive  y los suyos reflexionaba todo matiz del diseño. Apple sabe que cada lanzamiento tiene garantizada su rentabilidad, en parte por el vínculo de confianza en el trabajo bien hecho establecido para con sus incondicionales. Hasta éstos se han percatado de una política de precios cuestionable. Ahí tenemos si no al reinventado MacBook, cuyo precio apenas sostienen unas especificaciones harto criticables… de responder a otro fabricante.

La manzana mordida empieza a relajarse en su otrora aspecto diferencial: el diseño

Pese al atractivo, el iPad Pro de 12,9 pulgadas se antoja también producto de nicho, impracticable para el usuario medio. Algo debía hacerse para revitalizar las ventas de su categoría, varios trimestres a la baja según los reportes financieros. En este mamotreto encontramos uno de los primeros ‘descuidos’ reciente de Apple: la incómoda y antiestética carga de su lápiz estilográfico, Apple Pen. ¿Hubiese permitido Jobs algo así? Pueden apostar al no.

El pasado octubre nos llegaron igualmente nuevos accesorios para la gama iMac (ahora con paneles 4K en su variante de 21,5 pulgadas). El aplaudido Magic Mouse prácticamentese limitó a incluir batería de serie, aunque con la inexplicable decisión de un puerto de carga inferior, que impide el uso simultáneo. Se entiende menos si consideramos el buen trabajo impreso en los Magic Keyboard y Magic Trackpad 2, con accesos de carga posteriores.

Lo último nos ha llegado de sopetón, directamente a la tienda en línea: una funda a modo de cargador inteligente que, si bien incorpora tecnologías más que interesantes, vuelve a pasar por alto un aspecto durante mucho tiempo diferencial para los productos de la manzana. El diseño de esta Smart Battery Case recuerda al de un teléfono jorobado y sepulta las elegantes líneas del iPhone 6S a un precio tampoco nimio (119 euros al cambio en nuestro país). Puede que no efectivas, pero sí encontramos soluciones más económicas y aparentes fabricadas externamente, algo impensable hace unos años.

Me acuerdo ahora, ya que incidimos en precios, del binomio Smart Cover y Silicon Case del reciente iPad mini 4, vendido anteriormente en conjunto como Smart Case por 79€. El desembolso asciende ahora a los 114 euros (45€ y 69€ respectivamente), costando más una cubierta trasera de silicona que la propia delantera ‘inteligente’.

Descuidos, prisas y quizás exceso de ambición que, de generalizarse, pasarán factura a Cook en unos años. Esto cuando el reloj de Apple lucha por afianzarse como línea de negocio, con los inevitables rumores de Watch 2 en el horizonte.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.