La cuarta generación del Apple TV, set-top-box de la compañía de la manzana mordida, acaba de cumplir medio año en el mercado. Tiempo más que suficiente para valorar si ha satisfecho las expectativas. La vinculación con iCloud lo convierte en un dispositivo ciertamente versátil, pero nos interesa su rendimiento como máquina de juegos.

La compatibilidad con mandos MFI (Made For iPhone) se encuentra cada vez más extendida entre los juegos del App Store, lo que solventa uno de los principales escollos: la obligatoriedad del Siri Remote, provisto de una pequeña superficie táctil y pocos botones. Aunque algunos títulos se amoldan loablemente al esquema, otros pierden enteros si no se juegan con un mando al uso. Sí, es un gasto adicional, pero imprescindible a poco que gustemos de echar unas partidas.

La tienda de aplicaciones ha mejorado sensiblemente en cantidad y calidad, pero también estructura, con la inclusión de categorías y listas de popularidad. Resulta más sencillo encontrar nuevos juegos o buscar específicos gracias al dictado por voz (hasta ahora exclusivo de menesteres tales como solicitar recomendaciones en las plataformas de vídeo bajo demanda).

Sí diremos que, aunque el procesador A8 hace gala de un rendimiento extraordinario, los juegos más exigentes padecen caídas puntuales en la tasa de frames. Bien porque los de Cupertino fueron poco ambiciosos con las especificaciones, bien por la falta de optimización en que incurren algunos desarrolladores. Portar aplicaciones de iOS a tvOS se antoja tremendamente sencillo, pero no ha de ser excusa para un testeo cuasi inexistente.

El catálogo, recalcamos, crece a buen ritmo. Están presentes multiplataformas punteros como Guitar Hero, Disney Infinity o Skylanders, pero son excepciones. Apple TV nunca apeló a los usuarios de consola, sino que busca su propio nicho entre los amantes del juego móvil (deseosos de replicar la experiencia en pantalla grande). No quiere decir esto que las premisas carezcan de profundidad, pues encontramos títulos verdaderamente elaborados, incluidas conversiones de clásicos.

Los siguiente ejemplos nos parecen razones de peso para comprar un Apple TV a modo de microconsola.

apple-tv-podría-convertirse-en-una-gran-consola-de-juegos

1 2 3 4

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.