Estos días, las principales firmas del videojuego exponen sus resultados del último trimestre. La mayoría registró notorios incrementos en cuanto a ingresos por distribución digital y juegos para móviles. Incluida Nintendo, cuyo Super Mario Run acumula 78 millones de descargas, con un ratio de conversión (usuarios que han pagado por el juego completo) en torno al 5%. La cifra supera con creces lo reportado por fenómenos como Candy Crush, que se mueven entre entre el 2 y el 2,3%. Justo hoy, además, los de Kioto disponen su primer free-to-play: Fire Emblem Heroes.

También Sony manifestó su interés en llevar algunas de sus franquicias al terreno smartphone, mientras que third-parties como Capcom, SEGA o Konami han remontado apuros económicos gracias a sus divisiones de mobile gaming. De igual modo, multinacionales saneadas como Electronic Arts, Activision o Ubisoft han fichado a estudios especializados. Respectivamente: Popcap (Plants vs. Zombies) y Chillingo (WarFriends); King (Candy Crush); Ketchapp (2048).

En las últimas horas hemos recibido la noticia de que Social Point, estudio catalán de tremenda repercusión en el ámbito de los juegos sociales online, había sido adquirido por el gigante que faltaba en la ecuación: Take-Two. Los de Grand Theft Auto han desembolsado 250 millones de dólares (232 millones de euros) para “diversificar su negocio y ampliar su cartera de propiedad intelectual”, según ha comentado su presidente, Strauss Zelnick.

La operación supone todo un espaldarazo para la industria del desarrollo en nuestro país, desde luego. ¿Qué bazas la han precipitado? En los últimos tres años, sólo seis empresas han posicionado dos de sus aplicaciones entre el centenar más descargado del App Store. Una de ellas Social Point, cuyos Dragon City y Monster Legends superan conjuntamente los 180 millones de descargas. Sendos títulos arrojaron el 85% de lo ingresado en 2016, esto es, 84 millones de euros.

instalaciones-mg-0337

Social Point emplea a 270 profesionales e ingresó 84 millones de euros el año pasado.

Take-Two también ha encontrado atractivo el que un 50% de su facturación provenga de Estados Unidos (los catalanes operan igualmente en América Latina, Europa, Oriente Medio y África), amén del enorme potencial de crecimiento en el mercado asiático.

Social Point se constituyó  en 2008 a manos de Horacio Martos, Andrés Bou y Mac Canaleta, quienes hasta entonces habían trabajado como analistas y consultores en el ámbito tecnológico. El estudio echó a andar con títulos para Facebook como Social Wars y Social Empires, si bien su éxito llegó al atreverse con las plataformas de aplicaciones de Apple y Google.

Lanzado en 2013, Monster Legends combina la crianza, el coleccionismo y los combates de criaturas, fórmula que repetiría Dragon City dos años después. ¿El resultado? Una comunidad de 50 millones de usuarios que emplea a 270 profesionales. De hecho, el sitio web del estudio lista 26 puestos vacantes, cifra que se incrementará durante los próximos meses a tenor de la proyección de Take-Two: “lanzaremos numerosos y emocionantes juegos durante los próximos dos años”.

Ya antes de que llegasen los americanos, Martos, Bou y Canaleta captaron 45 millones de dólares en varias rondas de financiación, contándose entre sus accionistas a firmas de capital riesgo como Nauta Capital, Idinvest Partners, Highland Capital Partners y 83North.

Los últimos proyectos de Social Point son World Chef y Dragon Land, este último referido como el Super Mario 3D World para móviles. No por nada, algunos usuarios aludieron al juego en sus críticas a la premisa (y precio) de Super Mario Run: “Nintendo debería aprender de Dragon Land. Adapta a la perfección las mecánicas de los últimos juegos de Mario para 3DS. Y es gratis”.

Gratis. Es la palabra clave y el motivo por el que Take-Two ha aflojado la billetera: hacerse con su porción del fructífero mercado free-to-play. El segmento responde por buena parte de los 40.000 millones de dólares en ingresos que los juegos para dispositivos móviles generaron durante 2016, un 18% más que el año anterior. ¿Alguien habló de burbuja?

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.