Resident Evil: Raccoon City es el enésimo juego de la famosa franquicia de Capcom, que desde 1996 ha ido evolucionando desde unas primeras entregas más enfocadas a la aventura y el survival horror hasta las últimas, volcadas en la acción y convertidas en shooters en primera persona. Este nuevo título, cuyos hechos transcurren entre los ocurridos en Resident Evil 2 y 3, está concebido como una suerte de homenaje por el 15º aniversario de la saga y está muy orientado al juego en red, como veremos a continuación. Se trata de un spinoff realizado por el estudio canadiense Slant Six Games y distribuido por Capcom, con una trama que podría llegar a diferir en algunos elementos de la continuidad oficial (dado a que, según parece, tendremos la oportunidad de matar a Claire y Leon a lo largo de la historia…).

Como su propio nombre indica, la acción del juego transcurre en la ciudad de Raccoon. Tras la propagación del virus Umbrella, las calles de Raccoon se convierten en un auténtico infierno: oleadas de zombies y monstruos han tomado la ciudad mientras se desata un incendio tras otro. La secuencia cinemática inicial del juego nos muestra a los ya conocidos Claire y Leon en un coche, dirigiéndose a la ciudad… y sufriendo un terrible accidente por el que, pese a haber sobrevivido, se ven forzados a separarse. Sin embargo, durante el juego no encarnaremos a los dos protagonistas más habituales de Resident Evil, sino a uno de los seis agentes especializados que ha enviado Umbrella para controlar la situación. Todos ellos son auténticas máquinas de matar, pero están especializados en distintos tipos de combate y disponen de habilidades y armamento diferente.

Los seis protagonistas son Bertha (médico), Spectre (francotirador), Cuatro Ojos (científico especializado en armamento biológico), Beltway (especialista en explosivos), Vector (experto en camuflaje) y Lupo (soldado de asalto). Cada uno cuenta con un arma principal favorita y otra secundaria, además de la posibilidad de lanzar granadas, utilizar objetos (como los sprays medicinales) y emplear las habilidades secundarias de cada uno de los personajes. Entre las armas encontramos pistolas de mano, rifles de asalto y de francotirador, UZI, metralletas, escopetas, minas antipersona… A todo eso hay que sumar los ataques cuerpo a cuerpo especiales (con animaciones bastante espectaculares, por cierto), que bien ejecutados tumbarán de un solo golpe a casi cualquier enemigo. Un auténtico arsenal a nuestra disposición para enfrentarnos a la horda de zombies que nos encontraremos en la ciudad de Raccoon.

Además de estas armas, tenemos a mano siempre las habilidades secundarias de cada personaje. Cada uno tiene nueve, pero sólo podíamos elegir dos en la partida de demostración que probamos; no sabemos si habrá que jugar para ir desbloqueando las demás, comprarla mediante puntos de experiencia o créditos conseguidos en el juego o simplemente era una limitación de la propia demo. Entre estas habilidades podemos contar la capacidad para detener la transformación en zombie de la doctora Bertha (y también sus inyecciones de adrenalina), las cápsulas de feromonas de Cuatro Ojos que atraen a los zombies a un punto (donde podemos matarlos a gusto sin complicaciones), la posibilidad de asegurar una zona gracias a las minas de Beltway o las espectaculares habilidades de disparo de Spectre.

Resident Evil: Raccoon City se desarrolla como un título de acción y disparos en tercera persona: recorreremos tanto calles como escenarios interiores con el personaje que hayamos elegido, tomando puntos de control o buscando objetivos concretos acompañado por otros tres especialistas de Umbrella… Y es que, como hemos dicho antes, esta entrega de RE está muy orientado al juego en red: cada personaje estará controlado por un jugador si estamos jugando en línea; si disfrutamos del modo un jugador, los tres secundarios que nos acompañan serán soldados de asalto de la corporación. Nótese que, aunque tengamos a nuestra disposición a 6 personajes, sólo 4 estarán a la vez en pantalla.

En esta ocasión no sólo la IA, sino también las capacidades de movimiento de los zombies han mejorado notablemente: ya no nos enfrentamos a los clásicos zombies lentos a los que podemos disparar a gusto, sino que tendremos que estar en constante movimiento y afinar bien la puntería si no queremos terminar masticados por un zombie. Además hay otras fuerzas armadas rondando la ciudad que también cuentan con amplia potencia de disparo… Definitivamente, no nos queda más remedio que ser ágiles y estar despiertos, no sólo a la hora de atacar sino también para defender a nuestros compañeros.

El control es fluido y ágil: permite moverse con facilidad, correr, apuntar con normalidad con el stick derecho o apuntar de manera más precisa para disparar con mayor exactitud. Nuestro personaje toma cobertura de forma automática cuando nos colocamos detrás de algún objeto que nos sirva para cubrirnos de los ataques enemigos. En este juego cobra especial importancia recibir el mínimo daño posible por parte de los zombies, sobre todo en el modo colaborativo, puesto que si somos mordidos y no tenemos a mano (o encontramos rápidamente) las hierbas verdes para curarnos del virus, acabaremos convertidos en zombies e irremediablemente atacaremos a nuestros compañeros. En el modo un jugador esto se traduce “simplemente” en morir y empezar desde el último punto de control… Pero claro, en el modo multijugador además ponemos en serio peligro a nuestros compañeros. Lo cierto es que en esta característica de juego recuerda enormemente a Left 4 Dead, un referente en shooters colaborativos, y más aún en el género de zombies. Si bien este RE no es tan frenético como Left 4 Dead, parece que será igualmente divertido para jugarlo en red con otros amigos.

Con respecto a los zombies, lo primero es señalar que los modelos y las texturas están muy bien trabajados, desde los típicos zombies caminantes (bastante fáciles de matar) hasta otros clásicos monstruos de Resident Evil como los lickers (que sí suponen un verdadero reto). Las animaciones son fluidas y llenas de detalles: los modelos de los personajes están segmentados por extremidades, de forma que los disparos afectan de formas muy diferentes según dónde impacten. Podremos ver volar brazos, piernas y cabezas a docenas, no sólo con los disparos sino en las ejecuciones cuerpo a cuerpo, realmente espectaculares y sanguinarias.

Ya comentábamos antes que en el juego pueden encontrarse también enemigos humanos armados. Afirmamos esto sin especificar más de quiénes se tratan porque en la demo que pudimos probar recibimos disparos de francotiradores humanos situados en balcones y nos enfrentamos también con ellos a corta distancia… pero no pudimos averiguar quiénes son, por qué están en Raccoon City en medio de la horda de zombies y por qué se enfrentan a nosotros. Un misterio que de seguro tendremos que resolver durante el juego…

El juego es, en cuanto a los gráficos y el sonido, correcto sin destacar por su espectacularidad: muestra unos bonitos efectos de fuego, humo y agua, pero en lo que sobre todo se luce es en la fluidez que ofrece aún cuando la pantalla se llena de zombies. Si bien no pudimos probar el juego cooperativo, que es el verdadero leit motiv de este título, al menos pudimos ver que incluso en el modo un jugador resulta entretenido y deja con ganas de más. Muchos fanáticos de Resident Evil podrián considerar que éste, como los otros títulos enfocados al shooter, supone una traición al espíritu original de la saga. Lo cierto es que Raccoon City es una especie de bisagra entre los últimos títulos de la franquicia, más enfocados a la acción, y los próximos que recuperarán el espíritu original de la saga (como el Revelations de DS del que hablaremos próximamente). Saldrá a la luz a finales de este año y seguramente se convertirá en un habitual de las partidas en red de PS3.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.