Por si quedaba alguien que no conociera la popular serie de manga y
anime “Naruto”, de manos de la distribuidora Digital Bros llega para la
nueva Nintendo 3DS el videojuego Naruto Shippuden 3D – New Era, un
arcade-aventura en tres dimensiones que hará temblar los botones de las
nuevas portátiles de la compañía nipona. Contra lo que cabría esperar,
las andanzas del joven ninja Naruto Uzumaki no siguen el formato del
clásico juego de rol japonés (como los clásicos Dragon Quest, por
ejemplo) en el que debemos recorrer inabarcables mapas e ir subiendo
nuestro nivel de personaje para afrontar cada vez retos más peligrosos;
en su lugar, Naruto Shippuden 3D es un arcade de scroll lateral en el
que tendremos que ir venciendo a los enemigos que plagan los mapas
gracias a nuestra habilidad con los ataques físicos y al buen uso de los
poderes y chakras de Naruto, que gastarán la energía espiritual de una
barra que se cargará poco a poco.

Esta nueva entrega de Naruto
no es un simple arcade, sino que cuenta con un importante componente de
aventura: según nos comentaron en la sesión de prueba del juego, el
entrenamiento y el tiempo de juego servirá para aumentar la capacidad
física y los poderes de Naruto; y es que para superar cada nivel nuestro
protagonista no sólo contará con unos simples puñetazos y patadas, sino
con el repertorio de poderes especiales que podíamos encontrar en el
anime… y con la ayuda de sus amigos: mientras jugamos en la pantalla
superior, en la inferior tendremos en todo momento a un sólo toque de
stylus la ayuda de los ninjas compañeros de Naruto, todos con distintas
habilidades que se recargarán después de cada uso. Podremos desbloquear
hasta 10 personajes de apoyo para que ayuden a Naruto en su búsqueda,
por lo que cada jugador puede encontrar su estilo personal para avanzar
en el juego.

Por
lo que hemos podido probar de Naruto Shippuden 3D (que se lanzará al
mercado español a mediados de junio), se trata de un arcade en el que no
sólo cuenta la velocidad para atacar a las bestias y enemigos que nos
crucemos, sino también la agilidad en el movimiento para esquivar sus
golpes y explorar cada rincón de los numerosos tipos de mapa: montañas,
pantanos, desiertos, cuevas… El componente de exploración y
rejugabilidad se ha potenciado al máximo, no sólo porque los niveles
esconden numerosos secretos, sino porque nuestra propia forma de jugar
influye en la posibilidad de encontrarlos: los poderes de los personajes
de apoyo sirven para abrirse paso por los caminos ocultos… Y además,
quien se moleste en hallar cada una de las habitaciones secretas de cada
nivel obtendrá un premio especial: encontrar al carismático amigo de
Naruto, Sasuke, para poder incorporarlo como personaje de apoyo una vez
terminado el juego por primera vez; todo un aliciente para los
auténticos fans del anime.

Y no es lo único que ofrece este
título para tener ganas de pasarlo varias veces, puesto que cuenta con
varios modos de juego. Aunque aún no nos han desvelado todos los modos
que incluirá ni en qué consisten a fondo, de seguro contaremos con un
modo Contrarreloj que nos exigirá pulir al máximo nuestra habilidad con
la consola para terminar cada nivel antes de llegar al límite de tiempo;
y también el modo Sabio… que no nos han podido decir en qué se
diferencia del modo Historia. Un modo, por cierto, que recoge la trama
Shippuden (la que sigue al manga y anime original; este argumento empezó
a desarrollarse en 2007, o sea que es relativamente reciente) pero que
va más allá: los cinco Kages (los jefes de las aldeas ninja del mundo de
Naruto) estarán juntos por primera vez en un videojuego de Naruto, en
una batalla final nunca antes vista fuera de una consola. Así que los
verdaderos otakus ya saben que no les queda más remedio que jugar a
Naruto Shippuden 3D…

Es
importante señalar que, aunque el juego aprovecha las tres dimensiones
de la Nintendo 3DS a nivel visual (cambios de cámara, una sensación de
profundidad bien conseguida y un movimiento fluido y creíble en los
personajes y objetos que pueblan los niveles), el funcionamiento del
juego sigue siendo 2D: el clásico scroll lateral, con la pantalla que va
moviéndose según avanzamos, como en las míticas recreativas de Final
Fight. Sí que se aprovecha la imagen tridimensional  en algunos momentos
en los que Naruto puede “saltar” a un mayor nivel de profundidad,
aunque no es posible realizar este cambio a placer. Para entendernos: si
normalmente jugamos “en primer plano” de la pantalla, en algunas
ocasiones el propio juego nos señaliza que podemos saltar a “segundo
plano”. El uso de las 3D consigue que, realmente, veamos más lejos a
Naruto; pero la tridimensionalidad es un recurso gráfico y no un
elemento del juego en sí.

Naruto Shippuden 3D es rápido,
adictivo y agradable a la vista; pero aún es muy pronto para poder
emitir un juicio muy detallado. Se le encuentran algunos puntos negros
que no sabemos si serán realmente defectos a la hora de disfrutar del
juego terminado: en principio sólo hay un botón de ataque normal (sin
contar los especiales), y para evitar los golpes de los enemigos Naruto
puede saltar y esquivar, pero no agacharse. Este repertorio de
movimientos no tiene por qué resultar escaso, pero habrá que probar el
juego definitivo para ver si consigue no hacerse repetitivo. La versión
que nosotros jugamos estaba todavía en japonés, así que tampoco podemos
decir nada sobre la calidad de la traducción o los diálogos. Nos faltan
detalles sobre la historia y algo más de tiempo de juego, pero, pese a
las pequeñas dudas que despierta algún aspecto del sistema de juego,
pasamos un buen rato jugándolo, los ataques son espectaculares, los
gráficos son bonitos y los efectos de sonido están bien conseguidos, por
lo que la primera impresión es buena. En junio de este año 2011
tendremos Naruto Shippuden 3D en las manos y os contaremos todos los
detalles sobre este nuevo título de la compañía Digital Bros; hasta
entonces, los fans del anime tendrán que esperar.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.