Desde el primer segundo en el que uno
empieza a ver los detalles que ofrece NBA 2K12, una cosa queda clara:
este juego es puro NBA. La secuencia de presentación de cada partido
está formada, según nos explicó Boenisch, por una mezcla elegida
de entre cientos de cortes de público gritando, animadoras
realizando coreografías, jugadores saludando desde la pista o
calentando… Infinidad de detalles típicos del espectáculo más
grande del mundo, creados especialmente para parecerse a las
emisiones televisivas americanas (para ser más exactos, a las de la
cadena TNT).

Hasta tal punto llega el afán de
simulación que incluso el punto de vista de cada estadio es
diferente, pues se ha tenido en cuenta la arquitectura de las canchas
y dónde están colocadas en cada una de las sedes de las franquicias
las cámaras para la retransmisión televisiva. En el Staples Center,
por ejemplo (el estadio de L.A. Lakers), la cámara está muy alta y
casi puede verse de un golpe de vista la cancha completa. En otros
estadios el ángulo baja a medio camino entre el techo y la pista,
por lo que veremos a los jugadores mucho más de cerca.

A continuación vemos cómo
la cámara se acerca a algunos jugadores, y podemos apreciar el nivel
de detalle y el cuidado con el que se han realizado las recreaciones
de sus caras y gestos. Han copiado algunos gestos típicos de cada
jugador (puesto que han negociado uno a uno con todos para obtener
sus derechos de imagen); las caras muestran un parecido asombroso, y
se han incluido en el juego todos los detalles como peinados, prendas
típicas propias, cicatrices o marcas en la piel y, por supuesto, los
típicos tatuajes de los bad guys de
la NBA. Como nota curiosa, aclarar que los tatuajes se han podido
hacer con tanto realismo hasta para el último suplente del equipo
Cuchara de Madera (el último de la liga regular) debido a que la
organización de la NBA tiene escaneados todos los tatuajes de los
jugadores de la liga; uno se pregunta a quién se le ocurrió la
feliz idea y exactamente para qué, pero visto el resultado final al
menos podemos afirmar que ha servido para algo. Como no podía ser de
otra forma visto el cuidado por el detalle que ha mostrado Take Two,
las plantillas están actualizadas casi hasta el último minuto
(incluyendo a Ricky Rubio en los Minnesota Timberwolves); debido al
cierre patronal que vive actualmente la NBA sólo faltan los rookies,
que según prometió Boenisch se añadirán en cuanto se conozcan vía
descargas.

Las animaciones resultan más
naturales, menos robóticas; como ya hemos dicho, los creadores del
juego se han preocupado en conseguir que cada personaje se mueva de
una forma diferente en función de su estilo de juego y de cómo es
su propio cuerpo. La respuesta de los jugadores a nuestros
movimientos con el mando se ha cuidado especialmente: una
vez empieza el partido, se nota con sólo intentar un par de
movimientos que el control ha dado un importante salto de calidad.
Además, para aumentar más aún la sensación de fluidez se les ha
añadido cierto ámbito de decisión propia e intuición para evitar,
por ejemplo, que choquemos constantemente al intentar pasar por el
lado a un contrario o que perdamos el balón de formas estúpidas. El
partido gana en velocidad y se hace mucho más sencillo trenzar
jugadas de verdadero espectáculo. Y ojo con la inteligencia
artificial: entre dos jugadores es fácil que el partido se convierta
en un correcalles de una canasta a otra; pero la máquina defiende
realmente bien, ataca con sentido y maneja tácticas complejas. No es
nada fácil ganarle un partido a la IA, y es de agradecer que el
juego suponga también un reto en ese sentido.

Basta con unos minutos para hacerse con
movimientos básicos como ganchos, pivotar sobre el pie de recepción,
tiros en suspensión… Para ayudar al ataque, bajo los pies del
jugador se nos muestran, con un contador amarillo de 1 a 5, las
posibilidades de anotar del jugador que controlamos; con dos barras
azules vemos su nivel de cansancio, la zona donde se encuentra más
cómodo para jugar… En defensa las opciones básicas son tratar de
taponar un pase o lanzamiento, meter la mano o bloquear el movimiento
de un jugador para impedirle tomar una buena posición. No hemos
llegado a jugar lo bastante para controlar jugadas algo más
complejas como un buen pick´n´roll,
faltas tácticas o defensas zonales bien realizadas. Los modelos
muestran una gran naturalidad: no tiene nada que ver observar a Rudy
Fernández volando a toda velocidad pegado a la línea que a titanes
como LeBron o Dirk Nowitzki fajándose en la pintura; realmente uno
encuentra parecido en la forma de botar el balón y de moverse por la
pista de cada jugador.

Uno de los grandes
problemas de los videojuegos de baloncesto, las colisiones entre
jugadores (algo absolutamente imprescindible para el juego, no sólo
por los choques accidentales sino por los bloqueos en defensa y
ataque), se ha resuelto con brillantez en esta edición. Según nos
comentó Boenisch, la física de las colisiones “es muy compleja
porque estamos hablando de un montón de gente metida en un espacio
pequeño como es una cancha de baloncesto; son muchas colisiones a la
vez”. Si hasta ahora lo normal era ver cómo todos los choques se
resolvían igual (ver al gran Shaq cayendo por un choque contra Nate
Robinson era algo sorprendente), con NBA 2K12 “ya no vamos a ver
cómo un jugador pequeñito choca contra un gigante y el gigante sale
volando. Hemos trabajado para que la reacción de cada jugador ante
un choque sea diferente en función de su peso, su posición en la
pista, cómo haya impactado contra su contrario…”. El resultado a
la vista está: un videojuego que resulta un espectáculo incluso
para ver cómo otros juegan.

Uno de
los aspectos que más se van a comentar sobre el nuevo NBA es el de
Jugadores Legendarios. Take Two ha elegido, junto con expertos de la
NBA, a 15 jugadores míticos que han marcado este deporte de un modo
u otro; quizá no están todos los que son, pero desde luego los que
están figuran por derecho propio. Encabezando la lista está el
incomparable Michael Jordan, que no podía faltar; también tendremos
a Bill Russell, Magic Johnson, Larry Bird, Wilt Chamberlain, Julius
Erving, Hakeem Olajuwon, Karl Malone, Kareem Abdul-Jabbar, Oscar
Robertson, Scottie Pippen, John Stockton, Patrick Ewing, Jerry West e
Isaiah Thomas. Siempre habrá quien opine que éste o aquél jugador
merecería más estar en la lista; pero sin duda estos 15 son
jugadores que han marcado, cada uno a su forma, la historia de la
NBA: la magia en la creación de juego de Magic; el bad boy
Isaiah Thomas… Tener la
oportunidad de, por ejemplo, lanzar un auténtico sky hook
con Abdul-Jabbar o clavar tiros
desde cualquier punto de la cancha con Bird es una auténtica
experiencia para un fanático del baloncesto Nba.

En el
modo Jugadores de Leyenda, tendremos la opción de disputar un
partido mítico contra su rival directo en la época; participaremos
en duelos míticos como los Lakers – Celtics de los 70, los Pistons
de los bad boys contra
los Celtics de Bird… Y cuando ganemos el partido desbloquearemos el
equipo del jugador legendario… ¡Y su contrincante! Por lo que
finalmente llegaremos a tener hasta 30 equipos históricos a nuestra
disposición. Para completar la inmersión en la experiencia
televisiva, en cada partido mítico se han imitado las
características de las retransmisiones de la época: en el duelo de
Chamberlain (años 60) el partido es en blanco y negro (con las
esquinas de la imagen fundidas en negro, pues las cámaras no eran
capaces de grabar todo el rectángulo); en los 70 empieza a haber
color pero éste no tiene el brillo y la vividez de los televisores
actuales, además de que la imagen muestra mucho grano y ruido…
¡Incluso han grabado las voces de comentaristas clásicos de otras
épocas! Como decimos, toda una gozada para los locos del baloncesto.
Para Erick Boenisch, “el modo Jugadores de Leyenda es como tener
dos juegos en uno. Por un lado tienes todo lo que siempre ha sido
este juego, y por otro la experiencia de revivir el pasado”.

Para
terminar, y por si todo lo anterior fuera poco, tenemos el modo
Carrera que ya aparecía en anteriores NBA. Con este modo de juego
podemos crear un jugador para vivir la evolución de su carrera desde
que juega en las ligas universitarias hasta llevarlo a triunfar en la
NBA. Para empezar, al crear el personaje podemos personalizarlo hasta
niveles realmente increíbles; no vamos a entrar en todas las
opciones de personalización que ofrece porque daría para unas
cuantas páginas por sí solo. Uno puede elegir entre distintas
formas preestablecidas de pelo, cara, cejas, físico, etc… o
directamente optar por el control analógico para modificar cada
detalle; Take Two ha puesto en las manos una herramienta de creación
de personajes tan potente que uno puede pasarse horas definiendo cada
pequeño detalle. ¡Es posible personalizar incluso las animaciones
de tiro, defensa, carrera y demás, para que el personaje se mueva
exactamente como nosotros queremos!

El modo Carrera ya
no es sólo jugar los partidos y aceptar ésta o aquella oferta; en
cada partido se nos premiará por la participación en el juego en
equipo, por hacer mejores a nuestros compañeros y cumplir
determinados objetivos. Y además tendremos que hablar con los
ojeadores, atender a los periodistas… cuestiones que cobran gran
importancia puesto que se traducen luego en el papel que uno cumple
en el equipo. Si un jugador se comporta con humildad y agradece a sus
compañeros el esfuerzo, estará bien integrado y tendrá a todo el
mundo contento; pero si se conduce como una estrella, se arriesga a
que el resto de jugadores no le pasen el balón en la cancha ni
aunque esté solo junto al poste bajo…

El único punto
negro que algunos jugadores podrían encontrarle es que el juego está
traducido, pero no doblado. Personalmente no lo encuentro un gran
problema: las retransmisiones, realizadas por voces conocidas para
los fanáticos del baloncesto americano, son vibrantes y añaden un
punto más de realismo. NBA 2K12 es una inmersión completa en la
experiencia NBA; los auténticos locos del baloncesto van a disfrutar
enormemente los modos Carrera y Jugadores de Leyenda. Los jugadores
más casuales también disfrutarán del juego, sobre todo en el
aspecto multijugador. La banda sonora acompaña excelentemente e
incluso los menús respiran la colorida estética de la mejor liga de
basket del mundo. Aunque nos falta por comprobar alguna cuestión
importante (como la disposición táctica en los partidos), lo que
hemos podido probar de NBA 2K12 nos muestra un producto redondo, bien
rematado, con un aspecto técnico y visual excelente y unas
sensaciones de juego extraordinarias.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.