Lara Croft está de vuelta en una nueva visión del personaje: este Tomb Raider es un remake que lleva la historia a su inicio, al evento que convirtió a la cazadora de tesoros más famosa de los videojuegos en la heroína que todos conocemos. Los reinicios de sagas clásicas hacen a menudo levantar una ceja de sospecha a los aficionados más fanáticos; pero si alguna vez las dudas fueron absolutamente injustificadas sin lugar a dudas ha sido con este reinicio. Tras tener la oportunidad de jugar a una amplia demo de varias horas quedo convencido de que este reboot tiene mimbres para convertirse en el mejor juego de la franquicia.

La historia urdida por Crystal Dynamics nos mete en la piel de una joven Lara (sólo veintiún años) que acompaña a una expedición científica que está grabando una especie de programa reality show para pagar los costes del viaje. La tripulación está formada por personas de lo más variopintas, desde el viejo lobo de mar del capitán (clásico personaje carismático de vuelta de todo, que sería capaz de sobrevivir en un desierto con un alfiler) hasta el grandullón del cocinero, pasando por un arqueólogo excéntrico y el resto de compañeros de viaje. Todos tendrán su papel en la historia del juego, y ya desde las primeras escenas cinemáticas se van dibujando sus personalidades: con apenas unos trazos firmes el guión les da vida suficiente para sostenerse como solventes "actores" de reparto.

Lara Croft

Una terrible tormenta acaba con el barco hecho trizas contra las costas de una isla desconocida en el mar del Japón. La tripulación queda desperdigada por la isla tras el naufragio; Lara se encontrará en un principio sola… y cuando encuentre más seres humanos sólo será, para su desgracia, el principio de un montón de problemas que tendrá que resolver a base de fuerza de voluntad, valor, ingenio, agilidad y buenas dosis de puntería. Antiguos poderes olvidados, sectas con fines desconocidos y otros misterios de toda clase le saldrán al paso en sus aventuras; pero mejor no contar nada más de la historia para que todo os suene a sorpresa cuando el juego os caiga en las manos.

Lara Croft está de vuelta en una nueva visión del personaje que tiene mimbres para convertirse en el mejor juego de la franquicia

En principio la apariencia y controles del juego se mantienen en la línea actual del género de aventuras y acción en tercera persona: la cámara va siguiendo a Lara, y además de poder dar largos saltos, trepar por multitud de lugares y otras proezas físicas también podremos defendernos de cualquier ataque con alguna de las distintas armas que vayamos encontrando (desde el silencioso arco hasta el mortífero fusil automático, con todo un rango de armas de todo tipo a nuestra disposición). Hay que aplaudir, además, el buen trabajo en el diseño del sistema de coberturas orgánicas: no hace falta pulsar ningún botón para que Lara se ponga en cobertura, sino que basta con caminar hacia ella y el persona se adapta automáticamente a la superficie de la que dispone para cubrirse.

Tomb Raider

Es curioso ver cómo Tomb Raider, pieza clave para entender una franquicia tan exitosa como Uncharted, ha sido capaz ahora de asimilar los mayores aciertos de Naughty Dog e incorporarlos con brillantez. Las mecánicas básicas del juego (exploración, plataformas, combate y puzles) funcionan estupendamente; el control está muy bien pulido y es tan preciso y exacto como ágil e intuitivo. Pero Tomb Raider no sólo es un juego del género muy bien hecho: la inclusión de mecánicas de juego de rol le añaden una dimensión extra muy interesante.

Y no sólo a nivel jugable: el hecho de poder mejorar al personaje, de que Lara va evolucionando a lo largo del juego, es consecuencia directa de los principios clave que Crystal Dynamics se planteó (mostrar la evolución de Lara y cómo cambia una persona cuando está contra las cuerdas) y se proyecta sobre la propia experiencia de juego. Podremos mejorar nuestras habilidades de combate y de supervivencia: al ganar puntos de experiencia subiremos niveles que, a su vez, nos permitirán cuando lleguemos a un campamento ( desbloquear nuevas capacidades o mejorar las que ya tenemos. Además, recogiendo piezas de material podremos también mejorar nuestras armas.

Tomb Raider no sólo es un juego del género muy bien hecho: la inclusión de mecánicas de juego de rol le añaden una dimensión extra muy interesante

Como decía, esta opción no sólo añade todo un nuevo apartado jugable a la saga, sino que viene perfectamente a cuento de la historia que nos están contando. Veremos cómo poco a poco Lara se va convirtiendo en una persona diferente, mucho más fuerte y segura de sí misma, más capaz de enfrentarse a todo. El guión hace un buen trabajo de caracterización de los personajes, y Lara no es la heroína de cómic de apariencia invulnerable que conocíamos de los primeros juegos: es un ser humano vulnerable que tiene miedo y sufre dolor; debe aprender a enfrentarse a todo eso y superarlo para poder salir adelante en una situación límite.

Tomb Raider

El "mundo" que exploraremos en este Tomb Raider mantiene ciertas claves de la franquicia (sí, hay tumbas y escenarios bajo tierra), pero no consta ya de niveles cerrados. Sin llegar a ser un mundo abierto, porque la historia tiene mucho peso (y eso implica siempre seguir cierta linealidad), Crystal Dynamics ha concebido tanto trama como escenario para que siempre podamos explorar más allá del camino a seguir… y que siempre haya algo que encontrar allá donde miremos. Tesoros coleccionables, notas y diarios para conocer más detalles de la trama, puzles ocultos en tumbas perdidas… El extraordinario trabajo artístico y técnico de recreación de la misteriosa isla hace aún más interesante la exploración.

En resumidas cuentas, tras varias horas jugando a una amplia demo de este Tomb Raider lo que a uno le dan ganas de decir se resume en dos palabras: "¡dadme más!". Nunca se pueden emitir juicios precipitados antes de poder probar el juego completo, pero todo lo que he visto hasta ahora del modo para un jugador (del multijugador hasta que no lo pruebe personalmente no tengo nada que decir) apunta a que este Tomb Raider va a dar mucho que hablar en este 2013. Estén muy atentos a esta nueva Lara Croft. A mí, personalmente, me gusta mucho más que la antigua.

 

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.