BBVA arranca mañana Wizzo, un nuevo servicio de cobros y pagos a través del teléfono móvil ajeno al banco: no es necesario tener una cuenta abierta en el banco para funcionar. El responsable de la aplicación, Hugo Nájera, lo describe en declaraciones a El Mundo como "un Whatsapp que permite pagar": los usuarios sólo necesitan un correo electrónico y un móvil; el dinero se mueve a través de una tarjeta prepago de móvil del cliente.

Esta tarjeta se puede utilizar simplemente con una contraseña y el número de teléfono del destinatario, que también debe estar dado de alta en Wizzo. También se podría pagar en comercios que adopten el sistema y hasta sacar el dinero de la tarjeta introduciendo un código en un cajero; y todo ello sin comisiones. El límite anual de transacciones, marcado por el Banco de España para evitar blanqueo de dinero, son 2.500 euros.

Wizzo se marca como meta llegar a un millón de usuarios en dos años; su público objetivo está entre los jóvenes de hasta 30 años. La idea de Wizzo se inspiró en el curioso caso de Kenia, un país con escasa infraestructura de oficinas de bancos, cajeros y datáfonos de pago con tarjeta en el que, gracias a la extensión de los móviles, se han generalizado los pagos a través del teléfono. Según la asociación global de operadores de móvil GSMA, en Kenia el 35 % del PIB circula a través de teléfonos.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.