El cambio en el aspecto técnico de Dragon Age II con respecto a Origins es más que notable, causando, en un principio, un impacto no muy positivo entre los seguidores de la saga.

Pero más allá del remozado aspecto artístico subyacen una serie de mejoras, que según los desarrolladores del título les ha servido para crear un juego “más consistente, limpio y bonito”.

Andreas Papathanasis, desarrollador de Bioware, asegura que “la tecnología fue una de las prioridades del equipo de programación durante la transición de Origins a Dragon Age II”, de ese modo, cuando “el equipo artístico” mostró “su visión de un estilo completamente nuevo”, el equipo de desarrollo “pasó mucho  tiempo identificando las mejoras de la tecnología necesarias para llevar acabo ese estilo artístico”.

Según Papathanasis, los grandes logros del motor gráfico Lycium son el sistema de iluminación, los personajes y los entornos abiertos.

Dragon Age II llegará a PC, PlayStation 3 y Xbox 360 el 11 de marzo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.