La violencia atrae al ser humano. La humanidad ha vivido durante más tiempo en paz que en guerra pero las representaciones y manifestaciones culturales del ser humano nos cuentan una versión alternativa. Todas las series, películas, novelas y videojuegos que aparcan su tiempo en el pasado se recrean en enseñarnos guerras, disparos, explosiones, asesinatos, muertes y destrucciones. Muy pocas obras culturales se recrean en los momentos de paz y prosperidad de la humanidad. Las guerras nos atraen. Los videojuegos, como parte del bagaje cultural de la humanidad, no se han escapado de esta espiral y nos presentan, en sus títulos ambientados en el pasado, los peores momentos bélicos del ser humano como la Segunda Guerra Mundial.

Dentro de los videojuegos existe un género concreto, “wargame”, literalmente juego de guerra, que fue el primero en representar episodios bélicos históricos en la pantalla de un ordenador. Compañías como Strategic Simulations Inc (SSI), fundada en 1979, fueron las responsables de títulos como Computer Bismarck (1980), Computer Conflict (1980) ambientado en la Rusia soviética o Bomb Alley (1981), ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Todos estos títulos comenzaron a sellar las principales características de los juegos de estrategia ambientados en el pasado, como por ejemplo la preferencia por los momentos bélicos.

La humanidad ha vivido durante más tiempo en paz que en guerra pero las representaciones y manifestaciones culturales del ser humano nos cuentan una versión alternativa

Unos años antes, Steve Colley, Greg Thompson y otros comenzaron a desarrollar Maze War (1974), el abuelo de todos los juegos de disparos en primera persona y no tardaría mucho hasta que aparecieron otros como Spasim (1974), desarrollado por el ejército de los Estados Unidos como simulador de guerra en el manejo de tanques y aviones, o Battlezone (1980), ya de uso comercial y que presentaban todos los rasgos de los juegos de disparos históricos en primera persona.

A finales de esta década y comienzos de la siguiente se lanzaron al mercado dos videojuegos que si moldearon todos los demás juegos de acción en primera persona posteriores. Ultima Underworld: The Stygian Abyss (1992) y Wolfenstein 3D (1992) marcaron dos estándares para los juegos de acción en primera persona como Sim City (1989), Civilization (1991) y Dune II (1992) hicieron lo propio para los juegos de estrategia. A partir de esta fecha se contaron por decenas los juegos de acción en primera persona que se lanzaron, con títulos como Doom (1993), Duke Nukem 3D (1996), Quake (1996) o Half-Life (1998) como abanderados de un estilo que estaba abonado a la gloria.

df7ada4b95cc948b1eab22b1f8d0a900

Maze War (1974), el abuelo de todos los juegos de disparos en primera persona.

Paulatinamente estos juegos fueron recubiertos de tramas e historias interesantes. Half-Life demostró que un juego de disparos en primera persona podía mostrar una trama interesante que se sostuviera por sí misma. Camino que siguió al año siguiente System Shock 2 creado por Irrational Games junto a Looking Glass Studios y que acabaría resultando en BioShock (2007). En este juego, de disparos, se reflexionaba sobre  cuestiones filosóficas, la idoneidad del objetivismo como forma de gobierno, pero siempre con una escopeta en la mano y disparando cartuchos a la cara de nuestros enemigos.

Gracias a la popularidad, y al éxito comercial, de este género personas ajenas a los videojuegos comenzaron a interesarse por ellos y a ver en estos una plataforma válida para lanzar sus mensajes y capitales. Uno de ellos fue Steven Spielberg, quien en 1995 formó DreamWorks Interactive L.L.C (1995-2000), compañía que más tarde se renombró en EA Los Ángeles (2000-2010), Danger Close Games (2010-2013) y que actualmente recibe el nombre de DICE Los Ángeles (2013-). Spielberg, bajo esta compañía, lanzó al mercado una obra capital para entender los videojuegos bélicos en primera persona, Medal of Honor (1999).

1 2

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.