Call of Duty: Advanced Warfare empieza a mostrar músculo. Ayer por la tarde, el juego de disparos por excelencia enseñó las primeras claves de su modo multijugador, auténtico núcleo de su propuesta. Cuatro mapas, cuatro modos, nuevas opciones jugables y un buen número de armas fueron los primeros ingredientes que Activision nos dio a conocer en el marco de la Gamescom.

¿Cuál es el primer veredicto? Parece que Call of Duty ha tomado nota de algunos elementos de nuevos competidores como Titanfall, pero sin perder por ello la esencia de acción directa de CoD. La novedad que más ha llamado la atención es la nueva verticalidad: la inclusión de jetpacks añade una dimensión extra a los mapas y mucha más movilidad a un sistema de juego ta de por sí frenético.

El jetpack no ofrece una gran maniobrabilidad precisamente, sino más bien la posibilidad de un segundo salto (con un aterrizaje errático) que supone unos segundos más en el aire. Así pues, más que servir para disputar combates en el aire el jetpack nos ofrece la posibilidad de realizar fintas, esquivas y rápidos cambios de posición; una movilidad más compleja al servicio de la jugabilidad de reflejos y pericia que ofrece Call of Duty.

Teniendo en cuenta los ciclos de desarrollo de un videojuego, no sería de extrañar que en realidad no haya una influencia directa de Titanfall, sino sencillamente una especie de evolución paralela: Sledgehammer estaba en la obligación (sobrevenida tras la pequeña decepción del continuista Ghosts) de renovar la saga, y esto de los "vuelos unipersonales" está en el imaginario de lo que suponemos será el armamento futurista.

Sledgehammer estaba en la obligación (sobrevenida tras la pequeña decepción del continuista Ghosts) de renovar la saga

El jetpack no es el único "gadget" futurista con el que podremos repartir cera entre nuestros enemigos. Escudos, exoesqueletos con impulsores (para hacer rápidos desplazamientos horizontales) y camuflaje óptico son tres de las habilidades que podemos seleccionar al personalizar nuestro soldado: tendremos 13 puntos para seleccionar los elementos que más nos interesen de entre una lista de habilidades, ventajas, gadgets y armas.

Hablando de armas, en la demostración de la Gamescom se pudo ver parte del nuevo arsenal de Advanced Warfare: rifle láser (potente y con una buena cadencia, pero también muy delatador de tu posición por su ruido y luces), granadas, un rifle de francotirador que dibuja la trayectoria de la bala (mayor precisión, pero la futura víctima también podrá ver dicho dibujo en el aire), un gadget para detecttar la posición de nuestros enemigos incluso tras cobertura…

Call of Duty: Advanced Warfare

Otro apartado es el de los modos de juego, nada menos que una docena. Contaremos con clásicos como Baja Confirmada, Capturar la Bandera, Duelo a Muerte por Equipos, Punto Caliente y Dominio. Entre las novedades se encuentra Uplink, un modo de juego en el que tenemos que llevar un dron esférico a un extremo determinado del mapa, como si fuera un partido de rugby con armas de repetición de por medio. Se trata de un modo diseñado para explotar el uso de los jetpacks: las "porterías" están en puntos elevados del mapa. Otro nuevo modo es Momentum (se puede traducir por Inercia), un modo de dominación de territorios que nos remonta al Guerra de Call of Duty: World at War.

Para aportar novedades en el flujo táctico y el ritmo de la partida, Sledgehammer ha dado algún que otro toque al sistema de rachas. Las nuevas Rachas Cooperativas permiten que los equipos coordinen sus esfuerzos para ganar más puntos; también podemos personalizar nuestras rachas para aprovechar nuestros puntos fuertes y nuestras armas favoritas. El propio diseño de escenarios nos anima a pensar un poco más allá de pulsar el gatillo, con eventos contextuales (explosivos, gases tóxicos…) que utilizados sabiamente pueden causar una enorme destrucción.

Hay que sumar, por cierto, nuevos cofres de armamento (Supply Drops en inglés) que se pueden ganar según completamos desafíos; en ellos podremos encontrar armas premium que sólo podrán obtenerse de este modo. También se añaden nuevas opciones de personalización, aunque entrar en esto al detalle sería demasiado largo; es un campo en el que el jugador tendrá que sumergirse con calma. Para poder hacer todas las pruebas pertinentes el juego añade el nuevo Campo de Tiro Virtual, una galería para probar las armas como queramos con distintos niveles que se adapta a diferentes tipos de armamento (y que podremos usar también en los tiempos de espera entre partidas).

Call of Duty: Advanced Warfare

La gran pregunta que muchos se estarán haciendo es si, más allá de las nuevas opciones jugables, a nivel técnico estaremos ante un Call of Duty de auténtica nueva generación. Lo cierto es que Advanced Warfare sigue siendo intergeneracional, y eso lastra inevitablemente el apartado gráfico, que seguramente podría tener más vuelo. No obstante, parece que el juego se mantendrá en los 60 fotogramas por segundo para dar una experiencia fluida y estable.

Por cierto: las consolas de Microsoft, Xbox 360 y Xbox One, vuelven a tener ciertos derechos exclusivos sobre el juego por delante de PS4, PS3 y PC; además quienes reserven el juego podrán disponer de él 24 horas antes, y las partidas de ese día 0 ofrecerán el doble de experiencia. Una gran ventaja de arranque que, aunque se corregirá sola pasado no mucho tiempo, no parece justa. La igualdad de oportunidades es clave para cualquier competición, y no creemos que Call of Duty necesite de estos trucos para vender.

En conclusión

Call of Duty: Advanced Warfare supone un soplo de aire fresco para una saga que llevaba varias entregas más o menos continuistas. Sus nuevas opciones jugables ofrecen una dimensión extra y una mayor profundidad táctica a la competición. A nivel técnico el juego cumple, pero su carácter intergeneracional es un ancla que le impide echar el vuelo que suponemos alcanzará cuando se centre sólo en las consolas de nueva generación.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.