Call of Duty: Black Ops III no ha sido anunciado oficialmente todavía, al menos con un trailer gameplay de esos que te dejan la mandíbula por el suelo, pero su teaser trailer (de tres minutacos) está haciendo correr ríos de tinta. Si no lo has visto puedes verlo bajo estas líneas. Al parecer, esta nueva entrega de la subsaga creada por Treyarch nos llevará a un futuro muy cercano donde los 'aumentos' genéticos y físicos serán el pan nuestro de cada día: los veremos en el deporte, los veremos en la oficina y los veremos, obviamente, en la guerra.

Éste no es un escenario desconocido para los jugadores: Deus Ex, por ejemplo, planteó un futuro así hace ya años. No voy a caer en el postureo típico repitiendo lo poco que me interesan los Call of Duty (aunque quien me conozca lo sabe), pero Black Ops III ha conseguido llamar mi atención con este vídeo, pese a estar repleto de tópicos muy manoseados: la Iglesia que se cuestiona el uso irresponsable de la ciencia, el entusiasta que alaba a aquellos que exprimen sus límites para llegar lejos, leyes políticas aperturistas que buscan integrar a los 'aumentados' o un trasunto de Edward Snowden que, todo hay que decirlo, me parece sonrojante.

No me parece mal que Treyarch y Activision busquen apelar al jugador con argumentos sencillos o utilizando figuras conocidas (como ese actor clavadito al antiguo empleado de la CIA y de la NSA) para poner sobre la palestra un asunto que en un futuro muy lejano será debatido con mucho fervor, no solo en los círculos científicos, sino en la propia sociedad. No hay más que ver lo que se habla hoy día del transplante de cabeza / cuerpo del doctor Canavero

Lo que me preocupa es que una franquicia como Call of Duty desaproveche la oportunidad de profundizar en un asunto como éste y lo utilice como simple excusa argumental para plantear la enésima Guerra Mundial entre buenos y malos. Es Call of Duty y no tiene por qué hacerlo: a fin de cuentas, sus propuestas solo buscan el puro, llano y respetable entretenimiento; pero por eso mismo, por ser Call of Duty, por ser capaz de llegar a un público tan masivo y heterogéneo, creo que sería interesante abordar (de una forma que no tiene por qué ser engorrosa) algo como las mejoras genéticas y físicas del ser humano.

Antonio Santo, en su artículo Todo es política dice: "por acción o por omisión cada videojuego envía una serie de mensajes, una visión ideológica". No puedo estar más de acuerdo: me encantaría que, por esta vez, una gran superproducción como Call of Duty lanzase un mensaje no por omisión y buscase tanto entretenernos como fomentar un sano debate sobre uno de los temas que en pocas décadas cambiarán a nuestra especie para siempre. Treyarch ha tenido varias oportunidades con los Black Ops y lo único que consiguió fue, como señala Chiconuclear, "no decir nada sobre Vietnam".

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.