Cambio de tendencia en Apple

Apple acaba de presentar las cifras concernientes al segundo trimestre del año fiscal, el mejor segundo trimestre de su historia. Los de Cupertino ingresaron la friolera de 58.010 millones de dólares (un 27% más que en el mismo periodo de 2014) y sus beneficios ascendieron hasta los 13.570 millones de dólares (un 33% más en comparativa interanual).

Si analizamos con detenimiento los números detectamos interesantes cambios de tendencia, motivados por el auge del mercado internacional (un 69% de los ingresos proceden de fuera de los Estados Unidos) y el canibalismo entre categorías de producto. Puede que las arcas de Apple rebosen como nunca (193.500 millones de dólares en efectivo), pero algo está ocurriendo en su seno.

Un gigante llamado iPhone

Las dudas suscitadas por el lanzamiento de sendos modelos para el iPhone 6 se disiparon al instante. Entre octubre y diciembre se vendieron 74,5 millones de smartphones en todo el mundo (84,5 millones sin consideramos los 10 millones colocados el día de su irrupción comercial). La cifra cobra relevancia al contraponer las unidades vendidas en el primer trimestre de los smartphones precedentes: 1,4 millones (iPhone 2G), 6,9 millones (iPhone 3G), 7,4 millones (iPhone 3GS), 15,8 millones (iPhone 4), 37 millones (iPhone 4S), 52,8 millones (iPhone 5) y 60 millones (iPhone 5S).

Tanto el iPhone 6 como el iPhone 6 Plus mantuvieron su excepcional arranque entre enero y marzo, con 61,17 millones de teléfonos adquiridos. El segundo trimestre de 2014 quedó lejos en comparación, al venderse 43,7 millones de iPhones. Así las cosas, la división de teléfonos inteligentes supone ya el 69% de los ingresos de Apple.

Pocos dudan de un hipotético iPhone 7 Plus, modelo de 5,5 pulgadas que ha tenido una excepcional acogida entre los usuarios, al tiempo que incrementaba notoriamente el margen de beneficios por terminal. El auge del mercado Chino también ha resultado determinante.

El alzamiento chino

Sin lugar a dudas, el titular de la conferencia financiera. China superó a Europa como segundo mercado en el último trimestre fiscal: el viejo continente aglutinó un 21% de los ingresos totales frente al 29% del mercado chino, cuyas cifras se han incrementado un 71% en un año. No extrañan entonces los planes de abrir 40 nuevas Apple Store en China durante 2016.

Por todos es conocida la fiebre del usuario chino por los gadgets dorados, motivo por el que hasta el nuevo MacBook abrazará dicha tonalidad. Cook y los suyos prestan más atención que nunca a todo un gigante del consumo, desde ya adscrito a la primera oleada de países en recibir los nuevos productos de la compañía. Así ha ocurrido con el Apple Watch, exhibido en distintos premium resellers como excepción a la norma internacional.

iPad en caída libre

La división de ordenadores portátiles y de sobremesa creció un 31% en China, alza que se repite internacionalmente (un 10%) tras años reportándose la debilidad del segmento. Se vendieron 4.560 millones equipos (iMac, MacBook Air, MacBook Pro y Mac Pro) entre enero y marzo, generándose una cifra de negocio valorada en 5.615 millones de dólares.

Algunos lo explican por la caída del iPad (hasta los 12,6 millones de unidades), dispositivo que ha perdido empuje (5.400 millones de dólares este trimestre) tras las discretas novedades del iPad Air 2 y el tercer iPad mini. El mercado de las tabletas electrónicas languidece entre alternativas que los incondicionales de la manzana mordida encuentran más atractivas, tales como el propio iPhone 6 Plus o un reinventado MacBook.

Desde Apple recuerdan que el iPad sigue siendo la tablet más vendida del mundo y que su ratio de adopción corporativa no tiene rival. A este respecto, sigue rumoreándose un iPad Pro de 12,9 pulgadas orientado al uso profesional. ¿Habría margen entre MacBook y MacBook Air para semejante opción?

Ansiedad de sorpresas

Aunque no se ofrecieron datos sobre el lanzamiento del Apple Watch (lanzado hace cuatro días), Cook adelantó que la respuesta ha sido muy positiva. La demanda resulta muy superior a la oferta y todos los esfuerzos se centran en acelerar el proceso de fabricación. Los desarrolladores también se muestran optimistas para con el dispositivo, de forma que su App Store suma ya más de 3.500 aplicaciones (frente a las 500 con que partió el iPhone).

Los usuarios respaldan así su avidez de “one more things”. Quieren que Apple les sorprenda, sea con un smartphone de 5,5 pulgadas, un iMac con pantalla 5K (cuyas ventas también han resultado excepcionales) o el mentado reloj inteligente. Hay hueco para otras categorías de producto, tales como televisores e incluso vehículos diseñados por los de Cupertino, aunque nos conformamos con la renovación del Apple TV, uno de sus gadgets más desaprovechados. Los rumores insisten en su presentación durante la próxima WWDC.

Sobre el Apple Watch, su llegada a España no se estima hasta finales del próximo junio.

¿Alguien dijo iPod?

Tras el descenso continuado del iPad, preocupa especialmente la situación del iPod. Salvando niminas actualizaciones internas, la línea de reproductores musicales suma varios años de estancamiento. Poco a poco se imponen las opciones de almacenamiento más elevadas para un iPhone adquirido (en parte) como solución multimedia de bolsillo y éso se hace notar.

Al listar sus áreas de negocio, Apple habla de iPhone (69% de ingresos), Mac (10%), iPad (10%), servicios (App Store, iCloud, iTunes, 10%) y finalmente “otros” (3%). Algo ocurre cuando una compañía no ofrece datos de venta concretos sobre alguno de sus productos. Que le pregunten a Sony por PlayStation Move o PlayStation Vita…

¿Podría desaparecer el iPod, otrora el dispositivo más popular de la compañía? Seguramente, a manos de un iPhone económico adscrito a las 4 pulgadas. Una prueba más de que los tiempos cambian y con ellos las preferencias tecnológicas. Apple ha sabido verlo y encamina sus pasos hacia nuevas direcciones.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.