Android 5.0 Lollipop está llegando por fin a multitud de plataformas, después de su periodo de rodaje en los dispositivos Nexus. Si tenéis un smartphone o tablet Android de gama media/alta, es muy probable que ya hayáis recibido la actualización o bien estéis a punto de recibirla. De modo que este es un buen momento para repasar qué ventajas traía consigo el nuevo sistema operativo de Google… y también su desventajas.

El cambio más evidente es en su interfaz de usuario. El nuevo diseño Material Design es una interfaz colorida y muy fluida que funciona mediante capas. La intención es hacer el manejo de los dispositivos lo más sencillo e intuitivo posible, sin sacrificar ni un ápice de rendimiento. Además, el sistema de notificaciones ha sido sensiblemente modificado, añadiendo un sistema de prioridades y de filtros que nos permitirán configurar cómo y cuando podemos ser interrumpidos por estas notificaciones.

Entre las nuevas herramientas para lidiar con las necesarias pero a menudo molestas notificaciones, está la posibilidad de ver y responder mensajes directamente desde la pantalla de bloqueo, el citado sistema de prioridades o la categorización de estas notificaciones para que sea más fácil administrarlas. Sin embargo, la característica que más ha gustado es algo tan sencillo como que las llamadas entrantes ya no interrumpen lo que estuviéramos haciendo con nuestro teléfono hasta queno decidamos coger la llamada.

Otro aspecto que se ha mejorado es el acceso a los ajustes más usuales. A partir de ahora, con sólo hacer un "doble swipe" (deslizar dos veces rápidamente) la parte superior de la pantalla, podremos acceder a las opciones de configuración más típicas, como por ejemplo conectar o desconectar la red WiFi o la tarifa de datos. Además, podremos acceder a los ajustes de rotación de pantalla, brillo o la linterna. Efectivamente, por fin la linterna está integrada en Android y no necesitaremos ningún tipo de aplicación de terceros para activar la bombilla led del flash y poder alumbrarnos con ella. Además, estará disponible en todo momento en este cómodo menú de ajustes rápidos.

La duración de la batería también ha sido mejorada (aunque no tanto como sería deseable) gracias a Project Volta. Además, se ha ampliado la información que recibimos sobre el nuestro nivel de carga actual y las estimaciones de cuánto tiempo de batería nos queda o cuánto falta para que nuestro dispositivo esté completamente cargado. Por último, una nueva API para desarrolladores llamada JobScheduler permitirá que éstos configuren sus aplicaciones con un comportamiento diferente en función del nivel de carga que tenga nuestra batería.

La seguridad no se ha dejado de lado, y Lollipop incluye la encriptación automática de nuestros datos activada por defectos en caso de robo o pérdida. También tendremos la opción, en caso de que estemos seguros de que no vamos a poder recuperar nuestro teléfono, de inhabilitarlo completamente de forma remota. A la hora del emparejamiento con otros dispositivos, dispone de herramientas para crear conexiones seguras que permitirán a los dispositivos que elijamos (y sólo a ellos) conectarse a nuestro smartphone aunque la pantalla esté bloqueada.

Hablando de seguridad, el modo multiusuario ha llegado a Android. Tener varias cuentas de usuario puede no perecer muy útil en un teléfono móvil, pero recordemos que Android es un sistema operativo multiplataforma, y esta característica podría ser muy útil en una tablet, por ejemplo. Diferentes cuentas de usuario nos permitirían compartir el dispositivo, por ejemplo, entre todos los miembros de la casa, sin miedo a que nadie husmee en nuestras fotos o abra Facebook con nuestra cuenta.

También se permiten cuentas de invitado, lo cual sí que puede ser muy útil para cuando alguien nos pide que le prestemos nuestro teléfono, y queremos que sea capaz de llamar pero no de entrar en nuestro WhatsApp, por ejemplo. Incluso se pueden fijar aplicaciones de tal manera que no se pueda salir de ellas sin nuestro código de desbloqueo (en Ajustes > Seguridad > Screen pinning), por ejemplo para cuando prestamos nuestro teléfono a nuestro primo pequeño y queremos que juegue a Candy Crush pero que no toque absolutamente nada más.

Como era de esperar, Android Lollipop también se adapta mucho mejor al nuevo hardware que podremos encontrar en nuestros dispositivos de alta gama, como por ejemplo los procesadores de 64 bits. Además, Dalvik ha sido sustituído por ART como máquina virtual, lo que mejorará el rendimiento en pantallas de gran resolución y generará interfaces mucho más fluidos que los hayamos podido ver hasta ahora.

La conectividad también se ha mejorado. Por una parte en cuanto a hardware, con los Bluetooth de baja energía (BLE)  que optimizarán el consumo de batería cuando emparejemos nuestros dispositivos con nuestros wearables (por ejemplo), y también a la hora de comunicar un dispositivo Android con otro. De hecho, cambiar de móvil ya no supondrá un trauma además de una alegría, porque podremos obtener una imagen de nuestro dispositivo anterior, con las mismas aplicaciones instaladas y la misma configuración, en nuestro dispositivo nuevo, gracias a la sincronización de nuestra cuenta Google.

Las mejoras para el multimedia tampoco se quedan atrás: menor latencia de audio de entrada, salidas de audio multicanal (incluyendo 5.1 y 7.1), soporte para audio USB, OpenGL ES 3.1… Mención especial merecen las mejoras para la imagen y el video, como por ejemplo la captura a máxima resolución y 30fps, soporte para el formato RAW, y una gran cantidad de ajustes para el sensor, la lente y el flash, que nos permitirán usar nuestro smartphone como una cámara fotográfica profesional.

Entonces, ¿son todo buenas noticias? No del todo. En el tiempo que lleva en los dispositivos Nexus, Android Lollipop ha recibido ya dos actualizaciones: 5.01 y 5.02 destinadas a corregir errores. Y se espera que la actualización 5.1 llegue en breve. Las principales quejas son que el ahorro de batería no es tal, y que ha desaparecido el cómodo "modo silencio" anterior, que permitía silenciar todos los avisos excepto la alarma del despertador, y ahora hay que configurarlo a mano mediante las prioridades y filtros de las notificaciones. Aún así, si nuestro modelo es compatible, es más que recomendable actualizar a la última versión de Android, porque las ventajas compensan con creces a los inconvenientes.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.