Assassin's Creed Unity ya es una realidad: Ubisoft ha confirmado su nuevo juego de la franquicia de los Asesinos para PS4 y Xbox One. Al fin nos llevan a la Revolución Francesa, un contexto histórico que se rumorea para la saga desde hace varios años. Con esto, además, volvemos a Europa y a un escenario puramente urbano tras dos entregas seguidas en ultramar (una en EEUU y otra en los mares del Caribe).

La Revolución Francesa es uno de los procesos históricos más importantes de la Historia de la Humanidad, y probablemente el más determinante de los últimos tres siglos junto con la Revolución Industrial y la II Guerra Mundial. El mundo es tal y como lo conocemos debido a que ocurrió aquella Revolución: fue el principio del fin del Antiguo Régimen, es decir, de las monarquías absolutas medievales, y la semilla de las democracias occidentales modernas (así como el origen de los Derechos Humanos).

Como es evidente, no nos vamos a poner a soltar aquí una compleja lección de Historia: no es el lugar y seguramente a ningún lector le interese demasiado ponerse a leer una larga retahíla de acontecimientos, causas, consecuencias, fechas y otros detalles. Sí que nos parece interesante, no obstante, dar algunas claves históricas para refrescar la memoria de los fans de Assassin's Creed.

La saga por excelencia de Ubisoft siempre se ha caracterizado por su fidelidad histórica (quitando los elementos de ficción, claro), por lo que siempre se disfruta más y se entiende mejor si uno conoce más o menos la época en la que está ambientado cada juego. Vamos a dar algunas claves históricas para entender mejor la Revolución Francesa… y para situar con mayor exactitud en qué momento se ambientará Unity.

¿Por qué ocurrió la Revolución Francesa?

Para explicar las causas y antecedentes de este proceso no hace falta un reportaje sino una tesis doctoral, tres enciclopedias y las obras completas de Montesquieu, así que se van a tener ustedes que conformar conmigo y un rápido boceto de la situación. A lo largo del siglo XVIII se desarrolló la Ilustración, un movimiento cultural e intelectual que promulgaba la supremacía de la razón sobre la fe, la igualdad entre los seres humanos y conceptos políticos revolucionarios (para la época… y para ahora, no nos engañemos) como la separación de poderes o la libertad del ciudadano.

Todas estas ideas, por supuesto, chocaban con la realidad cotidiana: Europa seguía de facto anclada en la Edad Media, con monarcas absolutos que hacían y deshacían a su antojo, la Iglesia detrás del trono y los nobles por encima del bien y del mal. La desigualdad social llevaba ocurriendo milenios y nunca había pasado gran cosa… pero en la Francia de finales del siglo XVIII había, por primera vez, una gran masa social de gente que sabía leer y que generaba suficiente riqueza como para no vivir al día y gozar de cierto poder económico: los ingredientes necesarios para empezar a plantearse que, a lo mejor, las cosas no tenían por qué ser así y se podía hacer algo por mejorar la sociedad.

Nôtre-Dame en Assassin's Creed Unity

La toma de la Bastilla

Hacia 1789, por culpa de una gestión política desastrosa Francia vivía años de hambrunas y necesidad. Además, en 1783 se había firmado en París el fin de la Guerra de Independencia, y pocos años más tarde se firmó la Constitución de Estados Unidos, que no nos olvidemos que fue la primera constitución democrática del mundo. El caldo de cultivo era perfecto: había descontento social de las clases bajas, una clase media potente deseosa de cambiar el orden establecido para ponerse al frente y un ejemplo de revolución exitosa en el que fijarse.

Los burgueses, tras intentar en vano ganar peso político, se opusieron frontalmente al sistema y juraron no parar hasta lograr una constitución para Francia. Sólo faltaba una mecha que prendiera el polvorín que era la Francia de la época: la represión violenta de una serie de manifestaciones en París fue el detonante que echó a los parisinos a la calle. Unas horas después tomaron la Bastilla, que era tanto una prisión como una fortaleza militar clave para controlar París. Tras acabar con el gobernador de la Bastilla, los rebeldes fueron a por el alcalde, lo mataron y clavaron su cabeza en una pica (literalmente). Había empezado la Revolución Francesa.

¿Qué pasó en la Revolución Francesa?

Evidentemente, los franceses no se pasaron los quince años de la Revolución tirándose adoquines y cantando "la Marsellesa", entre otras cosas porque hasta 1792 no se compuso. Una vez más, no podemos entrar en detalles (bastante largo está quedando esto): en la Revolución pasaron muchas, muchas cosas. Ya hemos hablado de la toma de la Bastilla; después se declaró la primera constitución francesa. Durante un tiempo intentaron que aquello funcionara como monarquía constitucional, pero no hubo forma y finalmente cayó el rey Luis XVI.

La Asamblea Nacional nombró un nuevo gobierno, la Convención, para que dirigiera el proceso de cambio político y frenar un poco la violencia revolucionaria. No les salió muy bien la jugada: el líder de la Convención, Robespierre, guillotinó a medio París (incluyendo al rey y su familia) hasta que le guillotinaron a él. Se redactó otra constitución y Francia pasó a estar gobernada por un Directorio de cónsules, un gobierno más conservador, para evitar que hubiera otro baño de sangre en las calles de París.

El general Napoleón, tras volver de la guerra en Egipto, decidió que aquello era un sindiós y, en un alarde de modestia, se nombró primero cónsul vitalicio y después emperador (dando así, de paso, fin al proceso revolucionario). Mientras ocurría todo esto a los franceses dio tiempo a diseñar la actual bandera francesa, componer el himno y redactar la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Casi nada.

Assassin's Creed Unity

¿En qué momento de la Revolución se ambienta Assassin's Creed Unity?

El asunto es que, en principio, no nos hace falta entrar en mucho detalle sobre todo lo ocurrido en la Revolución Francesa: hay un detalle del trailer que nos permite encuadrar en el tiempo la acción del juego. Hablo, por supuesto, de la guillotina. Y es que, aunque en el imaginario popular se asocie la guillotina con toda la época de la Revolución, en realidad no se empezó a usar hasta 1792. En contra de lo que dice el mito, el médico Joseph Guillotine no inventó la guillotina: sólo la propuso a la Asamblea como método de ejecución más piadoso comparando con los que utilizaba la monarquía, bastante más crueles para el ajusticiado.

La guillotina no se dejó de usar en Francia hasta 1977, pero durante la Revolución hubo una etapa muy concreta en la que echaban humo de tanta actividad: el Reinado del Terror. En esa época, miles de personas fueron condenadas a la guillotina: liderados por el peligroso exaltado Robespierre, el bando más radical del momento se había puesto al frente de la Revolución. Robespierre le cogió pronto el gustillo a mandar gente al patíbulo y, tras ejecutar a Luis XVI, su mujer y su familia, siguió con los que consideraba antirrevolucionarios y con sus enemigos políticos hasta que al fin casi todo el mundo se dio cuenta de que aquello se les había ido de las manos y acabaron con el problema cortándole la cabeza al mismo Robespierre.

Como hemos dicho, la guillotina se siguió usando, pero yo estaría dispuesto a apostar que Unity se ambientará en estos años (o como mucho los inmediatamente posteriores, hasta 1799). Es una época en la que todavía había fervor revolucionario en las calles, y el reinado del terror de Robespierre y sus intentos por controlar la Revolución, sumados a la paranoia social que éste provocó, parecen ideales para la eterna lucha entre los libertarios Asesinos y el afán de control y poder de los Templarios.

Assassin's Creed

En conclusión

Como podéis ver, en los 15 años de la Revolución dio tiempo a que pasara de todo, así que no faltan acontecimientos históricos de interés para el protagonista de Assassin's Creed Unity (que será un nuevo asesino por razones evidentes: desde los eventos de Assassin's Creed IV pasan, como mínimo, 70 años). La época es perfecta para el juego: el conflicto por la libertad (no sólo entre la Revolución y el Antiguo Régimen: también entre facciones de la Revolución) es el tema central de la historia de Assassin's Creed, al fin y al cabo. Hay algunos hechos clave en los que sería curioso jugar un papel de importancia, como la ya citada Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (germen de nuestros actuales Derechos Humanos). El lunes veremos algunos personajes históricos que creemos que serían interesantes para este nuevo Assassin's Creed… ¡a ver con cuántos acertamos!

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.