Quien diga que nunca ha soñado con crear su propio videojuego, o bien aborrece el ocio digital, o directamente miente. Es un tema que ya hemos tratado otras veces en Vadejuegos, por ejemplo en nuestra guía sobre software para crear videojuegos sin necesidad de programar, o en nuestro artículo sobre CryEngine. Sin embargo, en todos estos casos se supone que ya sabemos lo que queremos hacer y, más o menos, cómo hacerlo. ¿Y si no fuera ese el caso? ¿Cómo podríamos formarnos?

Los videojuegos, por mucha controversia que haya habido al respecto, son obviamente arte. Y por lo tanto su creación, como la de cualquier otra obra artística (una novela, una película) requiere de cierto talento y de una serie de conocimientos. Con el talento no os podemos ayudar: hay quien lo tiene y hay quien no lo tiene. Sin embargo los conocimientos son algo que, especialmente en la era de internet, está al alcance de todos. Por eso nos hemos decidido a escribir esta pequeña guía sobre recursos para auto-formarnos en el arte de crear videojuegos.

Lo primero es tener una idea (si es buena mejor). Ahí tampoco hay mucha ayuda que os podamos prestar, pero sí podemos indicaros a alguien que podría: Squidi. En esta página web podréis encontrar 300 mecánicas para que juegos que aún no existen y que puede usar quien quiera, ideadas (al parecer) por un auténtico filántropo con suficiente tiempo libre. Si usáis alguna de sus ideas, no olvidéis mencionarlo en los créditos y, por qué no, donar algo de lo que ganéis a su página web.

Nuestra idea inicial, el germen de nuestro juego, deberá componerse por lo menos de una mecánica jugable, una ambientación y un argumento (si lo hubiera). Con todo esto en mente, ya sabremos aproximadamente cómo será el videojuego que queremos crear. Pero claro, si fuese tan fácil trasladar la cosas de la mente al mundo físico, todos seríamos magníficos pintores, poetas y músicos. Para ayudarnos en la tarea de diseñar el juego a partir de la idea os recomendamos un par de libros.

Uno de ellos es Diseño de Videojuegos, que contiene las ideas básicas para transformar nuestra idea en un proyecto tangible, diseñar los niveles, etc. El otro es Arte de Videojuegos, que nos echará una mano con la parte visual y artística. Ambos están en perfecto español, editados por la editorial Ra-Ma y pueden encontrarse en distintas tiendas especializadas o en el portal web Gametopía.

La creación de gráficos para videojuegos requiere especial atención. Si somos unos artistas estupendos (o conocemos a algún artista estupendo) no será un problema, pero estadísticamente es bastante probable que no lo seamos. Si este fuera el caso, podemos echar mano de fuetes de recursos gratuitas como OpenGameArt, que recopila una inmensa cantidad de recursos gráficos que podemos usar libremente (con ciertas limitaciones ocasionales, dependiendo del recurso).

Por supuesto, todo esto no serviría de nada sin un entorno adecuado en el que montar todas las piezas. Aquí nuestras opciones son muchas: si somos programadores expertos, podemos programarlo en nuestro entorno favorito y exportarlo a la plataforma que nos plazca. Pero si no lo somos (e igual que ocurría con lo de ser buenos artistas, estadísticamente es la opción más probable), es muy posible que nos interese usar un entorno especializado en la creación de videojuegos.

Si vamos a usar un entorno especializado, la opción de mejor calidad está clara: Unity. No sólo es un entorno integrado con el que podemos realizar prácticamente todos los pasos que requiere la creación del videojuego, sino que además permite exportar prácticamente a cualquier formato: Windows, Mac, Linux, Android, iOS, Windows Phone, Flash, HTML5… ¿Problemas? Principalmente dos: por una parte, es bastante complejo de usar, y por otra, la versión profesional es bastante cara.

También podemos usar la versión gratuita, por supuesto, pero está bastante limitada. Además, no tiene mucho sentido aprender a usar el mejor entorno de creación de videojuegos del mercado y después no poder usar casi ninguna de sus funciones, por lo que si realmente queremos desarrollar de forma gratuita no es nuestra mejor opción. En cualquier caso, si queremos aprender a usar Unity, aquí tenéis dos cursos:

Otra opción profesional magnífica y sensiblemente más barata que Unity sería usar CryEngine, que desde hace poco puede "alquilarse" en Steam a un precio bastante competitivo y que tiene la misma potencia que Unity por mucho menos dinero. Eso sí, es también bastante más complicado de usar. Hay muchos cursos para aprender a usarlo, pero uno de los que más nos han gustado para iniciarse ha sido este:

Hay otros entornos más sencillos que estos para crear videojuegos, por ejemplo Game Maker Studio o Leadwerks Game Engine, que pueden perfectamente servirnos. Incluso, si queremos ir a lo fácil, podríamos usar RPG Maker o Project Spark (cuando salga). Pero francamente, estos últimos son bastante limitados. En cualquier caso, os recomendamos nuestro artículo sobre Cómo crear tus propios videojuegos para ampliar información sobre los entornos disponibles.

Como habréis podido ver, la mayor parte del software para creación de videojuegos se publicita diciendo que "no se necesita saber programar" para hacer videojuegos. Esto es técnicamente cierto, pero no nos engañemos: saber programar es un conocimiento extremadamente útil a la hora de crear videojuegos o contenido multimedia de cualquier otro tipo. Además, ¿por qué habríamos de tenerle tanto miedo a la programación? A fin de cuentas, se tarda menos en aprender a programar en Java que en aprender a modelar con 3D Studio.

El mundo de la programación es francamente inmenso, y de ninguna forma tenemos espacio suficiente para tratarlo en este artículo. Sí que os damos, sin embargo, una pista importante: vais a necesitar Java y C++. Ambos son lenguajes más o menos accesibles e increíblemente útiles. Por supuesto, constituyen un mínimo: si nos interesa seguir aprendiendo, haríamos bien en conocer también Flash, HTML, C#, Lua, SQL… pero es conveniente dejar el aprendizaje de más lenguajes para cuando realmente sepamos para qué los vamos a usar.

¿Y dónde podemos aprender a programar? Hay cientos, por no decir miles, de páginas que ofrecen cursos gratuitos de programación en cualquier lenguaje que podamos imaginar, de modo que una búsqueda en Google debería sacarnos rápidamente del apuro. En cualquier caso, si queréis encontrar cursos gratuitos de calidad, estas son las dos páginas más importantes que debéis conocer:

Por supuesto, si queréis una formación un poco más reglada, hay cientos de cursos presenciales organizados por desarrolladoras de videojuegos y universidades de prestigio. Eso sí, desde luego no son gratuitos, pero aún así son un excelente trampolín para saltar al mundo del desarrollo de videojuegos de la manera más profesional posible. No hace mucho os hablábamos de DigiPen Bilbao, y aprovechamos para volver a recomendarlo.

Y bueno, en principio esto es todo por el momento. Se nos han quedado muchas cosas en el tintero, por supuesto: modelado 3D, creación de los temas musicales, obtención de recursos de audio… pero eso lo dejamos para una próxima entrega. Desde luego, sólo con lo que os hemos dejado para estudiar hasta ahora, vais más que servidos durante unos cuantos días.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.