No hace mucho os hablábamos del lanzamiento de las dos nuevas consolas portátiles de Nintendo, la New 3DS y la New 3DS XL. Además, nuestro compañero Jose Carlos Castillo nos contaba su experiencia con la Ambassador Edition que ya tiene en su poder. Pero como aún habrá quien siga teniendo dudas, os ofrecemos ahora una comparativa pormenorizada de todas las mejoras que trae consigo la New Nintendo 3DS.

El añadido más llamativo de la consola es el segundo stick analógico y los dos nuevos gatillos ZR y ZL. Sin embargo, lo que más marcará la diferencia en cuanto a experiencia de juego será el cambio en la tecnología Eye Tracking, que permite una mayor estabilización y ángulo al efecto 3D sin gafas que hizo famosa a esta consola en primer lugar. La lectura de los ojos del usuario mediante la cámara frontal ha mejorado, y ahora no perderemos el efecto 3D si movemos mucho la cabeza mientras jugamos.

Otro de los añadidos es la compatibilidad con las famosas figuras amiibo, por las que Nintendo ha apostado sin reservas, gracias a un chip NFC. Y por supuesto están las carcasas intercambiables, que harán las delicias de los amantes de la personalización. Aunque la principal razón para adquirir una New Nintendo 3DS sigue siendo el software: si queremos jugar al nuevo Xenoblade Chronicles (y probablemente queramos), no nos queda otra opción.

Hablando de software, uno de los grandes aciertos de Nintendo (del que deberían aprender otras compañías) es la retrocompatibilidad. Es decir, el nuevo modelo de Nintendo 3DS es compatible con los juegos lanzados para los modelos anteriores, algo que debería ser obligatorio para todas las plataformas. Así, podremos seguir jugando a toda nuestra biblioteca de juegos sin necesidad de elegir qué consola llevarnos en el bolsillo.

La pantalla ha mejorado en cuanto a tamaño, pasando de las 3,53 a las 3,88 pulgadas, pero no en resolución, que sigue siendo de 800×240 píxeles. Acostumbrados como estamos a resoluciones gargantuescas (hoy en día todos los móviles salen con FullHD de fábrica) puede parecer poco, pero lo cierto es que la pantalla se sigue viendo magníficamente bien y tiene un contraste más que adecuado para jugar.

Una pantalla mayor implica un tamaño también mayor, así que la portátil de Nintendo ha pasado de medir 74 x 134 x 21 milímetros a los 80.6 x 142 x 21.6. Un cambio francamente pequeño y que no afecta a la portabilidad del dispositivo. También ha aumentado el peso, concretamente la nueva 3DS pesa 18 gramos más que su predecesora, lo que también es un cambio bastante inapreciable.

La batería también ha mejorado, de modo que a pesar de tener una pantalla más grande, tendremos más tiempo de juego sin necesidad de carga. Concretamente, podremos jugar has 6 horas con juegos de Nintendo 3DS, y hasta 10,5 horas con juegos de Nintendo DS (suponiendo, eso sí, que sean juegos con unos requisitos de hardware bajos). En cuanto a las conexiones, prácticamente ningún cambio, excepto el del chip NFC para conectar los amiibo.

Un añadido que ha pasado bastante desapercibido y que puede ser bastante interesante es el del navegador compatible con HTML5. Esta tecnología está llamada a convertir se en el nuevo estándar de la web, y aunque no solamos usar nuestra 3DS para navegar por internet, es importante tener esa capacidad.

En resumen, la nueva Nintendo 3DS es superior a la anterior en prácticamente todo. Como únicas notas negativas podríamos poner su (casi inapreciable) aumento de peso y el que no venga de serie con un adaptador AC, que sí que nos parece un fallo importante, así que los nuevos compradores tendrán que hacerse con una base de carga que se vende por separado.

¿Y qué pasa con la New Nintendo 3DS XL? Pues prácticamente la única diferencia es su mayor tamaño. Ello implica un mayor tamaño de pantalla (4,88 pulgadas) pero nuevamente no hay aumento de la resolución, que sigue a 800×240, lo que en opinión de muchos jugadores lastra un poco la experiencia de juego y hace los píxeles claramente visibles. Sus medidas son de 93.5 x 160 x 21.5 milímetros y su peso de 329 gramos, bastante más que su hermana pequeña.

Es decir, todos aquellos que se compraron en su día una Nintendo 3DS XL por la pantalla un poco mayor y por ser más cómoda de manejar por su tamaño, deberían plantearse optar ahora por una New Nintendo 3DS pequeña, porque tiene múltiples ventajas. La pantalla tiene mayor densidad de píxeles por pulgada, es mucho más ligera, es más barata y tiene muchas más carcasas intercambiables. Eso sí, la batería dura un poco menos que la de su hermana mayor, pero la diferencia es mínima.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.