No reservé Crash Bandicoot N’Sane Trilogy al suponer que sobraría stock. Como Activision, me equivoqué. Que un videojuego esté indisponible en Amazon el día de su lanzamiento sorprende, pero que tampoco encuentres copias en los principales establecimientos de la capital todavía más. De hecho, la reposición se está produciendo con cuentagotas, debido a una demanda internacional igual de notable.

Basta echar un vistazo a los titulares: N’Sane Trilogy es el videojuego exclusivo con mejor lanzamiento británico en lo que va de año, superando a hitos cualitativos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild u Horizon: Zero Dawn. Tal así que corona el listado de ventas por segunda semana consecutiva, situándose como el mejor estreno absoluto de 2017 tras Ghost Recon: Wildlands (disponible para un mayor número de plataformas). Pero volviendo a nuestro mercado, GAME lo ratifica como el más vendido de junio pese a irrumpir el último día del mes.

El éxito de Crash Bandicoot resulta de interés por muchas razones. Demuestra primeramente que Sony se equivocaba al espetar aquello de que la “retrocompatibilidad no importa“, como respuesta a quienes pedían un movimiento similar al de Microsoft con Xbox One. Porque no nos engañemos: remasterizaciones como la que nos ocupa son una forma más de retrocompatibilidad, sólo que pasando por caja a colación de añadidos premium (hablemos de niveles adicionales o un prominente lavado de cara). Visto lo visto, ¿alguien duda de que Activision plantea ya el retorno de Spyro the Dragon? Tampoco es ningún secreto que Modern Warfare Remastered salvó las ventas de Infinite Warfare

En lo que a Sony respecta, el lanzamiento de clásicos para PlayStation 2 en su Store y la consolidación de PlayStation Now chocan frontalmente con una retrocompatibilidad gratuita. Porque (¡oh, sorpresa!) la multinacional japonesa pretende lo mismo que las demás editoras: rentabilizar al máximo sus producciones, especialmente ahora, que la nostalgia se vende a espuertas. Claros ejemplos en lo que llevamos de generación son The Last of Us, Uncharted: The Nathan Drake Collection, God of War 3, Quantic Dream Collection, Gravity Rush, Parappa the Rapper, Loco Roco, WipEout Omega Collection o los próximos PataponShadow of the Colossus. Suena también la franquicia Jak and Daxter, tras ser listada por el organismo de clasificación por edades estadounidense (ESRB).

La estrategia ha sido diferente por parte de los de Redmond, faltos de exclusivas y necesitados de contraprestaciones para espolear las ventas de su última sobremesa. No se explican de otro modo sus ímprobos esfuerzos porque terceros compatibilicen sus juegos para Xbox 360. Puede no parecerlo al tratarse de una solución gratuita, pero todas las partes salen ganando: las ventas de One se han incremento conforme nuevos títulos se sumaban al listado de retrocompatibles (cerca de 400 actualmente) y no pocas editoras han relanzado juegos bajo el membretePlays on Xbox One. Software que está vendiéndose excepcionalmente bien y compensa las, por otra parte, raquíticas versiones multiplataforma (no olvidemos que PS4 duplica las ventas globales de su más directa competidora).

Clásicos como Crash Bandicoot lo son por su impecable diseño de niveles

Nintendo es otro de los agentes interesados en beneficiarse de nuestros recuerdos. Si seguís dándole vueltas a la limitadísima producción de sus consolas retro (SNES Mini dejará de fabricarse a final de año), pensadlo de nuevo: está directamente relacionada con la carencia de Consola Virtual en Nintendo Switch. Una vez irrumpa en la plataforma híbrida, no habrá hardware que canibalice las ventas digitales de NES, Game Boy Advance o la propia GameCube. No importa las veces que nos vendan Super Mario Bros., que volveremos a pasar por caja.

Que viejas y nuevas generaciones enloquezcan por igual con el remozado del marsupial, a fin de cuentas, manifiesta que los clásicos lo son por algo. En este caso por un diseño de niveles a prueba de bombas, donde cada precipicio y enemigo imbuyen al jugador en un ensayo y error extrañamente placentero. Éste es también el triunfo de un género dado por muerto años atrás; la prueba de que los plataformas tienen cabida entre tanto shooter multijugador. Ahí tenéis sino a Ratchet & Clank, Yooka-Laylee, Voodoo Vince Remastered, Cuphead, Sonic Mania (y Forces), A Hat in Time, Super Lucky’s TaleBubsy: The Woolies Strike Back y un claro candidato a juego del año: Super Mario Odyssey.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.