Cada año alguien intenta competir por un hueco en la escena multijugador del género de disparos; y puede que los grandes nombres estén ya algo viejos, pero por muy cansado que esté, un dragón es un dragón y no es tan fácil de quitar de en medio. Battleborn es el ejemplo más reciente de nueva franquicia que baja a la (metafórica) arena como un gladiador novato. Este nuevo título de Gearbox distribuido por 2K llega en un momento tan interesante como complicado: aunque no tenga nada que ver con shooters puros como Call of Duty, es evidente que compite por la atención del mismo público, que empieza a dar algún síntoma (leve) de cansancio hacia las sagas dominadoras en los últimos años. Por otro lado, Blizzard ha conseguido generar mucha más atención con la beta de Overwatch, que aunque tampoco ofrezca el mismo tipo de jugabilidad se dirige también a un grupo similar de jugadores.

battleborn-1

Quizá Battleborn corra el riesgo de pasar bajo el radar, y más en un mes complicado para cualquier lanzamiento como este mayo con varios títulos de relumbrón; pero imagino que nadie espera que el juego triunfe a la primera y destrone a los grandes tótems de la escena multijugador, sino que deje asentados los cimientos para apropiarse de un nicho cómodo a partir del cual intentar crecer. El problema con un juego de esta clase (en realidad podríamos decir que con cualquiera, pero en el multijugador el fenómeno es mucho más acusado) es que no sólo depende de lo que el juego en sí tiene que ofrecer, sino también de que tenga la suerte de caer en gracia. La gran pregunta ante la llegada de cualquier juego multijugador (y en este caso ante Battleborn) es si logrará una masa crítica de usuarios suficiente. Al menos la mitad de un título multijugador es su comunidad: un juego online puede ser fantástico, pero si no encuentras con quién jugarlo no hay nada que hacer.

¿DE QUÉ VA BATTLEBORN?

Las estrellas se han apagado, y con ellas la vida en todos los planetas del universo. Los varelsi, una especie extremadamente poderosa, han devorado la luz y energía de todas las estrellas del cosmos; millones de galaxias y sistemas han colapsado, y las civilizaciones que vivían en ellas se han extinguido para siempre. Las pocas que han podido sobrevivir han huido hacia el único lugar capaz aún de sostener vida: Solus, la última estrella que aún permanece. Allí los mayores héroes de cada una de las facciones supervivientes se reúnen en un cuerpo de combate de élite para enfrentarse a los varelsi y tratar de detener la destrucción final: son los Battleborn, la última fuerza de choque del universo.

Como tenemos averiada la bola de cristal y, más allá de intuiciones personales, no hay forma de saber si sonará la flauta o no, casi mejor vamos a evitar las especulaciones. ¿Qué ofrece Battleborn a los jugadores para animarlos a que lo prueben? El juego de Gearbox es más bien un MOBA en primera persona: cada partida enfrenta a dos equipos de hasta cinco héroes especializados en los ya clásicos roles de ataque, defensivo, tanque y soporte. No se trata de la experiencia estándar de un juego de disparos en primera persona, y de hecho la gran mayoría de sus personajes ni siquiera basan su estilo de combate en el disparo: los hay que utilizan magia, habilidades de ayuda y curación o incluso exclusivamente basados en combate cuerpo a cuerpo; así hasta 25 personajes con perfiles muy distintos, tanto en cuanto a sus mecánicas de juego como en su estilo visual.

1 2 3

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.