Ríos de tinta han corrido con Battlefield Hardline. Una primera beta que dejó un regusto amargo a casi todo el mundo y un retraso de meses para poder pulir el juego (que daba vía libre al todopoderoso Call of Duty Advanced Warfare) presagiaba lo peor para el título de EA y DICE esta vez desarrollado por los bien avenidos chicos de Visceral Games (Dead Space, Dante's Inferno).

Sin embargo, una vez levantadas las faldas del juego, podemos asegurar que la debacle no ha sido tal y que, de hecho, esta “desmilitarización” de la franquicia le ha sentado muy bien a la saga. No sentará cátedra en el mundo de los shooters, pero sin duda ofrece una propuesta jugable muy interesante, tanto en la campaña para un jugador como en su omnipresente multijugador.

Las últimas campañas de Battlefield (especialmente la del 3; el 4 me gusto algo más) me decepcionaron sobremanera. Y siempre he defendido que la saga se debía centrar en su punto fuerte que, como todos ya sabéis, es su apartado multijugador. Sin embargo, la gente de Visceral no es precisamente manca a la hora de crear experiencias jugables para una sola persona, y hay que admitir que esta campaña de Hardline, a medio camino entre Miami Vice (la película de Michael Mann, no la serie) y las películas de género buddy cop, le sienta como anillo al dedo a una franquicia que tenía la temática bélica sobreexplotada. Y no miro a nadie, ¿eh, Activision?

Así que con una duración estándar y unas mecánicas jugables bastante clásicas Ç(pero con ciertos alicientes), nos encontramos con un modo campaña que nos pondrá, por circunstancias del guión, en ambos lados de la ley. Es cierto que el título comienza fuerte para luego ir desinflándose poco a poco hasta resurgir en la catarsis final de la historia, sin duda lo mejor de toda la campaña. Pero, como ya hemos dicho antes, Visceral no ha pretendido romper moldes con el título que hoy nos ocupa. Eso sí, al menos la ambientación de Miami, la historia de policías corruptos, mafias, drogas, traiciones y venganzas, nos mantendrá pegados a nuestra pantalla de forma más o menos digna e interesante.

Battlefield Hardline nos pondrá, por circunstancias del guión, en ambos lados de la ley

Sea como fuere, es de agradecer la inclusión de algunos elementos, como el escáner para buscar pruebas y sospechosos, el uso de ganchos y tirolinas, la posibilidad de sacar la placa para arrestar a los sospechosos sin violencia (no siempre será fácil ni posible, ojo), e incluso algunas fases con zonas bastante amplias que nos permitirán elegir si queremos entrar a saco, o por el contrario usar el sigilo para solventar la situación. Pero que nadie se lleve a engaño, todas estas acciones son puntuales durante el juego (salvo el escáner que acabará por resultarnos demasiado pesado) y la acción se centrará en los clásicos tiroteos y persecuciones. Todo ello con un resultado más que decente y con una historia con muchos tópicos pero que sin duda aporta un aire fresco a la saga.

Me deja cierta desazón la calidad técnica de este Battlefield Hardline. Que nadie me malinterprete: el juego luce bastante espectacular en todas las plataformas, y especialmente en PC por lo que he podido ver (nosotros hemos probado la versión de Xbox One). Sin embargo no podemos evitar encontrarnos con cierta sensación de downgrade frente a lo que pudimos ver en Battlefield 4, por ejemplo. Y, aunque repito que el juego luce y se mueve con solvencia, creo sinceramente que el motor gráfico Frostbite da para mucho más.

A nivel sonoro, nos encontramos con un título soberbio, con un doblaje más que aceptable y con una excelente banda sonora de otro compositor de Hollywood, Paul Leonard-Morgan (Dredd, Sin Limites) que parece encontrarse muy a gusto dentro de la industria del videojuego. Y, como de costumbre, los efectos de sonido siguen sonando tremendamente contundentes, especialmente en las armas, explosiones y los objetos destructibles.

Pero esto no deja de ser Battlefield, amigos, y obviamente el verdadero meollo del juego se encuentra en su renovado apartado multijugador. Un modo que rezuma esencia Battlefield por todos sus poros pero que, sin embargo, viene con no pocas novedades. Los modos clásicos como Conquista vuelven para deleite de los jugadores a los que les encanta las batallas épicas con decenas de combatientes. Aunque no se trata de ir comentando cada modo de forma pormenorizada, es cierto que la inclusión de algunos nuevos como Hotwire, parecido al modo Conquista salvo porque los puntos a retener son vehículos que han de estar en continuo movimiento dentro de mapas más pequeños y frenéticos, le dan al multi un nuevo enfoque que se agradece sobremanera.

Battlefield Hardline ofrece un multijugador muy equilibrado, más ágil y lo bastante innovador para distinguirse de sus "hermanos mayores"

Por otro lado, modos como Golpe o Rescate, donde los policías tendrán que proteger un botín o rescatar unos rehenes y los ladrones a la inversa, recuerdan inevitablemente a juegos como Payday y otros más añejos como el mismísimo Counter Strike. En este sentido, la mezcla de modos de juego clásicos en la saga con estos otros más acordes con la nueva temática de Hardline conforma un multijugador muy equilibrado, más ágil y lo suficientemente innovador (sin perder personalidad) como para distinguirse de sus “hermanos mayores”. Habrá que ver si los jugadores más fieles dan el salto definitivo a Hardline.

Battlefield Hardline

En cuanto a los nueve mapas que de inicio incluye el juego, pues la verdad es que tenemos de todo. Desde mapas grandes y laberínticos para modos de juego como Conquista o Duelo por Equipos, hasta otros más pequeños y rápidos, perfectos para jugar a Hotwire. En este sentido ningún jugador quedará decepcionado. Y eso sí, ya que hablamos de un juego de “polis y cacos” muy atentos al dinero, que será el verdadero protagonista a la hora de ampliar y mejorar nuestro equipo.

En conclusión, podemos afirmar que estamos ante el primer Battlefield que intenta innovar de diferentes maneras. Por fin tenemos una campaña que, sin pasar a los anales de la historia de los videojuegos, nos ofrece algo distinto, con nuevas mecánicas y sobre todo con la mínima calidad que se le presupone a una saga como Battlefield. Por otro lado su multijugador une de forma bastante magistral los modos de juego clásicos con una miríada de novedades más rápidas y ágiles que a buen seguro agradecerá cualquier jugado. Como un primer paso en la renovación de la franquicia, este Battlefield Hardline es un título digno de alabanza que a buen seguro sentará las bases para futuras entregas.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.