“Bayonetta es la última superviviente de un antiguo clan de brujas que mantiene el equilibrio entre la luz, la oscuridad y el caos. Entornada para protegerse a sí misma, y al mundo tal como lo conocemos, Bayonetta es descubierta y revivida 500 años después, desencadenando una cadena de eventos con repercusiones catastróficas”. Es la premisa del mejor hack ‘n’ slash jamás producido. Bueno, miento, el mejor hasta el lanzamiento de su secuela, exclusiva para la desaprovechada Wii U de Nintendo.

No creo necesaria una descripción en profundidad de sus mecánicas, tratándose a todos los efectos del mismo título que disfrutamos en Xbox 360 y PlayStation 3 allá por 2010. Fue el segundo juego de Platinum Games (desde entonces referente de la industria nipona) y todo un puñetazo sobre la mesa de Hideki Kamiya, otrora responsable de la serie Devil May Cry. El cierre de Clover Studio por parte de Capcom precipitó la marcha del creativo, que conformó su propio estudio para materializar las ideas más arriesgadas.

Fue precisamente su descaro lo que catapultó a Bayonetta, protagonista de un gameplay frenético a rabiar, como si Dante hubiese encorsetado la visión original de Kamiya. De aparente simpleza aunque tremenda profundidad, el esquema de control a dos botones posibilitó toda una psicodelia de ataques especiales, que daban tanto gusto ver como ejecutar. No en vano, el juego incluye un modo automático, por el que nos dejamos llevar aporreando el mando sin ton ni son.

En esta versión para PC también aguardan aquellos parajes apocalípticos y gaudianos, asaltados por jefes finales imposibles (hablemos de morfología o dificultad). Suerte del tiempo bala y el amplio repertorio de habilidades a disposición de la bruja, que luce más ágil que nunca. Y es que SEGA nos regala la edición definitiva de su clásico, a 60 frames por segundo estables incluso en los equipos menos capaces. En mi caso, a resolución 4K nativa (3840×2160) por obra y gracia de la flamante GTX 1080 ti. Bayonetta nos llega además con varios ajustes gráficos: antialiasing, calidad y filtro de las texturas, calidad de las sombras, oclusión ambiental, sincronización vertical y HDR. Fijados todos al máximo, el resultado difiere según el segmento del juego.

La mejor versión del mejor hack 'n' slash.

La mejor versión del mejor hack ‘n’ slash.

El granulado de algunos niveles ensombrece las mejoras visuales. No obstante, hay ocasiones de nitidez plena, cuando el apartado artístico refulge con luz propia. Modelados y texturas suman ya siete años a sus espaldas, por lo que tampoco esperemos milagros, pero en general aguantan el tipo. Un frame rate desbloqueado y el soporte panorámico habrían puesto la guinda.

Otro aspecto susceptible de mejora fue la cámara, que aquí sigue empeñada en ángulos poco favorecedores. Y sí, algunas fases se limitan a hordas cuasi interminables, sin que se haya añadido una sola a modo de extra.  Poco importa aún cuando conozcas al dedillo el original: compensa ya sólo el derroche de humor negro y fina ironía que destilan las cinemáticas (a 30 frames por segundo). Podéis escucharlas tanto en japonés como en inglés, acompasadas por una banda sonora que comprende toda clase de géneros: pop nipón, rock, jazz e incluso tintes sacros, todo ello rematado por la enésima versión del Fly Me to the Moon de Brenda Lee.

En resumidas cuentas, Bayonetta llega a compatibles conservando sus muchos aciertos y nimios fallos, bajo un apartado técnico refinado (aunque no apto para sibaritas). Un beat’em up frenético, irreverente e imprescindible para cualquiera, sin importar que no sea vuestro género. Sólo queda soñar con que Bayonetta 2 escape alguna vez de la exclusividad y nos lleve a completar una trilogía, ya con las pinceladas de Platinum al también sobresaliente Nier: Automata.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.