Los barceloneses A Crowd of Monsters cambian completamente de registro (muchos recordaréis el tibio Funk of Titans), para pasarse a un título episódico al mas puro estilo Telltale. En Blues & Bullets encarnaremos al mítico Elliot Ness en un futuro ficticio al que se ha retirado para regentar un humilde restaurante (que da nombre al título) y donde Al Capone sigue vivo.

blues-bullets-1Lo primero que llama la atención del juego es su increíble diseño artístico y su inmersivo guion obra de Josué Monchan, pero vayamos por partes: se trata de un título noir en blanco y negro donde solo resalta el color rojo. Mas allá de la obvia referencia al cine negro, títulos como Sin City e incluso La Lista de Schindler (¿os acordáis de la niña del abrigo rojo?) nos vienen a la mente nada más empezar a jugar. Pero pasados los primeros minutos, también encontraremos referencias a títulos como Resurrección de Cristopher Lambert o incluso la mítica Seven de Brad Pitt y Morgan Freeman.

Y es que, si pensáis que Blues & Bullets se limita a continuar las andanzas de Los Intocables en su lucha contra Capone, estáis muy equivocados. Sí, ambos están presentes en la historia, pero el guión se aleja en dirección diametralmente opuesta a nada que tenga que ver con la Ley Seca y los acontecimientos por todos conocidos. Llegados a este punto, me resulta bastante difícil ahondar en la increíble historia del juego sin entrar en algún tipo de spoiler, así que omitiré hacerlo. Solo puedo deciros que, si os gustan todas las referencias anteriormente mencionadas, no debéis dejar de probar lo nuevo de A Crowd of Monsters.

Como viene siendo habitual cuando se trata de un juego episódico, resulta muy difícil valorarlo de forma medianamente objetiva sin haber jugado al resto de capítulos, máxime cuando hablamos del primero. Aun así, existen claras premisas que quedan expuestas desde el minuto cero. Todo el título, dirigido con bastante maestría de una forma muy cinematográfica, está pensado para dar pábulo a su increíble diseño artístico y a la absorbente narrativa que desprende su guión. Todo lo demás queda relegado a un segundo plano.

Los picados y contrapicados de la cámara, el diseño sencillamente espectacular de algunos escenarios, la atmósfera oscura y asfixiante de la ficticia ciudad de Santa Esperanza, la lluvia constante… todo está diseñado como una obra cien por cien cinematográfica, donde lo visual y los diálogos llevan todo el peso sobre sus hombros. En este sentido, nos encontramos ante un título sublime, con una historia brutal que engancha desde éste su primer episodio y donde nos pararemos a observar el escenario en múltiples ocasiones.

Pero, como todo, esto tiene su contrapunto y es que a nivel técnico el juego flojea bastante. Nos ha sido imposible jugarlo a 1080p por culpa de continuos tirones y caídas de framerate que hacían el título casi imposible de manejar, todo ello con un equipo que puede con sus especificaciones sobradamente. Ademas, el diseño de algunos personajes y en especial las animaciones faciales y gestuales de prácticamente todos ellos, resultan un tanto robóticas, algo especialmente tedioso a la hora de movernos libremente por los escenarios.

blues-bullets-2A nivel jugable, el título toma formulas de aquí y allá que, si bien no innovan en nada, sí que dan al juego un toque de variedad que se agradece bastante: tendremos fases con tiroteos sobre raíles pero donde, como mucho, podremos cambiar de cobertura y poco mas. Por supuesto, no podían faltar los típicos Quick Time Events (QTE) donde tendremos que pulsar las teclas adecuadas en el momento justo para poder derribar enemigos de forma espectacular. Y si hablamos de un juego al estilo Telltale, obviamente no pueden faltar las conversaciones, donde deberemos elegir qué responder y tomar decisiones. Algunas intrascendentes y otras de las que veremos sus consecuencias en posteriores capítulos.

Por último también tendremos fases de exploración e investigación que resultan de lo mas obvio y sencillo de todo el título. Ciertas caminatas solo nos servirán para ver objetos y cosas sin relevancia y, si acaso, algún que otro dato añadido que nos da mas información sobre la sectaria historia que nos cuenta el juego. Las fases de investigación resultan interesantes, pero que nadie espere un Batman de Rocksteady ni nada parecido. En todo momento se nos guiara para que podamos resolver los casos que se nos pongan por delante. Algo tremendamente sencillo a nada que sigamos las pistas y tengamos un mínimo de intuición.

De momento, poco mas podemos decir del Blues & Bullets. Es obvio que ya solo por su dirección, diseño artístico y guion merece mucho la pena. Esperemos que, en sucesivos capítulos, corrijan todos esos fallos que hemos detectado. De ser así, podemos estar hablando, no sé si de una obra maestra, pero sí podría convertirse en un pequeña joya del desarrollo patrio. Veremos.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.