Ya empiezo a tener cierta sensación de déjà vu con esto de las remasterizaciones de juegos en la (ya no tan) nueva generación de consolas: en cada uno de los artículos hay que dedicar un párrafo o dos a decir que, bueno, la versión HD está bien / mal / lo que sea pero no entro en el tema de si merece la pena comprárselo si ya lo jugaste en la generación anterior porque, al fin y al cabo, cada cual valora en qué le merece la pena gastarse el dinero de forma distinta. Vista la oleada de remasterizaciones que todavía están por llegar, empiezo a plantearme escribir un párrafo de aviso al respecto y pegarlo al principio de cada artículo.

¿Y qué pasa con Borderlands: Una colección muy guapa? Como ya sabrá el lector, esta edición incluye el arco argumental de Jack el Guapo, es decir, Borderlands 2 y Borderlands: The Pre-sequel. HD nativo a 1080p, todos los DLC de ambos juegos incluidos, una laaarga lista de fallitos y bugs corregidos (que no vamos a enumerar: los podéis ver aquí) y unas cuantas nuevas opciones de jugabilidad que sí comentaremos más adelante con más calma. Si te van los juegos de acción y no has jugado a Borderlands hasta ahora (que oye, puede ser, hay gente para todo), sin lugar a dudas es una excelente oportunidad: dos juegos por el precio de uno, y con sus respectivos DLC, que en el caso de Borderlands suelen ser auténticas expansiones. Si ya los compraste en su día para PS3 o Xbox 360… pues vuelve a leer el párrafo uno.

Borderlands: Una Colección Muy Guapa

Por si acaso vives en una cueva de las montañas de Afganistán y no sabes qué es Borderlands, un rápido resumen. La saga de Gearbox nos manda a Pandora, un planeta dejado de la mano de Dios que es como la Australia del cosmos: árido, poco poblado, en el que son venenosas hasta las ovejas y habitado por bandidos y malhechores de toda clase y criaturas que están o bien a) intentando matarte o b) comiéndose tu cadáver. Allí encarnamos a un Cazador de la Cámara, un mercenario en busca de un supuesto tesoro legendario dejado allí por la clásica raza alienígena que no tuvo nada mejor que hacer antes de extinguirse que esconder un montón de tecnología avanzadísima aquí y allá, como una ardilla que entierra nueces.

Ponerte a jugar con colegas a Borderlands es garantía de pasar un rato descojonados

En Borderlands: The Pre-Sequel descubrimos la ascensión al poder de Jack el Guapo, que acaba convirtiéndose en gobernante supremo de Pandora (y perdiendo la cabeza por el camino), mientras que en Borderlands 2 nos dedicamos a destronarlo para evitar que acabe desencadenando un horror parecido al que escondía la primera Cámara. Nos toca abrimos paso a tiros por el extraño y lisérgico mundo de Pandora, para lo cual contamos con casi innumerables armas gracias a un sistema de generación aleatorio y con el sentido del humor más punk que hemos visto en un juego de su género. Es como si James Hewl redibujara en cel-shading a su Tank Girl y la mandara al espacio armada con un fusil de francotirador corrosivo.

Pero si cualquier Borderlands es de por sí un gran juego de acción de mundo abierto, es su aspecto multijugador lo que lo hace imprescindible. Borderlands es uno de los mejores, si no el mejor, juegos de acción cooperativa de los últimos años (y de todos los tiempos, diría yo). Ponerte a jugar con colegas a Borderlands es garantía de pasar un rato descojonados de lo tremendo, exagerado e irreverente que resulta el juego. Y aquí viene uno de los grandes añadidos de esta edición remasterizada que por sí solo puede justificar la compra para muchos usuarios: esta Colección Muy Guapa incluye un modo pantalla partida. Puedes jugar con tres colegas en el mismo sofá. Ultra combo Borderlands + sofá + cerveza + lo que se tercie. No sé ni por dónde empezar a decir cuánto mola eso (y más en una época en la que hay pocos, muy pocos juegos para echar un rato con amigos en la misma sala que no sean de dar saltos delante de la consola).

Pantalla partida en Borderlands

Otro punto interesante es el de crossplay, que nos permite pasar las partidas guardadas en la anterior generación a nuestras máquinas de la nueva. Si alguno tiene el juego a medias o lo dejó en su día, o sencillamente quiere empezar de nuevo el multijugador siendo ya un cabronazo de gran nivel (disculpen: es terminología oficial), no cabe duda de que es un añadido interesante. Oh, y junto con el parche de lanzamiento Borderlands: Una Colección Muy Guapa dará acceso al DLC de la Presecuela “Viaje Claptástico” y el Ultimate Vault Hunter Upgrade Pack. No se puede ofrecer más contenido en un solo disco y, de hecho, por ahí viene el único reproche que se me ocurre hacerle al juego: igual Gearbox y 2K podrían haber tirado la casa por la ventana y plantear un pack de dos discos con la colección completa, incluyendo el primer Borderlands.

La mejora técnica en esta remasterización no es nada que pueda sorprendernos especialmente: al fin y al cabo tanto Borderlands 2 como la Presecuela están disponibles para PC desde hace años, y lo que nos vamos a encontrar en esta Colección Muy Guapa es básicamente algo parecido a lo que se ve en PC. Y como ya hemos dejado dicho en el primer párrafo que cada cual valorará si todo lo anterior le merece la pena pasar por caja o no, me he quedado sin tema para el cierre del artículo. Tal vez puedo decir que si ya te lo compraste es normal que te lo pienses, pero si no lo hiciste deberías comprarlo sin duda, porque no hay otra cosa igual en PS4 y Xbox One (ni la habrá hasta Borderlands 3, que visto el final del 2, digo yo que estarán ya en ello). Anda, mira, ya he llegado al final del artículo. Pásame ese fusil, cabronazo.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.