Burnout Paradise, del estudio británico Criterion, es el título de conducción arcade por excelencia; la producción que sentó las bases del género tras su incursión en los mundos abiertos. Una década después de su lanzamiento nos llega esta versión remasterizada que, a priori, no ofrece mucho más que el original. Puede que sea mejor así, ya que hablamos de un juego sobresaliente, casi perfecto. Y ya conocemos el dicho: si algo funciona…

Burnout Paradise marcó un hito llevando los juegos de conducción arcade a un nivel que, aún hoy, las grandes compañías tratan de emular. Como en su día hicieron Tomb Raider o Uncharted en el género de aventuras; Call of Duty o Battlefield en los disparos subjetivos o la mismísima Rockstar con los juegos de mundo abierto. Esta última es la característica más representativa del título que nos ocupa.

De hecho, franquicias como Need for Speed cosecharon sus mejores resultados al dejar Criterion su impronta (véase Need for Speed Most Wanted). De ahí en adelante, los títulos de la saga a manos de Ghost Games (Rivals, NfS y Payback) han bajando muchos enteros.

Ante nosotros se abre una ciudad inmensa, con decenas de pruebas repartidas por el mapa. Podemos explorar Paradise City a nuestro antojo, encontrando atajos y vallas publicitarias que romper, y parándonos en los cruces donde se ubican las pruebas a disputar. Lo que marcó la diferencia en su día son los llamados “Takedowns” (presentes en el mítico Burnout 3: Takedown), derribos o choques que se producen cuando empujamos o nos empujan contra un pilar, una pared u otro vehículo.

B

Paradise fue la última iteración de Burnout, antes de que Criterion se lanzase a la franquicia Need for Speed.

Los “Takedowns” son auténticos pulsos de tensión donde un solo milímetro puede marcar la diferencia, todo ello teniendo en cuenta las alocadas velocidades a las que circulamos. ¡Por cierto! Volveremos a recorrer la ciudad con la mayoría de canciones originales: una playlist a todas luces magistral y llena de recuerdos.

A nivel de diseño, Paradise City era una “master-class” de cómo crear un entorno de juego divertidísimo y lleno de recovecos, atajos, autopistas y elementos que, aparte de darle vida, proporcionan una jugabilidad endiablada al conductor kamikaze. Algo que se mantiene inalterable en esta remasterización.

Y es que eso y nada más que eso es el juego que abordamos. Una remasterización en el sentido más estricto de la palabra, que se ‘limita’ a coger el material original (expansión Big Surf Island incluida) y llevarlo hasta los 4K de resolución y los 60 frames por segundo (que ya disfrutaba el original). Una mera capa de chapa y pintura, nunca mejor dicho, para actualizar el clásico a la nueva generación.

Es aquí donde debemos dejar claro que, pese a no resultar una remasterización del nivel técnico de, por ejemplo, Shadow of the Colossus, a Burnout Paradise Remastered no le hace falta serlo. Sí podemos debatir el precio de lanzamiento: puede que 40€ sea algo excesivo para un simple (pero efectivo) lavado de cara. Aquí ya entran en juego el gusto y la economía de cada usuario. Pero, repito, si nos atenemos a la calidad gráfica y jugable que el título atesoraba hace una década, el reescalado y mejora de texturas, filtros e iluminación son suficientes para que el código plante cara a los representantes actuales del género. Solo hay que cargar la versión retrocompatible de Xbox 360 en One para percatarse de que el original sigue siendo una gozada.

Nos encontramos ante la enésima remasterización de un juego que se limita a subir la resolución, mejorar las texturas, algunos filtros y la iluminación. Añade todo el contenido descargable del original y salta al ruedo para, bien atraer a una nueva generación, bien reconquistar los corazones de quienes disfrutamos allá por 2008. Sea como fuere, el título de Criterion sigue siendo tan magistral que no necesita retoques. Es más, quien suscribe prefiere que no se haya tocado nada más, sobre todo por miedo a mancillar la esencia de un juego que, admitámoslo, era (casi) perfecto.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.