Es difícil pensar en conceptos de juego más "peceros" (típicos de PC, quiero decir) que Civilization, pero Firaxis se propuso trasladarlo a consolas y sistemas móviles. La intención no era transportarlo con la mínima cantidad de cambios, sino traducir la esencia del juego al "idioma" de la jugabilidad de las videoconsolas.

Traduttore traditore ("traductor, traidor"), se suele decir: ninguna traducción es perfecta y siempre se queda algo por el camino. Este caso no fue distinto. Civilization Revolution era una versión ligera de los juegos originales, pensada para partidas más cortas (una o dos horas en lugar de una o dos tardes) y con menor profundidad y complejidad.

La mayor parte de las novedades en Revolution 2 se circunscriben a los nuevos gráficos en 3D

Hace un par de semanas se lanzó Civilization Revolution 2, la continuación exclusiva para iPad. Casi sería más apropiado hablar de versión remasterizada que de secuela: la mayor parte de las novedades en Revolution 2 se circunscriben a los nuevos gráficos en 3D; a nivel jugable hay pocos cambios. Por eso, Revolution 2 tiene casi todos los puntos positivos de su predecesor (salvo el multijugador)… pero también casi todos los negativos.

Civilization Revolution 2

Me cuesta un poco poner el dedo con exactitud sobre los defectos del juego: Revolution 2 no es tanto un juego para fans de la saga como una propuesta para acercarla a usuarios de iPad que no la conocen. Por eso mismo no estoy seguro de si algunos elementos que no me acaban de encajar son realmente fallos o decisiones de diseño conscientes que, además, quizá sí funcionen si eres un novato en el género 4X y te acercas por primera vez a él con este juego.

Pongamos algún ejemplo. Para empezar, el árbol de tecnología está muy simplificado tanto en su extensión (hay menos elementos a investigar) como en su interrelación: uno puede llegar a descubrir la pólvora sin haber estudiado antes la construcción. Esto lleva a que elijamos siempre pensando a corto plazo y no con una estrategia más o menos global. Del mismo modo, en muchas de nuestras ciudades no nos merecerá la pena preocuparnos de construir nada que no nos vaya a servir en los próximos turnos. También se echa de menos un mapa global: los niveles son pequeños, pero siempre viene bien una visión general del escenario.

Civilization Revolution es entretenido, rápido, tiene gráficos muy simpáticos y el interfaz táctil está muy bien logrado

Aunque hay diferentes condiciones de victoria (cultural, económica y militar), el juego nos conduce a lanzarnos a la conquista. La IA de las civilizaciones enemigas es tan pobre como agresiva, y no dudará en lanzarse a nuestra yugular tenga o no opciones de victoria; incluso el jugador más pacifista acabará optando por dejarse de buenas intenciones y aplastar al enemigo con puño de hierro. No hay nada de malo en jugar buscando la victoria militar, por supuesto, pero si sabes que casi siempre es la mejor opción la variedad jugable es inevitablemente menor.

Pero tranquilos, que no todo son malas noticias: no es precisamente el mejor Civilization de la saga, pero como juego de iPad funciona. Es entretenido, rápido (las partidas pueden durar un par de horas como mucho), tiene gráficos muy simpáticos y el interfaz táctil está muy bien logrado. El juego salta de forma automática entre unidades desocupadas y ciudades sin construcciones en marcha, por lo que no estaremos en ningún momento sin hacer nada buscando que no se nos haya olvidado mover ninguna unidad.

Civilization Revolution 2

La gestión de la ciudad se ha resuelto de forma muy inteligente para no alargar las partidas: no hay que utilizar obreros para mejorar el terreno sino asegurarse de elegir el lugar adecuado donde fundar las ciudades. Según éstas van teniendo más ciudadanos podemos ponerlos a trabajar en casillas que podrán darnos comida, fuerza de trabajo o dinero.

El sistema de combate está ultrasimplificado para bien y para mal: no hay que preocuparse de tácticas más o menos complejas, sino simplemente de tener unidades más fuertes que tu enemigo. En el lado negativo, le faltaría pulir el movimiento de unidades para que fuera más fluido: las tropas realizan su movimiento parándose ligeramente en cada casilla, lo que acaba siendo un poco lento cuando tienes que mover muchas. En lo positivo, la posibilidad de promocionar y otorgar habilidades especiales a tus unidades le aporta un punto extra de interés.

Probablemente el mejor apartado del juego son los Escenarios

Probablemente el mejor apartado del juego son los Escenarios: mapas pregenerados con objetivos concretos basados (más o menos) en la Historia. Firaxis asegura que se irán incluyendo más; ésta es probablemente la mejor forma de disfrutar del juego, y desde luego logra darle más vida y sentido a las partidas. Por desgracia el multijugador del primer Revolution se ha quedado en el camino; es una pena, pues una buena opción de juego competitivo podría suplir las carencias en la IA.

Civilization Revolution 2 es un buen juego aunque su primitiva IA, su principal punto débil, le impida alcanzar todo su potencial. Probablemente se podría lograr un Civilization para iPad más fiel a la experiencia de juego original. La cuestión que me planteo es si el iPad es la plataforma adecuada para un juego así y, más aún, si al público general de iPad le interesaría.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.