Echo un vistazo a mi librería de Steam y veo que le he dedicado a Civilization V alrededor de 300 horas, y aparte de que me consta que soy un jugador normalito, por razones de trabajo tengo que dedicar tiempo a otros muchos juegos. Uno lee a los expertos en los foros oficiales y ve que hay gente que le dedica miles de horas. Hay tanto que hacer, tantas maneras distintas de acercarse a la saga de Firaxis, de disfrutarla y sacarle partido, que parece que trasciende a la categoría de simple producto. Como he dicho ya en varias ocasiones en esta revista que Civilization no es sólo un videojuego, es un hobby en sí mismo.

Civilization VI se anunció por sorpresa, nos tuvo en vilo a los aficionados a la estrategia durante meses y nos llegó al fin el pasado 21 de octubre. Ya hablé en mis primeras impresiones de los cambios más importantes con respecto a su predecesor directo, Civ V (no contamos Beyond Earth por ser, o pretenderlo, inicio de una franquicia aparte). La cosa pintaba bien, y los añadidos más destacados (luego los recordaré) funcionaban estupendamente y prometían una nueva profundidad estratégica; pero aún quedaba en el aire una incógnita: cómo de bien cocinado iba a estar el juego final.

civilization-vi

Es algo que suele pasar con todos los Civs: sólo llegan a estar completos del todo cuando reciben sus expansiones. Civilization V suele ser considerado el mejor de la saga hasta ahora, pero para ganarse el corazón de la comunidad tuvo que recibir dos expansiones que convirtieron en un juego redondo lo que fue una versión vanilla (de lanzamiento) mediocre. Afortunadamente, no se ha repetido ese problema en esta nueva entrega: Civ VI parte de donde se quedó el V, sin dar ni un solo paso atrás; y aunque seguro que las expansiones lo harán aún mejor, tal y como está ya es un juego excelente.

Tras 25 años, la saga sigue demostrando la misma frescura, profundidad estratégica y capacidad de mantener al jugador pegado a la pantalla para echar, como siempre, sólo un turno más antes de dejarlo. Firaxis ha sabido darle vida, evitar el estancamiento sin alejarse demasiado de su esencia. Civilization VI es el mejor título de una franquicia imprescindible para entender la historia de su género y de los videojuegos; un juego desafiante, inagotable y, en definitiva, divertidísimo.

Los puntos negros de la Historia

No obstante, para no caer en la pura hagiografía, antes de destacar lo mejor de Civilization VI voy a dedicar unas líneas a repasar sus errores, que también los tiene. El mayor de los problemas del juego, en mi opinión, tiene difícil arreglo por ser consustancial a su género. Los juegos 4X (en referencia a “eXplorar, eXpandirse, eXplotar, eXterminar”; un subgénero de la estrategia) son bastante complejos, con infinidad de opciones para ofrecer una gran profundidad. El problema evidente es que el primer contacto con un juego de este tipo es duro para cualquier profano: hay tantas decisiones que tomar a cada paso, cada una con tantas ramificaciones y consecuencias que a menudo no se verán hasta muchas horas después, que resulta inevitablemente abrumador para cualquiera que no esté acostumbrado.

1 2 3 4

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.