La franquicia estrella de la Fórmula 1 es como la carrera de Fernando Alonso: llegó a la cumbre para caer en picado. Y es que tras el soberbio F1 2013, con el exquisito modo Clásico y el divertidísimo Cooperativo, la franquicia decayó hasta tocar fondo con el irregular título de la pasada temporada. Un F1 2015 donde se notaban las prisas, donde la simulación lo copaba todo (dejando al margen a los jugadores menos experimentados) y donde podía palparse, de lejos, que la llegada a la nueva generación de consolas había sido forzada y poco pulida.

Lo bueno de esta debacle es que sólo se puede ir a mejor y tenemos que admitir que Codemasters ha hecho los deberes. Partiendo de la base de 2015 (aquello que sí funcionaba) han pulido un juego redondo, que hace honor a la franquicia que representa y que, esta vez sí, puede adecuarse a cualquier tipo de corredor: desde quienes buscan diversión sin complicaciones hasta los amantes de la simulación.

Pero no es ésta la única novedad, ni mucho menos. Tenemos la escudería americana Haas F1 Teamel nuevo circuito urbano de Bakú en Azerbaiyán, el regreso del circuito alemán de Hockenheim…

Para empezar, las ayudas pueden controlarse más adecuadamente, permitiendo a los corredores adaptar el juego a su estilo de conducción. Se aplican de forma correcta durante las carreras, incluyendo las penalizaciones que tan de cabeza nos trajeron el año pasado. A todo esto ayuda una IA mejorada (aunque con margen de mejora), que resulta todo un desafío en los niveles de dificultad más elevados. Si recordáis la edición anterior, los contrincantes actuaban como si no estuvieses en la pista, lanzándose a por la trazada aunque hubieses ganado la posición limpiamente.

F1_2016_Silverstone_06

Otra de las grandes novedades (aunque no debería serlo) es el regreso del modo Carrera. Podemos convertirnos en leyenda de la Fórmula 1, creando nuestro piloto desde cero. Para ello disponemos de diez temporadas completas, cinco más que la última vez que pudimos disfrutar de la modalidad. Disponemos además de un hospitality (las famosas motorhome de los equipos) donde reunirnos con nuestro agente o miembros de equipo para evaluar el transcurso de la temporada.

Los entrenamientos libres cobran especial protagonismo. No sólo podemos familiarizarnos con los circuitos o poner a punto nuestro monoplaza, sino que conseguimos “puntos de recursos para desarrollar nuevas tecnologías que nos permitan mejorar las prestaciones del monoplaza. También los conseguimos logrando objetivos de equipo o venciendo a nuestro rival en una suerte de juego competitivo.

Tras varias entregas en decadencia, la franquicia repunta con F1 2016, un paso intermedio hasta el mejor simulador jamás concebido.

Destacable igualmente un online que alcanza los 22 jugadores frente a los 16 del año pasado. Es decir, una parrilla completa de competición. También se han incluido mejoras como el desaparecido coche de seguridad, la vuelta de formación antes de las carreras o el arranque manual. Con este pequeño QTE (que puede desactivarse) debemos tener el coche embragado (pulsando un botón) y subir las revoluciones del motor (con el gatillo de acelerar en caso de usar el mando) para, justo al apagarse el semáforo, soltar embrague y conseguir la mejor salida posible. Tan sencillo como divertido.

A fin de cuentas, nuestra valía como piloto incide en los objetivos impuestos por nuestro equipo, nuestro ‘peso’ frente al resto de compañeros y por ende la llegada de ofertas por parte de nuevas escuderías.

A nivel técnico, F1 2016 sigue rallando a un nivel notable, especialmente en lo que a  monoplazas se refiere, a la iluminación nocturna en los circuitos que así lo permiten, la climatología adversa y en la representación de las pistas que, una vez más, parecen faltas de vida (aunque mejorando lo visto en años anteriores). Todo ello a una tasa de frames muy estable incluso en los circuitos de mayor carga gráfica. Tan sólo chirrían algo las representaciones de los pilotos (perfectamente reconocibles, eso sí) y el personal de los diferentes equipos, así como el público. A estas alturas de la generación se les puede (y debe) exigir algo más.

F1_2016_Hungary_20

En cuanto a los reglajes del coche y las sensaciones de conducción, ni un sólo pero. Codemasters sabe muy bien lo que hace en este sentido y, como ya es costumbre, podremos trastear todo lo que queramos con nuestros vehículos para gestionar el reparto de frenada, el uso de combustible, la aerodinámica, la elección de neumáticos y decenas de opciones más.

Ya en pista notaremos cómo los neumáticos se calientan mejorando el agarre (o perdiéndolo cuando comienzan a desgastarse), conseguiremos incrementar la velocidad punta según vayamos vaciando el depósito… Todo ello ajustado al tipo de conducción que hayamos elegido.

En esta edición también se incluye un menú accesible desde el HUD de carrera (un consejo, esperar a las rectas para acceder a él) que nos permite comunicarnos con nuestro ingeniero de pista para cambiar la estrategia de carrera, fijar la próxima parada en boxes e incluso ordenarle que se calle. También acceder a datos del coche en tiempo real, como el estado de los frenos o el consumo de combustible.

F1 2016 transmite las sensaciones de alta competición, tecnología y glamour inherentes al circo de la Fórmula 1.

En definitiva, este cúmulo de cambios y mejoras crean una deliciosa tensión antes de cada gran premio, así como una inmersión absoluta que nos hace concentrarnos al 100% en cada fase del campeonato, transmitiendo esa sensación de alta competición, tecnología y glamour que acompañan al circo de la Fórmula 1.

El sonoro es uno de los mejores apartados del juego. No sólo por la representación de los motores  y todo lo que a ellos concierne, sino también por el ambiente de los circuitos y un doblaje al castellano que, sin ser perfecto, ralla a un nivel muy alto. Especial hincapié en nuestro ingeniero de carrera y sus mas que bienvenidos consejos, algo heredado de la versión del año pasado aunque esta vez no tan pulido como cabría esperar.

Si para el año que viene Codemasters decide retomar modos como Clásico, Recreaciones y Cooperativo (disfrutar el mundial de F1 junto con un amigo en la misma escudería), seguramente hablemos del mejor juego de Fórmula 1 hasta la fecha. De momento, palmadita en la espalda al estudio británico, que ha demostrado que con tiempo suficiente y saber hacer pueden crear el juego de F1 que esta generación se merece.

F1_2016_Germany_07

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.