El mes de septiembre acaba con la llegada de FIFA 18. Arranca la temporada en el simulador de Electronic Arts y lo hace con un buen puñado de novedades y la continuación del modo El Camino, ¿estáis preparados para el pitido inicial?

Los mayores cambios no los veremos; los sentiremos. Las físicas se sienten más reales que nunca y el toque del balón gana en fluidez, lo que se presta a un juego elaborado. También ha mejorado el timing del jugador, resultando mas fácil trenzar jugadas o ejecutar pases combinados. Por esto mismo, el sistema de regates y centros arroja mayor espectacularidad.

Otra novedad en esta edición son las sustituciones rápidas sin necesidad de pausar el juego: en determinados momentos se nos sugerirá (en la esquina inferior de la pantalla) hacer un cambio de jugador con tan solo pulsar el botón indicado. Además, desde la dirección del equipo podemos personalizar dichas sustituciones, para no perder tiempo cuando estamos jugando con nuestro equipo favorito y sabemos de antemano qué cambios nos interesan.

El motor Frostbite sigue luciendo espectacular, aunque estamos tan acostumbrados a su gran nivel que muchas veces no encontramos diferencias con la entrega del año pasado. Los rostros lucen increíbles como siempre, más aun los de las estrellas internacionales, cuyos movimientos han sido recreados con todo lujo de detalles. El más claro ejemplo es Cristiano Ronaldo (portada del juego) de quien reconocemos gestos faciales, celebraciones de gol e incluso su ritual de lanzamiento de faltas.

Cambios también en el ambiente de los estadios: el publico se representa en alta resolución, entonando cánticos reales y celebrando cada gol como si no hubiera un mañana. Esto en los 79 estadios incluidos, 50 de ellos reales (incluyendo el Wanda Metropolitano, recientemente estrenado por el Atletico de Madrid). Por su parte, Manolo Lama y Paco González repiten de forma notable, por mucho que algunos encuentren monotonía en sus comentarios.

Otro aspecto curioso es el ritual de inicio de partido, cuando vemos las alineaciones de cada equipo como si fuera una retransmisión de TV, con Bein Sports para la Liga española y Premier League para la Inglesa. También sorprende encontrar a los grandes entrenadores en la banda: ver a Zidane, Mouriño o Guardiola recreados con todo lujo de detalles es un añadido simple pero que añade gran profundidad al juego.

Respecto a las licencias, es algo en lo que FIFA 18 saca pecho frente a su competidor, con mas de 700 clubes y una treintena de ligas disponibles. No obstante, se da un trato desigual respecto a la Premier League, donde se han recreado todos los estadios (por tan solo dos de la liga española) y escaneado el rostro de la mayoría de jugadores.

Llegamos así al modo historia, El Camino, que tiene aquí su continuación. Volvemos a meternos en la piel de Alex Hunter para vivir el día a día de un futbolista profesional. Como principales novedades encontramos voces en castellano y la posibilidad de cambiar la apariencia de Alex con las vestimentas que desbloqueamos. Se agradecen igualmente los cambios de ambientación, al visitar lugares como Río de Janeiro, Los Ángeles, París o Madrid. Respecto a la trama, haremos frente a rumores de traspaso, ostracismo de los compañeros, lesiones que nos apartarán momentáneamente del terreno de juego e incluso a conflictos de índole paternal. De cuanto en cuando se nos plantearán dilemas que afectarán al curso de la historia, hasta el punto de elegir en qué ciudad jugaremos o quién será nuestra pareja de ataque. 

Ultimate Team sigue pareciéndonos el modo de juego estrella, donde crearemos el equipo de nuestros sueños empezando por lo bajo. Los iconos leyenda (antes exclusivos de Xbox One) llegan a la sobremesa de Sony junto a las Icons Stories, versiones de jugadores históricos que representan su evolución a lo largo de los años. Se incluyen también las misiones diarias, que nos recompensan acorde al grado de dificultad.

El año pasado “FUT Champions” requería de tiempo y esfuerzo para escalar posiciones, así que este año se presentan las Squad Battles, donde obtenemos recompensas jugando con otras plantillas de la comunidad FUT o retando a otros jugadores de manera offline.

El modo Carrera, en el que nos ponemos en la piel de un manager o de un jugador novato, cuenta también con un buen puñado de novedades: las negociaciones activas para el fichaje de un jugador y todo el proceso de negociación ha sido renovado, pudiendo ahora negociar con el club, el jugador y el representante mediante un minijuego. Nuestro buen hacer en este modo se verá cumpliendo los objetivos impuestos por el club, tales como vender de camisetas o realizar un fichaje de renombre. También disponemos de nuevos modos de entrenamiento, donde las jóvenes promesas del equipo forjarán o mejorarán sus atributos. 

Y cómo no, las opciones online mantienen intacta la esencia del juego, pudiendo jugar partidos contra amigos o desconocidos. El matchmaking funciona a la perfección y no hemos encontrado problemas de lag o pobre latencia, disfrutando de partidos tan fluidos como los disputados sin conexión. 

Por pedir, nos hubiese gustado alguna modalidad nueva, aunque con todo el contenido que incorpora FIFA 18 tampoco es una necesidad acuciante.

FIFA 18 no revoluciona su genero, sino que pule el producto hasta lo sobresaliente. Es el juego de fútbol mas completo en cuanto a licencias y modos de juego y su jugabilidad mejora con cada entrega. Cierto es que nunca contenta a todos por igual y que cada iteración llega envuelta en alguna polémica (por bugs notables o escaneos faciales poco parecidos), pero las ventas avalan el buen hacer de EA Sports. Siguen siendo buenas noticias para los amantes del fútbol.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.