Raro es que uno no se haya enganchado alguna vez a una de esas series procedimentales de las que está llena la televisión. CSI, El mentalista, Castle, NCIS, Bones: sabemos que son formulaicas, que todos los capítulos están cortados por un patrón equivalente, pero nos entretienen un ratito y luego se van sin complicarnos la vida. Basta con que tengan personajes simpáticos y estén escritas y rodadas con algo de oficio. Nos ofrecen una repetición reconfortante, unas coordenadas conocidas de las que sabemos que no nos van a sacar, y varían lo justito como para que podamos fingir que no nos damos cuenta de que estamos viendo más o menos lo mismo. Un pequeño placer culpable en el que dejarse caer de vez en cuando.

Más o menos lo mismo pasa con los juegos de Telltale, que encontró hace unos años su fórmula y se dedica desde entonces a repetirla con distintas máscaras: sólo en los últimos cinco años The Walking Dead, The Wolf Among Us, Juego de Tronos, Batman, Borderlands y hasta Minecraft han tenido su aventura / novela interactiva / inserte-aquí-su-etiqueta-preferida. Ahora se une Guardians de Galaxy con el primer capítulo de su propia serie, a rebufo del éxito (y la sobreexposición) del Universo Marvel de los últimos tiempos.

En esta serie procedimental de Telltale, unos están más inspirados que otros (destacan The Walking Dead y The Wolf Among Us), pero todos mantienen un cierto nivel de calidad. Telltale le tiene el truco perfectamente cogido, y resuelve cada episodio de cada serie con, como mínimo, una faena de aliño: un estilo artístico ya inconfundible, resultón pero lo bastante ligero como para que lo mueva casi cualquier máquina; mecánicas simplísimas y transparentes que cualquier neófito en los videojuegos puede controlar en segundos; y sobre todo, un guión escrito con buen sentido, que captura el tono y el ritmo del material original al que referencia, con diálogos frescos y rápidos y suficientes giros de guión como para dar alguna sorpresilla.

guardians-1

En este Guardians of the Galaxy (mantengo el título en inglés por no estar el juego traducido a nuestro idioma) manejamos principalmente a Peter Quill, más conocido como Star-Lord, el personaje interpretado en el cine por Chris Pratt; le acompañan los sospechosos habituales Drax el Destructor, Rocky Raccoon, Groot y Gamora. La historia arranca cuando Star-Lord recibe una llamada de auxilio de un escuadrón de la policía intergaláctica Nova Corps: los Nova piden a los Guardianes ayuda contra Thanos en un cercano planeta kree. A partir de ahí se desarrolla una nueva acelerada aventura del grupo de superhéroes, con un antiguo artefacto de gran poder en el centro de todas las carreras, persecuciones, malentendidos y combates. Habrá su necesaria dosis de misterios que resolver, que apenas quedan esbozados en este primer capítulo introductorio; pero al final lo más interesante de estos juegos de Telltale suelen ser sus personajes y diálogos.

La fórmula jugable no sufre ninguna alteración significativa, al menos en el recién publicado primer capítulo de los cinco que están por llegar; aunque sí incluye algunas novedades propias con mucho sentido dentro de la lógica interna de Guardians of the Galaxy. Normalmente nos movemos de aquí para allá mirando e interactuando con objetos (aunque aquí el uso del inventario para resolver puzles, mecánica troncal de la aventura gráfica, brilla por su ausencia); tenemos diálogos, en los que tenemos que elegir qué decir (o simplemente callarnos) en un tiempo determinado; y quick-time events en escenas de acción que tienen, en realidad, poco efecto sobre la trama, y están más para crear ilusión de ritmo que como verdadera mecánica interactiva.

La principal novedad es el intercomunicador con el que hablar en cualquier momento con el resto de Guardianes (que no siempre estarán a nuestro lado), normalmente para preguntarles su opinión sobre lo que está pasando. Si en las aventuras de Telltale el diálogo es lo más interesante, también en las aventuras de los Guardianes de la Galaxia la interacción entre sus protagonistas, de personalidades y orígenes tan diferentes, es uno de los puntos que más atraen a los fans. Ese toque de intercomunicador encaja perfectamente en la lógica y le da una pincelada de personalidad al juego frente a sus otras aventuras hermanas del catálogo de Telltale. El otro toque extra es la división de algunos escenarios en distintas alturas entre las que podemos volar gracias a las botas propulsadas del traje de Star-Lord.

Marvel’s Guardians of the Galaxy: The Telltale Series_20170414112622

Y del principal as en la manga de Telltale ya hemos hablado varias veces en esta página: su habilidad para crear una ilusión de libertad, la sensación de que podemos afectar con nuestras decisiones el curso de la historia. Se nos dice constantemente que casi todo lo que hagamos en el juego determinará el final, pero en realidad los auténticos cruces de caminos son muy pocos: la mayoría de decisiones suponen sólo un pequeño desvío que rápidamente nos devuelve al mismo lugar, y no afectan a mucho más que a esa ya clásica pantalla al final de cada episodio que nos indica qué porcentaje de jugadores eligió lo mismo que nosotros. Otro truco habitual es el de asegurarnos en un diálogo que tal o cual personaje recordará lo que le has dicho; lo más probable es que no tenga ninguna influencia, pero por un segundo creemos que todo cuenta. Y como realmente no sabemos cuándo es verdad y cuándo mentira, al final acabamos por tomarnos más o menos en serio los diálogos y opciones, no vaya a ser.

Conocemos los trucos, sabemos que son más prestidigitación que verdadera libertad; hemos jugado a bastantes juegos de Telltale como para no ver los hilos de las marionetas y darnos cuenta de la fórmula desde el principio. Y aún así a mí me siguen gustando como, ya digo, un pequeño placer culpable en el que caer de vez en cuando, una historia refrescante que disfrutar a ratitos al final del día, exactamente igual que quien se enciende la tele para ver un capítulo de la enésima serie policíaca. Esto es sólo una primera parte introductoria, y habrá que ver si el conjunto global está a la altura o acaba por desinflarse. Los que disfrutaron de la película de Marvel o son fans del cómic original seguro que lo disfrutarán (aunque, imagino que por cuestiones de derechos de imagen, el dibujo de los personajes humanoides es diferente tanto a los actores como al tebeo). Los aficionados a estas aventuras ligeritas de Telltale se lo pasarán bien, aunque a priori me parece que no está a la altura de The Wolf Among Us y The Walking Dead. Y el resto… si uno espera una aventura gráfica con todas las de la ley, quedará decepcionado; pero el que tenga ganas de pasar un rato entretenido y bien escrito sin complicaciones no se arriesga con Guardians of the Galaxy. En Telltale no pretenden inventar la rueda pero saben contar historias, que no es poco.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.