Junto a Sea of Thieves y Crackdown 3, Halo Wars 2 se antoja una de las grandes exclusivas para Xbox One este 2017. A buen seguro, Microsoft guarda bajo la manga una buena tanda de títulos, que revelará en torno al lanzamiento del prometedor Project Scorpio.

Nos encontramos ante la secuela del juego de estrategia en tiempo real (RTS) más vendido en consolas, en esta ocasión a manos Creative Assembly. Los británicos responden por la franquicia insignia del género, Total War, aclamada entrega tras entrega desde Shogun: Total War (2000). Extraña poco entonces la impaciencia de los incondicionales, incluidos quienes gustan de disparar a todo lo que se mueva, como un servidor.

La campaña de Halo Wars 2 arranca 28 años después de lo acontecido en el original, con la tripulación de la Spirit of Fire (comandada por el Capitán James Cutter) despertándose de un sueño criogénico. Se descubren entonces orbitando en torno a una construcción Forerunner, desde la que proviene una llamada de auxilio. Es así como entran en contacto con Atriox, un Brute renegado que termina por comandar su propio ejército: los Desterrados. Su hoja de ruta no es precisamente pacífica, amenazándose no sólo a la humanidad, también al propio Covenant.

Halo Wars 2 Campaign One Three Zero Burning Choppers

Además de Cutter, retorna la profesora Ellen Anders, cuyos conocimientos son fundamentales para el aprovechamiento del Arca (sí, la misma que vimos en Halo 3). Isabel, una nueva inteligencia artificial, completa el trío protagonista. Nos aguardan un total de 12 misiones en torno a los 40 minutos, por lo que la historia puede recorrerse en unas 7 horas. Cronológicamente se sitúa justo después de Halo 5: Guardians, de forma que identifiquemos numerosos guiños a modo de contexto. Advertimos desde ya que el final resulta un tanto abruto, pero hemos de tener en cuenta los niveles adicionales anunciados con motivo del pase de temporada.

Halo Wars 2 Cinematic Still Atriox Uprising

Antes de entrar en la jugabilidad propiamente dicha, resaltar la inmejorable labor de Blur Studio, responsable de las secuencias cinemáticas. Sin duda, de las mejores y más impactantes que se han visto en la trayectoria de Halo. Auténticas recompensas al deber cumplido, ya que se intercalan entre fases. Muchas sirven de entrenamiento para las modalidades en línea, obligándonos a dominar diferentes puntos del escenario, resistir oleadas, defender instalaciones o destruirlas. Cierto que algunas misiones dan más la talla que otras, pero por lo general se trata de una campaña variada y entretenida, sin exceso de tutoriales. Para ello se cuenta un apartado en el menú principal, por el que aprenderemos las nociones básicas y avanzadas en cuestión de minutos.

Halo Wars 2 se adscribe al programa Play Anywhere, por lo que puede jugarse tanto en Xbox One como en Windows 10

Tranquilos si los RTS no son lo vuestro, porque Halo Wars 2 es consciente de su público potencial. Como en el primer juego, el control con mando es del todo intuitivo, limitándose al stick analógico para dirigir el cursor y a los botones de acción para seleccionar, cancelar, ordenar ataques y emplear habilidades. RB resalta unidades (por si queremos dividir al escuadrón), mientras que la cruceta concentra accesos directos. Al cabo de unos minutos estaremos plantando batalla con todas las de la ley, siempre con un ojo puesto en nuestra base. Ésta genera energía y suministros, indispensables para desplegar soldados, vehículos y naves. Perder nuestras bases implica dejar de producir recursos y, con ello, condenar al pelotón  en caso de emboscada.

El juego recalca el papel de los líderes, que cuentan con su propio menú de habilidades (gatillo izquierdo). Dirigir convenientemente al batallón nos granjea puntos de líder, que invertimos en drones de sanación, torretas defensivas, camuflaje óptico y ataques con misiles entre otras ventajas imprescindibles para la victoria. Las opciones cambian según el líder escogido, siendo Cutter el más equilibrado, Anders experta en tecnología y Atriox muy defensivo.

Halo Wars 2 Blitz Blisterback Blast

Blitz combina RTS y TCG de forma sorprendente.

Halo Wars 2 MP Rift CleansingEl otro eje del título son sus modos multijugador, que hemos probado en circunstancias poco propicias, dada la falta de jugadores. Así, más que evaluar el rendimiento de las partidas, nos limitaremos a describir cada modalidad. La clásica es “Dominio”, donde capturar y mantener torres de control para acumular puntos (el primero que alcanza la puntuación máxima gana). “Fortalezas” nos pide construir y mantener el mayor número de éstas al final de la partida, contando todos los jugadores con recursos limitados. Un modo frenético y a contrarreloj. Por último, en “Deathmatch” debemos ser el único general en pie, arrasando todas las bases enemigas. Las tres variantes pueden disputarse offline en “Escaramuza”, enfrentándonos a una inteligencia artificial de dificultad variable. También podemos cooperar con ésta o nuestros amigos, que a su vez son libres de ayudarnos en cada una de las misiones de campaña. Las consabidas calaveras (hadicaps o ventajas que modifican nuestra puntuación) hacen que cada partida sea distinta, añadiendo el necesario toque de picante.

Pero si hay un modo protagonista, ése es “Blitz”. La moda de los trading card games irrumpe en Halo Wars y a su vez interconecta todas las opciones de juego. Superar la historia o completar desafíos nos recompensa con cartas (también podemos comprarlas) equivalentes a unidades y armamento. En una partida de Blitz, nuestro objetivo es capturar zonas del escenario para conseguir más puntos que el rival. El primero en obtener 200 puntos se alza con la victoria, aunque partimos de un escuadrón limitado, que debemos incrementar a golpe de mazo. Eso sí, lanzar una carta consume energía y ésta es limitada, teniendo que pelear por cada cargamento que cae del cielo. Blitz contempla también la variante “Tiroteo”, donde hemos de sobrevivir a hordas de dificultad creciente (en solitario o con amigos).

El de Halo Wars 2 se trata, a fin de cuentas, de un multijugador conciso. Quizás demasiado, lo que deberán solventar los mentados paquetes de expansión en cuanto a número de mapas y modalidades, pecando algunas de excesiva similitud.

En materia gráfica encontramos algunas sombras. Pese a no tratarse del género más vistoso, la nueva generación admite mejores texturas y modelados, más detalles en los escenarios, mejores efectos de iluminación… No es un título pobre, pero esperábamos un avance más acusado. Tambien resultan incomprensibles algunas caídas en la tasa de frames, sin llegar a importunar la partida. Donde no hay ninguna pega es en la soberbia banda sonora de Gordy Haab (Star Wars: BattlefrontKnights of the Old Republic), Brian Lee White y Brian Trifon, a la altura de las mejores entregas y provista de la épica que impregna todo lo Halo. Una pena que haya vuelto a obviarse el doblaje a nuestro idioma: leer los subtítulos se hace imposible en ciertos momentos de la refriega.

Creative Assembly respeta las bases de Halo Wars en una secuela que agradará incluso a los menos duchos en esto de la estrategia en tiempo real. Las sensaciones de la franquicia persisten al cambio de género (en principio, Halo iba a ser un RTS) y la campaña nos deja con ganas de más. Alguna misión poco inspirada y lo contenido del multijugador no consiguen empañar un juego notable, que coquetea acertadamente con el fenómeno de los TCG. Enorme su potencial a largo plazo.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.