Pocas veces hablamos en la prensa especializada de los juegos que salen a rebufo de la superproducción cinematográfica de turno. Las adaptaciones suelen ser poco más que productos derivativos sin más ambición que poner el cazo, hechos a toda prisa y con cierta desgana por estudios subcontratados. A menudo son producciones de bajo coste, destinadas a los fans irredentos o a niños que, inmunes al empacho mental, quieren seguir viendo a su nuevo personaje favorito al salir del cine aunque sea un juego mediocre.

Los juegos de la franquicia LEGO son una de las escasas y gloriosas excepciones. Sus adaptaciones de Los Vengadores, Indiana Jones, El Señor de los Anillos o Batman son juegos divertidísimos, mimados al detalle y con un excelente sentido del humor. Pertenecen a esa categoría de producto en el que “para todos los públicos” no significa que el niño se entretiene y el padre o madre se aburre como una oveja en la ópera, sino que cada uno lo disfruta de una manera distinta.

Los juegos de la franquicia LEGO son una de las escasas y gloriosas excepciones a la norma de que las adaptaciones suelen ser poco más que productos derivativos

Arturo González-Campos cerraba así su alegato a favor de la saga en esta página: “los juegos de LEGO son el placer culpable del gamer. Un poco como esa canción de Paloma San Basilio que llevamos en el iPod para cantar desgañitados en cuanto vamos solos en el coche, camuflada entre los discos de Vetusta Morla”. No sé si son exactamente un placer culpable, pero sí desde luego suponen un descanso refrescante en un medio como éste, que en su afán por legitimarse se toma a veces demasiado en serio y olvida la importancia de relajarse y reír sin complejos.

La última entrega de la franquicia (por ahora), LEGO Star Wars: El despertar de la Fuerza, salió a la venta la semana pasada. No se queda atrás con respecto a sus juegos predecesores: es un juego bueno de por sí al que la marca Star Wars le sirve como añadido, sin necesitarla para justificar su existencia; se podría disfrutar perfectamente sin tener ni idea del universo creado por George Lucas.

Una montaña rusa espacial

La base jugable de este LEGO Star Wars es más o menos la misma que en los demás juegos de la saga: una aventura de acción en tercera persona en la que vamos siguiendo los eventos, contados con cierta libertad, de la película que le da título. A partir de aquí, LEGO Star Wars ofrece una sorprendente cantidad de mecánicas, de forma que nunca estamos haciendo lo mismo durante mucho tiempo. El juego es una auténtica montaña rusa con un ritmo frenético: tan pronto estamos en un tiroteo con Finn y Poe Dameron, en una versión ligera de la jugabilidad de un shooter en tercera persona; unos minutos después pilotamos un X-Wing o un Tie Fighter en una batalla espacial; o nos enfrentamos a una fase más plataformera con Rey escalando y saltando obstáculos como si fuera Nathan Drake.

Aporta muchísimo al ritmo y la variedad del juego el hecho de contar con tantos protagonistas con perfiles y mecánicas diferentes. En LEGO Star Wars no nos limitamos a Poe, Finn y Rey, los grandes protagonistas de El despertar de la Fuerza: el juego nos pone en la piel de otros muchos personajes de la película además de recorrer capítulos de las sagas clásicas (un auténtico caramelito para los fans de toda la vida), así que lo mismo controlamos a Darth Vader que a Chewbacca o Han Solo; y cada uno de ellos encaja en una serie de perfiles distintos con habilidades propias.

1 2 3

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.