A la espera de lo que tenga por ofrecer Metal Gear Online este octubre, el componente en línea viene dado por las misiones POA. La adquisición de aguas internacionales posibilita crear bases madre adicionales para acelerar el progreso de la principal, así como infiltrarnos en complejos ajenos y robar sus recursos. La contrapartida es que también podemos ser asaltados y que precisamos de microtransacciones (algunas abusivas) para construir más de una infraestructura secundaria. Se agradece en cualquier caso que Konami nos haya librado de pagos respecto a la campaña propiamente dicha, en ningún momento supeditada a esta modalidad anecdótica.

mgstpp_e3_2015_38

Imposible obviar el músculo gráfico del software, gracias a un Fox Engine creado para la ocasión. Aunque Pro Evolution Soccer no casó especialmente bien, todo lo contrario con los entornos de mundo abierto. No se libran aún así de un popping discreto y algunas texturas a menor resolución de lo aconsejable. Los efectos de iluminación y partículas se llevan la palma, aunque estas últimas sean responsables de las únicas caídas en la tasa de frames que hemos experimentado en PC (de 60fps estables a 48 cuadros por segundo en un Core i7- 4790K a 4Ghz, 16MB de RAM y gráfica NVIDIA GeForce GTX 970 ). La optimización es digna de aplauso, por contra de ese fiasco apodado Arkham Knight. Sobre los diseños, poco más que alabar nuevamente el trabajo de Shinkawa, la expresividad de los rostros y su diferenciación en un juego con tantísimo individuo uniformado.

Los diseños de Shinkawa refulgen más que nunca bajo Fox Engine, con una tasa estable de 60 cuadros por segundo

Las cintas de cassette suponen además coleccionables musicales de excepción. En PC también podemos sustituir la banda sonora con nuestra biblioteca, algo aconsejable si no os basta el imperante sonido ambiente (minucioso y por ello inmersivo). La música juega un papel secundario, remarcando únicamente los instantes climáticos. Lo mismo podría decirse de la interpretación de Kiefer Sutherland como Big Boss, doblaje que a cualquier seguidor de 24 le costará separar del carismático Jack Bauer. Estamos ante el Snake más parco en palabras, posicionándose en muy contadas ocasiones y cediendo protagonismo a Ocelot (Troy Baker) y Miller (Robin Atkin Downes). Resulta complicado discernir si el trabajo de Sutherland se amolda a las peticiones de Kojima o si la experiencia le ha pillado de nuevas, razón por la que sus líneas de diálogo se perciben un tanto desganadas. Sea como fuere, el perfil vocal encaja a la perfección.

MGSV_TPP_logo_light_bkgdHe pasado muchas horas con Big Boss, en algunos momentos hasta aborrecí su compañía. No por él, que hablamos de un personaje legendario, sino por una estructura de misiones reiterativa. Kojima podría haberla aprovechado a lo serial televisivo, tirando de los recursos narrativos que tanto encandilaron a toda una generación de jugadores. Recursos de los que aquí reniega en favor del juego puro y duro: una aventura donde impera el sigilo más rotundo, como nunca antes se había visto en la franquicia.

Los pilares visuales y jugables de Metal Gear Solid V son inamovibles, pero la campaña parece prolongada sin necesidad, salpicando operaciones olvidables tras farragosas caminatas por el desierto. Hubiese agradecido menos paja e ir al grano, lo que nos dejaría un recorrido dos tercios inferior, pero con mayor impacto. Ahí radica el gran problema de Phantom Pain para quienes idolatramos las narraciones de Kojima: el juego se dispersa por imposición del mundo abierto.

Crónica de una leyenda: 16 años de Metal Gear Solid
1 2 3

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. Aiden

    No sé si me está gustando este Metal Gear. Me explico, tiene algunas cosas realmente sobresalientes: la planificación de las misiones, la IA de los enemigos, el propio sigilo y algunas cosas realmente decepcionantes e irregulares: la mala gestión de las misiones secundarias y principales, el mal escrito y llevado argumento. No tiene término medio y hace que me entusiasme y me lleve las manos a la cara cada dos por tres.

    Y los cassettes, por dios, pensaba que esa forma de contar algo estaba superada. La de palos que le han dado a los Bioshock por utilizar esa manera tan poco de videojuegos para comunicarse con el jugador y expandir la historia… y llega Kojima y lo hace peor, muchísimo peor.

    Creo que es un juego que hay que tener, por lo que significa Kojima y por lo que supone el juego, pero no es de lejos su obra cúlmen.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.