Milestone, una de las desarrolladoras líderes en el género del motor y las competiciones sobre ruedas, regresa con Monster Energy Supercross: The Official Videogame, título que promete hacernos vivir toda la emoción del mundo del barro y las dos ruedas. Lo hace tan sólo unos meses después del lanzamiento de MXGP3, el juego que ha supuesto un punto de inflexión en la trayectoria del estudio. Y es que, decididos a dejar atrás los límites técnicos que habían condicionado sus anteriores trabajos, los milaneses optaron por dar un salto de calidad en sus nuevas producciones con el empleo del motor gráfico Unreal Engine 4. El propósito de esta elección es obvio: mejorar la física y el comportamiento de los vehículos, tanto en el suelo como en el aire, al tiempo que ofrecer mejoras visuales completas.

Monster Energy Supercross: el Videojuego Oficial es exactamente lo que reza su nombre, un juego de Supercross con la marca de refrescos energéticos plasmada en cada fotograma. Pero pongámonos en situación. La disciplina Supercross viene a ser considerara como la versión extrema del Motocross, donde las pistas al aire libre y los obstáculos naturales dan paso a los saltos impresionantes, el barro y el jolgorio de abarrotados estadios. Un espectáculo típico americano caracterizado por una intensa competencia en pistas estrechas y técnicas, donde los adelantamientos extremos, los golpes y las caídas se aderezan con fuegos artificiales y solos de guitarra. En definitiva, una puesta en escena frenética y brutal que Milestone ha reproducido fielmente en términos de estética y presentación.

El título apuesta por el realismo y nos desplaza a los escenarios auténticos del Monster Energy AMA Supercross, campeonato disputado en EEUU del cual posee licencia oficial. Así, en la piel de los principales competidores y sobre las monturas oficiales, podremos recorrer 17 pistas fielmente recreadas y competir en cualquiera de las dos categorías regulares de la competición: 250SX y 450SX.

De igual manera, para los amantes de la personalización, existe tanto la posibilidad de crear un personaje propio como de caracterizar nuestra moto, para lo que contaremos con una gran variedad de opciones entre cascos, botas y otros artículos. Además, a medida que progresamos obtendremos recompensas económicas y nuevos patrocinadores, lo que extenderá el equipamiento disponible y nos permitirá ampliar nuestro garaje.

Desde el inicio y sin calentamiento previo, Monster Energy Supercross nos lanza a la acción sobre la parrilla de salida. He ahí el enfoque que Milestone pretende transmitir durante toda la experiencia: velocidad, inmediatez y frenetismo.

La clave del Supercross está en dominar el control de la moto sin descuidar el ritmo del acelerador. Calcular las frenadas y los tiempos no es una tarea nada fácil si rodamos a gran velocidad sobre una pista fangosa, llena de curvas cerradas, colinas y grandes saltos. El dominio de la técnica de conducción requiere tiempo y esfuerzo, y esto es algo que los desarrolladores italianos han querido reflejar sobre los mandos. Los conductores más decididos podrán optar antes de cada carrera por equilibrar algunos ajustes de sus motocicletas, como el reparto de pesos delantero y trasero, la rigidez de los amortiguadores o la relación de la transmisión.

Igualmente, la inteligencia artificial está bastante bien implementada. La agresividad de los oponentes golpea desde las primeras curvas con peligrosos adelantamientos o habilidosas esquivas, gran punto a favor en un juego que aspira a una simulación pura y desafiante. En consecuencia, la curva de aprendizaje puede sobrepasar al jugador en un principio, haciendo que alcanzar el podio en las primeras carreras sea un verdadero reto. Afortunadamente, los resultados irán llegando según perfeccionamos nuestras habilidades.

Pero Monster Energy Supercross también deja espacio a quienes prefieren un enfoque arcade. En cualquier momento será posible simplificar la experiencia de juego variando la dificultad, activando las asistencias en carrera o recortando la longitud de las pruebas. Hay algunas deducciones de puntos para los diversos ajustes de configuración, pero nada que altere la progresión del juego de manera dramática. Además, en caso de error y si las cosas se ponen difíciles nos queda la opción de “rebobinar”, que no conlleva penalización más allá de perder algunos metros.

Milestone acerca y transmite el espectáculo del Supercross al gran público

Las modalidades de juego son escasas pero suficientes para lo que cabría esperar. El modo principal trayectoria, en el que guiaremos a nuestro protagonista por el camino del éxito, cumple en lo básico pero la ausencia de un hilo conductor atrayente hace que pierda el interés al poco tiempo. El resto, carrera individual, campeonato y contrarreloj, corresponden a sus homónimos de otros títulos de conducción y no añaden novedades.

Por su parte, el modo multijugador que ofrece Monster Energy Supercross aporta un gran valor añadido. Por un lado permite competiciones online de hasta 12 jugadores simultáneos y eventos individuales dinámicos; por otro, incluye un potente editor de pistas que cuenta con más de 80 elementos entre los que elegir. El sistema modular de creación es muy intuitivo y dejará volar nuestra imaginación en la creación de nuevos y originales circuitos, que compartir con la comunidad. Sin duda un componente versátil, que suma interminables horas de juego, ya sea ingeniando desafiantes escenarios o probando y votando las invenciones de otros usuarios.

Desafortunadamente, este modo de edición de pistas no se encuentra disponible en la versión de Nintendo Switch. Una vez más, la consola híbrida debe conformarse con una versión capada, que penaliza sobremanera a una entrega ya de por sí escueta. Detalle decepcionante que no debemos pasar por alto, sobre todo si tenemos en cuenta que era ésa su novedad más llamativa.

El apartado técnico es, en definitiva, donde Monster Energy Supercross pone énfasis en su intención de trasladar al jugador la viva realidad del barro y la arena bajo las dos ruedas y el cambio hacia Unreal Engine se hace notar. En cualquiera de las dos vistas de cámara disponibles, primera  y tercera persona, la tasa de fotogramas se mantiene estable y tan sólo sufre algunas ralentizaciones con el agolpamiento de los conductores en las curvas iniciales. Por encima de todo destaca el cuidado con el que Milestone ha recreado los escenarios y la representación sobresaliente de los pilotos y las motocicletas gracias a la fotogrametría y el escaneado 3D. A esto se le añade un apartado sonoro estupendo. Los estadios realmente cobran vida con el rugir de los motores, las explosiones de los tubos de escape, el chirriar de los derrapes y los gritos del público exaltado a nuestro paso. Factores decisivos con los que Milestone logra imbuir al jugador en el espectáculo.

Monster Energy Supercross: el Videojuego Oficial es un ecosistema que combina el componente arcade con una experiencia más hardcore y realista; un paquete completo basado en carreras que por ser difíciles de dominar se vuelven divertidas y gratificantes. Es cierto que no es el mejor juego de competición a dos ruedas que se ha hecho hasta la fecha y que soporta algunos fallos técnicos y carencias jugables puntuales, pero la obra consigue lo que pretende: acercar y transmitir al gran público el espectáculo del Supercross.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.