Se ve que a Devolver Digital le gusta lo ultraviolento. Si en su día nos trajeron Hot Line Miami, ahora regresan con Mother Russia Bleeds, beat´em up de Le Cartel directamente influenciado por el título de Dennaton Games. Se trata de un brawler cooperativo para hasta cuatro jugadores, contextualizado en una distópica URSS de los años ochenta. Nuestro equipo de luchadores callejeros (cada uno con sus propias características de fuerza, velocidad, alcance y salto) debe superar un encierro ilegal, así como experimentos con drogas cuanto menos sospechosos y poco éticos…

Le Cartel nos presenta un ‘yo contra el barrio’ clásico, de estilo pixel-art (no muy inspirado), que pretende “recuperar el espíritu” de un género casi olvidado. Desde ya os podemos decir que no lo consiguen ni de lejos, y no porque Mother Russia Bleeds sea un mal juego (en este caso, y más que nunca, es una cuestión de percepción y gustos), sino porque su estilo dista eones de joyas atemporales como Streets of Rage o Final Fight.

Un brawler cooperativo para hasta cuatro jugadores, contextualizado en una distópica URSS de los años ochenta

Hay que admitir que el tono socarrón y sanguinolento del juego tiene su punto, como si el mismísimo Quentin Tarantino lo hubiese desarrollado (sin meter mano al paupérrimo guion, eso sí). La seña es el uso de las drogas. Nuestra adicción trae efectos secundarios así que, mediante una jeringuilla que portamos en todo momento, podemos extraerla de los enemigos caídos. Esto servirá para curar nuestra salud o la de un compañero (sea un amigo o un NPC manejado por la IA). ¡Pero ojo! Durante la extracción estaremos indefensos, siendo poco recomendables las extracciones en mitad de una pelea. Esto hará que nos planteemos ciertas estrategias para conseguir nuestra ansiada dosis, sin caer en manos de los múltiples enemigos que acechan. Entre éstos los jefes finales, que no se limitan a ser más grandes y duros, sino que presentan diferentes rutinas (por poco me caigo de culo tras vencer al primero de forma completamente surrealista).

A nivel jugable se trata de un beat´em up puro, así que tenemos lo clásico del género: puñetazos, patadas, saltos, barridos, agarres y múltiples combos. También se disponen objetos como botellas o ladrillos que podemos lanzar al adversario, a su vez provisto de cuchillos, porras o pistolas que podemos arrebatarle.

Mother-Russia-Bleeds-Screen-5

El cooperativo del juego es, de momento, exclusivamente local (Devolver Digital ha anunciado una actualización que incorporará modo online) e incluye una opción de fuego amigo que podemos activar o desactivar a nuestro antojo (también los enemigos puedan herirse con sus propias armas).

Encontramos además un modo Arena, cuyos escenarios irán desbloqueándose según avancemos en la trama y donde, básicamente, debemos aguantar el máximo de oleadas para conseguir la mayor puntuación.

Nos ha gustado la inclusión en las opciones de un modo CRTque imita las scanlines  (incluso cierto ángulo de curva en la imagen) de los antiguos monitores de recreativa. Eso sí, lo usarás sólo durante un rato: si el juego está extremadamente pixelado de por sí, el múltiple pero poco inspirado elenco de enemigos puede hacer que la pantalla se cope de enormes píxeles que te harán perder la posición de tu personaje en más de una ocasión. Aún así, un añadido muy de agradecer para rememorar aquellas interminables partidas a veinticinco pesetas.

Sustraer droga a los enemigos caídos es sólo una muestra de cuanto políticamente incorrecto hay en Mother Russia Bleeds

A nivel artístico seremos testigos de auténticos baños de sangre. El problema es que, al no estar todas las fases igual de inspiradas (resultan variadas al menos), la línea entre la mofa violenta y lo soez es tremendamente fina. Su estilo de juego de 16-bits hará que no podamos escandalizarnos por lo que vemos, pero no menos cierto es que, por momentos, el juego demuestra tener poco gusto; usando la casquería como recurso sensacionalista más que como homenaje a grandes títulos. Tampoco ayudan algunos diálogos (en texto y en castellano) un tanto pueriles.

A destacar su banda sonora. Genuina música ochentera de sintetizador (también inspirada por Hot Line Miami) que recuerda a aquellas melodías MIDI de antaño y que, sin duda, constituye uno de los puntos fuertes (si no el que más) del título.

Mother Russia Bleeds se aprovecha con cierto descaro del pixel-art para traernos lo que al fin y a la postre es un beat´em up gamberro y sangriento, con mecánicas clásicas y añadidos jugable como el “sistema de drogas”. Para nada es un mal título, aunque no pasará a los anales del género ni consigue revitalizarlo. 

Mother-Russia-Bleeds-Screen-7

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.