Abandonados a nuestra suerte. Sin ningún tipo de explicación. Con una pistola en nuestra mano y una mazmorra cambiante con cada muerte. Nöngunz es un juego difícil que no es benevolente con el jugador, y está orgulloso de ello. Pero. ¿es Nöngunz un roguelike más o tiene algo especial?

El título desarrollado por Brainwash Gang y publicado por Sindiecate es un rogue-like de manual. Todo lo que puedes imaginarte de un juego del género está aquí, condensando en un mundo en 2D donde sólo existe el blanco, el negro y el rojo, unos gráficos sencillos y una paleta de color austera que simbolizan la oscuridad del juego. En el momento en que empezamos nuestro periplo, nuestro personaje, un pequeño esqueleto armado con una pistola, aparece de un mausoleo. Con un cementerio para recorrer, lo primero que llama nuestra atención es un gigantesco mural con calaveras y armas en el que reza una inscripción en latín “Dulce Bellum Inexpertis” -La guerra es bella para los que no la han vivido-.

Finalmente, a la derecha de este cementerio, llegaremos a la entrada de la mazmorra donde nuestras habilidades plataformeras y los reflejos se verán puestos a prueba. Tenemos que disparar para acabar con todos los enemigos y evitar que nos hagan el mayor daño posible. A medida que vayamos acabando con estos obstáculos, obtendremos una serie de puntos, que podemos aumentar a medida que los destruyamos antes de que acabe el combo. Estos puntos nos permiten comprar objetos en el tendero que mejorarán nuestros atributos o podemos volver al mural, donde podemos canjear estos puntos por distintas armas o calaveras.

Necesitarás muchas horas para averiguar todo lo que esconde este rogue-like, pero serán inolvidables

A nuestra disposición, armas a distancia y cuerpo a cuerpo que nos ayudarán a acabar con la horda de enemigos de pesadilla que pueblan la mazmorra. Las distintas calaveras nos darán poderes como la capacidad de recorrer en línea recta una distancia determinada -útil para cuando tenemos que movernos entre pinchos-, la capacidad de crear portales o crear un vacío que atraerá a todos los enemigos alrededor.

Morir es algo extremadamente sencillo en Nöngunz. Y, sobre todo, caeremos como moscas tras los jefes de cada zona. La dificultad del juego aumenta cuando los cofres que encontramos por las fases consumen una porción de nuestra barra de vida para poder ser abiertos, excepto aquellos que encontramos en las habitaciones especiales. Sin embargo, todas las cartas que encontramos en nuestra aventura pueden ser consumidas para poder recuperar vida, con lo que el juego consigue crear un interesante equilibrio entre el riesgo y la recompensa.

Como todo buen rogue-like, Nöngunz está plagado de secretos que tendremos que descubrir por nuestra cuenta. Muchas de las cartas que encontraremos forman parte de un esqueleto que tendremos que crear en uno de los mausoleos del cementerio. Encontraremos distintos personajes que se unirán para darnos algunas ventajas desde el principio del juego, pero os adelantamos que no va a ser una tarea fácil.

Nöngunz es un juego que, a pesar de ser difícil, hace que sigas jugando una y otra vez porque sientes que cada vez te vas haciendo más fuertes y conoces mejor al juego. Necesitarás muchas horas para averiguar todo lo que esconde este rogue-like, pero sin duda, serán unas horas inolvidables. ¿Preparados para conocer la guerra?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.